sábado, 5 de febrero de 2011

Efectos del Alcohol en el Organismo

antiadiccion
El alcohol afecta a distintas partes del organismo con diferentes grados de gravedad. Es por ello que te mostramos cuales son los órganos afectados y los daños que el consumo prolongado de alcohol trae aparejados.

CORAZÓN Y APARATO CIRCULATORIO: aunque el consumo moderado de alcohol mejora la circulación es sabido que una dosis extremadamente superior produce daños.

 También puede producirse hipertensión lo que daña el musculo cardiaco debido a los efectos tóxicos. La musculatura cardíaca se debilita por lo cual la capacidad del corazón para bombear sangre se ve afectada. Se puede llegar a producir vasodilatación lo que provoca que la temperatura superficial de la piel aumente y que la misma se torne de un color rojizo. Por último el consumo prolongado de alcohol puede producir miocarditis.

APARATO DIGESTIVO: el alcohol aumenta la producción de acido gástrico por lo que a largo plazo puede provocar ulceras, hemorragias y perforaciones de la pared del estomago. En los últimos años, el cáncer de estomago, de laringe, de esófago y de páncreas también han relacionados con el consumo sin control de alcohol. Provoca una inflamación del esófago y puede llegar a derivar en una enfermedad inflamatoria del páncreas llamada pancreatitis.

El alcohol también altera la función del riñón, con lo cual se produce deshidratación. Recordemos que este elemento aporta muchas calorías con poco valor nutritivo por lo que a la larga se puede generar la desnutrición del consumidor.

SANGRE: el alcohol inhibe la producción de glóbulos blancos y rojos, y sin estos últimos para trasportar oxigeno se produce la anemia megaloblastica.

SISTEMA INMUNITARIO Y REPRODUCTOR: con la inhibición de los glóbulos blancos se origina una falla en el sistema inmunitario por lo cual aumenta el riesgo de contraer una infección. A causa del consumo prolongado de alcohol la libido y la actividad sexual del consumidor disminuyen. Además puede provocar impotencia en los hombres e infertilidad en ambos sexos.

EMBARAZO Y FETO: el abuso del alcohol durante el proceso de gestación puede desencadenar en el síndrome alcohólico fetal que trae aparejado un gran número de malformaciones para el niño aunque el mayor daño se produce en el sistema nervioso central del feto, por lo cual el pequeño puede padecer de un retraso mental.

                       

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
--------------------------------------------------------------------------------