sábado, 30 de marzo de 2013

La siniestra razón por la que nunca puedes resistirte a un snack


Un nuevo libro revela los secretos de la comida basura. ‘Sal, azúcar y grasas: cómo los gigantes de la alimentación nos han enganchado’ descubre las fórmulas químicas y los procesados a los que se someten los snacks y la comida rápida para que nos hagamos adictos a su consumo.

Sabor irresistible y sensaciones placenteras, por eso los snacks nos enganchan.

Su autor es Michael Moss, ganador del premio Pulitzer en 2010 por una serie de reportajes de investigación sobre la cadena de fallos que provocó la comercialización de carne contaminada.

La clave está en el 'punto de felicidad', que es cómo los fabricantes describen los niveles de azúcar, grasa y sal en los alimentos procesados.

Después de tres años de investigación y de muchas conversaciones con ejecutivos y científicos de multinacionales como Pepsi, Kraft, Unilever, Mars y Kellogg, Moss descubrió que en el centro de la estrategia de las empresas está en esa impía trinidad formada por la sal, el azúcar y la grasa.


Los fabricantes quieren lograr un vínculo perfecto entre la comida y la sensación de bienestar que se produce en el cerebro de los consumidores después de tomar algo apetitoso.

Su obsesión es que volvamos a más cuanto antes, por lo que la industria se ha obsesionado con encontrar este "punto de felicidad".

Con las maquinas de vending por todas partes es difícil no caer en la tentación.

De hecho, para conocer el poder sensorial de los alimentos, realizan estudios de exploración de resonancia magnética que sirven, por ejemplo, para ver cómo actúa el azúcar en el cerebro, y los resultados son espeluznantes, ya que al parecer tendría el mismo efecto que la cocaína.

Junto con el azúcar, la sal y la grasa forman un trío de sabores fascinante que, según afirma Moss, hacen que sea imposible resistirse, superando nuestras reservas de autocontrol y haciendo que nos lancemos compulsivamente al consumo de ciertos alimentos.

La sal, al igual que el azúcar, también es refinada para potenciar su sabor y acelerar su metabolización. “Una práctica que lleva más de dos décadas utilizándose para elaborar las patatas fritas, y el principal ‘truco’ que las hace irresistibles”.

Esta obsesión llega a tales extremos que se han justificado conductas poco éticas como alterar la composición química de ciertas sustacias (se usan potenciadores para aumentar la dulzura del azúcar hasta 200 veces) o modificar las cantidades recomendadas.

Moss convenció a tres de los mayores fabricantes para dejarle probar sus productos con niveles significativamente reducidos de estos tres ingredientes. "Sin sal, las galletas saladas han perdido su magia. Sabían a paja, parecía que estaba masticando cartón y no tenía ningún sabor".

El escritor afirma que los fábricantes adoran la sal porque apenas es un poco más caro que el agua, tiene "poderes milagrosos" y aumenta el atractivo de los alimentos procesados.

Lo mismo ocurre con las sopas, carnes, panes... "Si quitas un poco de sal o azúcar o grasa de los alimentos procesados, ya no sabrán igual".

Además, la fórmula varía según los países y los destinatarios finales de los productos. Los estudios muestran que el punto de felicidad para los niños puede tener un contenido de azúcar del 36 por ciento, tres veces más que en los adultos.

Moss acusa a los fabricantes de utilizar sustancias que incrementan la adicción a la comida basura.

Esto no solo aumenta el riesgo de sufrir sobrepeso u obesidad, sino que incrementa las posibilidades de contraer diabetes, asma y hasta esclerosis múltiple, según revelan varios estudios.

Los médicos están cada vez más preocupados por el efecto de la fructosa (otro de los componentes estrella), porque el cuerpo no procesa igual el jarabe de fructosa que el azúcar natural. "Estos sustitutos, explica Moss, aumentan los niveles de grasa en sangre asociados con las enfermedades cardiovasculares”.

Una reciente investigación de la Universidad de Yale, avalada por la American Medical Association, concluyó que el consumo de esta sustancia puede provocar hipertensión, gota o diarrea.

Incluso se sospecha que pudiera haber una relación entre estos productos y el aumento de los casos de obesidad, considerada ya una epidemia mundial.

"He descubierto que muchos de los ejecutivos que hablé con salir de su camino para evitar sus propios productos," dice, "sobre todo si se han topado con problemas de salud."

A la vista de estos datos, además de limitar el consumo de comidas procesadas y leer bien las etiquetas, quizás sea preferible comer alimentos frescos y hacer ejercicio con regularidad para mantenerse en forma, ¿no crees?

Fuente: Daily Mail
http://es.tendencias.yahoo.com/blogs/salud-y-bienestar/la-siniestra-raz%C3%B3n-por-la-que-nunca-puedes-093112136.html

Alimentos para tener huesos sanos y fuertes



Una alimentación equilibrada y el ejercicio físico al aire libre son dos de los principales aliados para mantener unos huesos sanos y fuertes a lo largo de la vida. Conoce aquí la alimentación que recomiendan los expertos.

Tanto el calcio, como la vitamina D se pueden encontrar en alimentos que podemos consumir frecuentemente, como parte de una dieta balanceada en la que se beneficiará nuestro cuerpo, que nos lo agradecerá con el paso de los años, evitando fracturas y por supuesto dolores. A continuación te presentamos una lista con algunos de los alimentos para tener huesos sanos y fuertes.
Leche

Sin duda uno de los alimentos que no pueden faltar en esta lista es la leche, ya que de ella es posible obtener grandes cantidades de calcio. Es posible consumirla sola o como ingrediente para una sala o batido. El consumo de leche es fundamental sobre todo en los primeros años de vida, pues es en esta etapa donde loshuesos se desarrollarán, y por lo tanto, necesitarán mayores cantidades de este mineral.
Queso


Este también es uno de los alimentos que nunca faltan, hay diferentes clases de queso, que hacen posible que se pueda incorporar a diferentes comidas, ya sea solo, en pastas, tartas dulces o saladas, en la pizza, o en un sándwich, por nombrar algunos. La variedad de sabores y de usos le permitirán consumirlo frecuentemente, beneficiándose además de grandes cantidades de calcio.
Yogur

En las mañanas como parte del desayuno o después de realizar alguna actividad física el yogur es ideal para obtener vitamina D y calcio. Entre más natural sea mejor será para nuestro organismo.
Salmón

Para quienes disfrutan de comer pescado, sin duda el salmón es una buena opción para degustar e incluir en una dieta balanceada, ya que no solo es bajo en grasa, sino que tiene propiedades que contribuyen a mantener nuestros huesos fuertes.
Espinaca

Para quienes no gusten de los lácteos como la leche, el queso, o el yogur ricos en vitamina D y calcio, la espinaca es una buena opción, ya que además de contribuir al desarrollo saludable de sus huesos es rica en fibra, hierro y vitamina A.
Cereales

Los cereales, especialmente aquellos que están fortificados, son ideales para aquellas personas que tienen poco tiempo para cocinar o salir a tomar el sol con frecuencia, para obtener vitamina D.
Naranja

El jugo de naranja, es una bebida fortificada, rica en energía, ideal para tomar en cualquier momento del día ayuda a prevenir resfriados, ya que también es rico en vitamina C; así mismo ayuda al aprovechamiento de grasas reduciendo los índices del colesterol y al desarrollo de las células, encías, vasos sanguíneos, huesosy dientes.
Acelga

Esta deliciosa verdura es ideal para comer en tartas o en canelones; la acelga de la misma manera que la espinaca es rica en calcio y da un toque especial a las comidas.

Ajonjolí:

Esta pequeña semilla es muy grande en cuanto a su aporte de calcio. En 100 gramos de ajonjolí -o sésamo- encontramos, nada más y nada menos, que 670 miligramos de calcio. Estas semillas las podemos consumir en su forma natural o en comidas y purés como el Tahini, un complemento muy usado la cocina árabe.

Algas, las verduras del mar como iziki, wakame o arame contienen hasta 1.400 mg (100 g) de calcio vegetal, que aunque se absorbe peor, es muy interesante para los vegetarianos y una gran cantidad de potasio.

Otro gran aliado es la soja, en todas sus presentaciones. Es importante una alimentación balanceada.

Soja, numerosas investigaciones han demostrado que las mujeres que toman esta legumbre y derivados llegan a aumentar su densidad ósea, especialmente después de la menopausia. La soja contiene unas sustancias conocidas como isoflavonas que actúan de forma parecida a los estrógenos femeninos y previenen las complicaciones de la menopausia, como la osteoporosis y los problemas cardiovasculares.

Practique algún deporte, asistir al gimnasio o salir a caminar, también son actividades que le ayudarán a mantener y mejorar la resistencia muscular, así como aumentar el calcio en sus huesos. Ejercite las zonas más sensibles a la pérdida ósea, como los brazos, piernas, caderas y la misma columna vertebral.

Siéntese correctamente, mantener una correcta postura es fundamental. Acostúmbrese a permanecer erguido, con la espalda recta, los pies juntos y el cuello recto.

Si fuma, debe dejarlo. Llevar una vida sana es la mejor receta para evitar pérdida de calcio o vitaminas que puedan afectar a sus huesos. Olvídese del café, gaseosas y alcohol en exceso.

Té, aunque contiene cafeína, el té contribuye a aumentar los niveles de densidad ósea, especialmente de la zona lumbar y la cadera, según demuestra un trabajo realizado en la Escuela de Medicina de Cambridge.
Fuente: http://buenasalud.net/2013/03/29/alimentos-para-tene-huesos-sanos-y-fuertes.html#

Claves para mantener un Cerebro Sano


Como acabamos de ver en el anterior artículo, uno de los riegos que tiene llevar una vida sedentaria es un deterioro cognitivo prematuro, lo que provoca que se reduzca de forma notable la memoria, la atención, la percepción, la sensación, la capacidad comprensiva y racional, así como la fluidez fonológica y semántica. Por el contrario, si realizamos ejercicio físico de forma regular gozaremos de una mente sana.

Aunque el deterioro de las funciones cognitivas es un proceso natural, llevar una vida activa, consumir ciertos alimentos y realizar ciertos ejercicios nos permitirán mantener y mejorar nuestra salud cognitiva. Existen una serie dereglas de oro que nos ayudarán a mantener en forma nuestro cerebro muchos más años y retrasar de este modo el deterioro cognitivo:

- Realizar ejercicio

En efecto, practicar de forma regular ejercicio tiene grandes beneficios para la salud de nuestro cuerpo, pero también de nuestra mente. La actividad física provoca un aumento del nivel de endorfinas, al mismo tiempo que reduce la tensión neuromuscular. Estos dos factores son fundamentales para evitar problemas con el estrés, la ansiedad o la depresión. Con 30 minutos al día comenzaremos a notar los grandes efectos positivos que tiene el ejercicio físico.

- Aprender a relajarse

Está más que demostrado que el estrés o la ansiedad provocan problemas de memoria, falta de concentración y alteraciones en el estado de ánimo. De ahí que sea importante aprender a relajarse. Para ello, el ejercicio, disciplinas como el yoga y aprender técnicas de respiración diafragmática nos serán de gran ayuda.

- El descanso es fundamental

Es importante dormir alrededor 7-8 horas al día y tener un horario más o menos fijo. Asimismo, hay que evitar los estimulantes, ya que nos alteran el sueño. Al descansar mejor, evitaremos problemas de memoria o de comprensión.

- Tomar café y té

Ambas bebidas nos ayudan a proteger el cerebro. Recientes estudios han demostrado que una taza diaria mejora la capacidad cognitiva y disminuye el riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer entre un 30 y un 60%.

- No dejar nunca de aprender

Mantenernos activos mentalmente, ya sea aprendiendo cosas nuevas, estudiando, realizando ejercicios mentales o realizando actividades que potencien la creatividad, nos ayudará a mantener activo el cerebro y retrasar, por tanto, el deterioro cognitivo.

- Tomar alimentos ricos en fibra y proteínas, así como bajo en grasas

Si seguimos una dieta de bajo índica glucémico, notaremos un mejor rendimiento cognitivo, sobre todo a partir de los 40-50 años, y también la memoria, ya que estaremos aportando siempre la energía que necesita al cerebro.

- Comer pescado azul

El omega3 y los ácidos grasos esenciales que contiene el pescado azul son grandes aliados de nuestramemoria, además su consumo es muy recomendable para combatir la depresión.

- Chocolate

Consumido de forma moderada, el chocolate negro tiene grandes beneficios para la salud. Cuenta con unas30 sustancias antioxidantes, que protegerán contra la acción de los radicales libres, causantes de la aparición de las enfermedades propias de la edad, incluidas aquellas que afectan a la mente. Por si fuera poco, la feniletilamina que contiene el chocolate nos ayuda a superar el estrés.

- Llevar una dieta sana y equilibrada

De este modo, no sólo evitaremos problemas de sobrepeso, sino también carencias nutricionalesprovocadas por dietas inadecuadas o insuficientes para nuestro organismo. Por un lado, el sobrepeso provoca un peor funcionamiento de las funciones cognitivas, además de provocar un deterioro prematuro de la salud mental. Por su parte, si no se consumen las calorías mínimas que necesita nuestro cuerpo, aparecerán problemas de distracción, concentración y memoria.

- Prevenir la aparición de determinadas enfermedades

Diversas patologías como la diabetes tipo II, la hipertensión o la obesidad incrementan de forma considerable el riesgo de padecer deterioro cognitivo y trastornos de la memoria. Para ello, volver a repetir la necesidad de llevar una buen alimentación, realizar ejercicio de forma regular y evitar el consumo de alcohol, tabaco y grasas saturadas.

Por: AMarcos
29 de marzo 2013
Fuente: http://www.cosasdesalud.es/claves-para-mantener-un-cerebro-sano/

Conviértete en una máquina de quemar grasa

Sé que el titular parece sacado de un anuncio barato de algún aparato o suplemento inútil de la industria del fitness; de esos que detesto. Sin embargo, el tema de hoy es extremadamente importante, y es uno de los problemas que están en la raíz de la creciente epidemia de obesidad. 

Uno de los mitos que habrás escuchado muchas veces es el de "La glucosa es la energía favorita del cuerpo". Con esto se justifica el consumo periódico de carbohidratos para mantener un nivel de energía adecuado, y así mantienen los cereales su lugar en la base de laterrible pirámide alimentaria. También gracias a esto continúan las recomendaciones de comer 5-6 veces al día, siempre con alguna fuente de carbohidrato para mantener los niveles de glucosa en sangre. Las empresas de alimentación mantienen esta mentira, ya que les interesa seguir vendiendo todo tipo de snacks y barritas de cereales para "picar entre horas", asegurando que te tienen comiendo todo el día, no vaya a ser que te baje la glucosa y desfallezcas. Como ya comenté recientemente, esto genera un hambre constante y un desequilibrio hormonal importante, haciendo que tus niveles de energía se comporten como una montaña rusa a lo largo del día. 

¿Cómo nos diseñó la evolución? 

Como siempre, entender cómo evolucionamos nos da muy buenas pistas para comprender lo absurda que es la premisa de la "glucosa como nuestra energía principal". 

El cuerpo de un adulto medio alberga aproximadamente 2.000 calorías en forma de glucógeno (glucosa almacenada), lo que te permitiría sobrevivir poco más de un día. Sin embargo, incluso alguien en buena condición física (no gordo) almacena más de100.000-150.000 calorías en forma de grasa!!!. Si nuestro cuerpo prefiriera realmente utilizar glucosa como energía ¿no crees que hubiera desarrollado mecanismos para almacenar glucosa en vez de grasa?. 

Es cierto que las células humanas pueden metabolizar glucosa, pero la realidad es que prefieren grasa. 

De hecho, un exceso de glucosa es tóxico. Por eso, ante un consumo alto de carbohidratos, la glucosa liberada será la primera energía que queme el cuerpo. Si ingieres alcohol, que es todavía más tóxico, será procesado y utilizado como energía antes incluso que la glucosa. Y a nadie se le ocurre pensar por tanto que "la energía favorita de nuestro cuerpo es el alcohol", y que por tanto debemos tomarnos un par de copas 6 veces al día" (aunque seguro que sería una noticia bien recibida por muchos). 

Una persona sana tiene aproximadamente 5 gramos de glucosa en sangre (una cucharada +/-) en un momento dado. Mucho más que esto, y estás en problemas. De ahí que tu cuerpo dispare insulina cuando aumenta la glucosa, para sacarla del torrente sanguíneo, y asegurar que no se supera este nivel. Si alimentas tu cuerpo con una sucesión de carbohidratos, estarás quemando principalmente glucosa, y no das a tu cuerpo la oportunidad de utilizar la grasa almacenada. Las repercusiones de esta situación para tu salud van mucho más allá de no poder perder los 'michelines'. 

Tu cuerpo como una hoguera 

Una analogía para entender cómo obtiene energía tu cuerpo es verlo como una locomotora de vapor, alimentada por un fuego que debes mantener encendido constantemente. Casi cualquier cosa te sirve para quemar y emitir energía, pero el material que utilices define la "calidad" de la combustión y el tiempo que debes emplear para mantenerlo vivo: 


La mayoría de la gente utiliza principalmente carbohidrato (glucosa) como combustible. Esto es como añadir hojas, ramitas, o papel al fuego. Queman bien y producen energía, pero se consumen rápidamente en una llamarada (es decir, en un pico de insulina).
Consumir alcohol es el equivalente a echar gasolina sobre el fuego. Una combustión instantánea, que emite un destello explosivo y se desvanece al instante. Los alcóholicos sienten un deseo constante de seguir ingiriendo alcohol, al igual que los adictos a la glucosa demandan carbohidratos constantemente. De hecho hay mucha relación entre la adicción al alcohol y la adicción al azúcar (estudio).

La forma ideal de mantener el fuego es con grandes leños, que queman lentamente, con una llama continua, y durante mucho tiempo. No es por tanto necesario alimentar constantemente el fuego. Esto es lo que consigues quemando grasa. No quema rápido como la glucosa, el cuerpo debe trabajar un poco más para liberar su energía, pero lo hace de manera eficiente, limpia, y duradera.Por tanto, si consigues tu energía principalmente de carbohidratos, tendrás que comer cada pocas horas, el fuego te lo reclamará, en forma de hambre, eres un "esclavo" de ese fuego. 

En un entorno natural, tu cuerpo espera ayunos periódicos. Esto es fácil de sobrellevar en una dieta con un consumo relativamente bajo en carbohidratos, pero muy duro en una dieta con más del 40-50% de carbohidratos, ya que debes estar constantemente alimentando tu fuego interno. 

Y no voy a seguir hablando del fuego interno porque esto empieza a parecer una escena de "50 sombras de Grey", entremos ya un poco en la ciencia. 

¿Qué es la Cetosis? 

De manera sencilla, podemos decir que "estar en cetosis" significa estar utilizando primordialmente grasa para obtener energía. Este estado se consigue mediante ayunos temporales y/o por una dieta con niveles bajos de carbohidrato

En estas condiciones, el cuerpo obtiene la energía a partir de los ácidos grasos almacenados en el organismo, generando el hígado los llamados cuerpos cetónicos. 

Como dije antes, sólo podríamos sobrevivir 1 ó 2 días con el glucógeno almacenado en nuestro cuerpo, pero podemos vivir meses con las calorías almacenadas en nuestra grasa, por lo que la capacidad de usar esta grasa como combustible durante largos períodos ha sido fundamental para nuestra supervivencia. 

Así funcionamos durante millones de años. Tenemos enormes reservas de energía en forma de grasa y nuestro cuerpo está diseñado para utilizarlas en las actividades del día a día, consumiendo sólo la glucosa almacenada en los músculos y el hígado para algún esfuerzo extra (como escapar de un depredador en los tiempos de nuestros antepasados o hacer unasesión de entrenamiento hoy día). 

Siguiendo la analogía de la locomotora, para subir una cuesta o aumentar temporalmente la velocidad, echarás mano del papel, las ramas y cualquier cosa que tengas a mano, pero usarás grandes trozos de madera como estrategia general para mantener el tren en 'velocidad de crucero'. 

Conclusión: Debes enseñar a tu cuerpo a utilizar grasa como energía principal, y glucosa para los esfuerzos extra y para cubrir las necesidades básicas del cerebro. 

Uno de los motivos por los que el mito de la "glucosa como energía favorita del cuerpo" persiste, es porque efectivamente existen células en nuestro cuerpo que no tienen mitocondria, las "centrales energéticas" de las células. Este es el caso de los glóbulos rojos y algunas células del cerebro de pequeño tamaño, que tampoco tienen espacio para albergar mitocondria. Estas células requieren glucosa y no pueden metabolizar grasa. 

Esto ha alimentado el mito de "tu cerebro sólo puede utilizar glucosa"; ya es hora de que aclaremos esto. 

El cerebro - nuestro gran consumidor 

El cerebro es a nuestro cuerpo lo que Estados Unidos al mundo en términos de consumo de energía. Representa un 2% de nuestro peso pero supone el 20% del gasto energético. Por tanto, cualquier conversación sobre el tipo de energía que nuestro cuerpo prefiere, debe considerar sin duda las "preferencias" de nuestro cerebro. 

Muchos piensan que el cerebro sólo consume glucosa. Si esto fuera cierto, estaríamos ante una "paradoja evolutiva". 

¿Cómo puede ser que nuestro órgano más hambriento, el cerebro, reclame un tipo de energía del que nuestro cuerpo puede almacenar cantidades muy limitadas, y no pueda procesar las enormes reservas de otro tipo de energía (grasa) que parece que estamos mucho mejor diseñados para llevar con nosotros?. Por supuesto yo no estaría hoy escribiendo esto, ni tú leyéndolo, si no hubiera una forma sencilla en la que el cerebro puede acceder a la energía de la grasa. Simplemente nos hubiéramos extinguido hace mucho tiempo. 

La respuesta rápida es que nuestro hígado puede producir, a partir del metabolismo de la grasa, un tipo específico de cuerpo cetogénico, el beta-hidroxibutirato, que nuestro cerebro puede utilizar en gran medida como energía. 

No sólo lo puede utilizar, sino que cada vez hay más evidencia de que es su energía favorita. Son bien conocidos, desde hace más de 80 años, los beneficios que ofrece una dieta cetogénica en trastornos neurológicos como la epilepsia. Más recientemente, hay estudios contundentes que demuestran el efecto protector sobre el cerebro de niveles bajos de glucosa, en la prevención y tratamiento de enfermedades como Alzheimer o Parkinson. 

La poca glucosa que realmente necesita el cerebro (recuerda que algunas de sus células no tienen mitocondria), se puede obtener fácilmente mediante un proceso denominada "gluconeogénesis", en el cual el hígado genera la glucosa que necesita a partir de la proteína, bien de la que ingerimos o de los músculos, en caso de ayunos prolongados (aunque obviamente queremos evitar esto, de ahí la importancia de consumir proteína!). 

Por si fuera poco, el propio proceso de metabolización de las grasas produce como efecto derivado ciertas cantidades de glicerol, que el hígado puede también convertir en glucosa si lo requiere. De nuevo, hemos sobrevivido millones de años con dietas baja en carbohidratos, y es lógico que nuestro cuerpo esté perfectamente preparado para producir la glucosa que requiere. 

Resumiendo, hemos confundido "tu cerebro necesita glucosa", que es cierto, por "tu cerebro sólo puede utilizar glucosa", que es falso. Y además vemos que la glucosa requerida no tiene por qué venir necesariamente de la alimentación. 

Por otra parte, se acumulan las evidencias del efecto de las dietas altas en carbohidratos y excesos de glucosa en nuestro cerebro. Así como han aumentando las tasas de obesidad a medida que nos insertaban en la cabeza el mantra "las grasas son malas", también se han disparado los niveles de múltiples trastornos mentales como depresión, ansiedad crónica, esquizofrenia etc... Al igual que con la obesidad, está claro que hay más factores en juego que la alimentación, pero la relación entre la alimentación y las enfermedades mentales es cada vez mas clara. 

Nota: Otro tipo de células que requieren glucosa para sobrevivir y sin capacidad de metabolizar grasa son las células cancerígenas, y hay varias líneas de investigación sobre los beneficios de la cetosis en el tratamiento de distintos tipos de cáncer, especialmente prometedoras en el caso de tumores cerebrales. 

La cetosis como estado natural 

El tema de fondo que quería plantear con esta primera parte, es que la cetosis es un estado en el que nos hemos pasado buena parte de nuestra existencia, y por tanto estamos mejor adaptados evolutivamente a quemar grasa que a quemar glucosa. Sin embargo, la cetosis se plantea hoy día como la solución a problemas neuronales, o como medida temporal para acelerar la quema de grasa, y se recomienda llevar a cabo bajo supervisión médica (debido a conceptos erróneos de los que hablaré el próximo día). 

Desde mi punto de vista debería ser al revés. Deberíamos considerar la cetosis como nuestro estado normal, lo que no implica que pase nada por salirnos de ella de vez en cuando, por ejemplo para aumentar nuestra energía ante ciertas actividades físicas o fruto de las fiestas navideñas como estamos ahora . 

De hecho, esta "flexibilidad metabólica", o eficiencia para trabajar con diferentes combustibles, es un signo de buena salud, al contrario de lo que ocurre con gente que siempre ha dependido de los carbohidratos, con muchas dificultades para quemar su grasa, incluso con dietas restrictivas en calorías y altas dosis de cardio

En la segunda parte del post hablaré precisamente de algunas de las falsas creencias que existen en torno a la cetosis (como por ejemplo confundir cetosis con cetoacidosis), y cómo transicionar de quemar glucosa a quemar grasa, minimizando algunos de los problemas tradicionales que se encontrarán los "quemadores de azúcar habituales".


En la primera parte de este post, introduje el concepto de cetosis, y el por qué debe entenderse como un estado natural y no como una terapia de choque para cierto tipo de patologías, o para perder peso rápidamente (aunque dé buenos resultados en ambos casos). 

Hoy hablaré de algunos falsos mitos que rodean la cetosis, de cómo alimentarse para mantener este estado, y de soluciones a los posibles problemas que te encontrarás en el proceso. 

Ingenuamente pensaba que con dos sesiones sería suficiente, pero dada la cantidad de preguntas que me han llegado (y que agradezco enormemente) voy a hacer dos posts adicionales sobre el tema:
Dieta cetogénica cíclica. El motivo es que como comento más adelante, no estoy proponiendo que vivas en cetosis por siempre, y hay varias estrategias para aprovechar sus ventajas evitando los posibles inconvenientes.

Cetosis y rendimiento deportivo. Si bien los carbohidratos son importantes para los practicantes de actividades deportivas (especialmente endurance), la cetosis ofrece también beneficios a los deportistas, y creo que merece la pena explorar en más detalle este tema.Algunos mitos 

El descubrimiento de los cetones estuvo asociado inicialmente a estudios sobre estados prolongados de inanición, que desde hace mucho tiempo se sabe que prevenían ataques epilépticos. Algunos estudios ligaban la cetosis con ciertos problemas en el desarrollo de los niños con epilepsia (los primeros con quien se experimentó). Viendo el detalle de esos estudios, se trataba de dietas de "hambruna", con carencia de nutrientes básicos, por lo que los resultados de los estudios no reflejaban nada sobre la cetosis en sí, los niños estaban simplemente mal alimentados. Cualquier estudio serio posterior, no muestra ningún tipo de incoveniente. Por desgracia, sigue existiendo entre muchos doctores la mentalidad de que una dieta cetogénica requiere hambruna, y que por tanto es arriesgada. Esto es falso. 

También se cree que un estado continuo de cetosis puede ser peligroso, porque podría derivar en cetoacidosis, o acumulación excesiva de cuerpos cetónicos en la sangre. La realidad es que esto sólo puede producirse en personas con diabetes, especialmente diabetes tipo I. Al igual que con cuando hay un exceso de glucosa en sangre se libera insulina para llevar esa glucosa a las células, lo mismo ocurre cuando hay cuerpos cetónicos. Recuerda que la insulina es la encargada de llevar la energía (glucosa o cuerpo cetónicos) a las células. Por tanto, en un diabético, que no se inyecte insulina, se puede generar una acumulación grande de cuerpos cetónicos en la sangre, debido a que el cuerpo no recibe la energía, y continúa enviando la señal de generar más cuerpos cetónicos, que por su caracter ácido pueden llegar a alteran el pH de la sangre. Sin embargo, en cualquier persona con un funcionamiento normal de la insulina, o en diabéticos que se inyecten insulina (vigilando las dosis),el nivel de cuerpos cetónicos se mantiene siempre en niveles apropiados. 

Esto quiere decir que incluso un diabético puede seguir una dieta cetogénica, de hecho hay estudios que demuestran que puede ayudar a controlar la diabetes al minimizar la glucosa en sangre. Pero por si acaso, aquí sí recomiendo que se realice con supervisión médica, porque el riesgo de cetoacidosis es real. 

Otro de los bulos que circulan por ahí es que una dieta cetogénica es muy alta en proteína, para mi uno de los errores de la dieta Dunkan. Esto también es totalmente equivocado, de hecho si consumes mucha proteína seguramente no entres en cetosis (salvo que comas muy pocas calorías), ya que a través de gluconeogénesis, tu cuerpo transformará esa proteína en glucosa. 

También leerás que no debes llevar una dieta cetogénica por más de 30 días porque tendrás todo tipo de problemas: cálculos renales, caída del pelo, posesiones satánicas...(ok, esto último me lo he inventado). La realidad es que no hay ningún estudio serio que apunte a esto, y no olvidemos que esta alimentación nos acompañó buena parte de nuestra evolución. Estudios como éste demuestran que no hay efectos negativos a largo plazo asociado a la cetosis. En cualquier caso, yo no recomiendo estar continuamente en cetosis como explico más adelante, pero eso es muy diferente a decir que es "mala" a medio/largo plazo basándose en especulaciones; sencillamente es falso. 

Dieta para estar en cetosis 

© cookingwhims.com

Para entrar, y mantenerte, en cetosis, tu dieta debería ser:

Alta en grasa, como referencia un 75%.

Moderada en proteína, no más de un 20%. Suficiente para que tu cuerpo genere la glucosa que necesita pero no tan poca que le obligue a consumir tus músculos.
Muy baja en carbohidrato, idealmente menos de 5%.Para una dieta típica de 2.000 calorías, esto se traduciría en:
1500 calorías procedentes de grasa, o unos 167 gramos (la grasa aporta 9 calorías por gramo).
400 calorías procedente de proteína, es decir 100 gramos (la proteína aporta 4 calorías por gramo).
100 calorías procedentes de carbohidrato, 25 gramos (los carbohidratos, como la proteína, aportan 4 calorías por gramo).Los porcentajes (y gramos) exactos dependen de cada persona, pero ésta es una buena aproximación. 

Detallo a continuación una dieta que cumple estos porcentajes aproximadamente. Las porciones son orientativas, y debes ajustarlas a las calorías que necesites

Desayuno

Revuelto de 2 ó 3 huevos (enteros, ni se te ocurra comer sólo las claras!), 30 gramos de queso semi-curado o curado (con toda su grasa), 30 gramos de cebolla u otro vegetal bajo en carbohidratos (ej espinaca, champiñones, pimiento...). Puedes utilizar aceite de coco, aceite de oliva o mantequilla (¿has probado la mantequilla clarificada?).

2 tiras de bacon (¿no es genial la cetosis?).
Café con leche entera (20 ml de leche).Comida
100 gr de carne roja (también puedes comer pollo o pavo). De nuevo, para cocinar utiliza mantequilla o aceite de coco idealmente.
Ensalada de verdes a tu gusto (lechuga, espinaca, endivias...), medio tomate y algo de aguacate, aderezada con aceite de oliva y vinagre (opcional)
Trozo de queso (30gr)Cena
100 gr de salmón (o atún, trucha, bacalao, sardinas, gambas/camarones...)
Champiñones salteados en mantequilla
30 gr de brócoli u otro vegetal bajo en carbohidratos.

Comentario: Según nuestras propias investigaciones al respecto de la alimentación, los productos lácteos y el café también deberían ser eliminados de nuestra dieta. Por un lado el café, al aumentar los niveles de glucosa en la sangre, alteraría el proceso metabólico de la cetosis, lo podría llevar a que la misma no conduzca a todos su resultados benéficos. Adicionalmente, leer: ¿Qué le hace la cafeína a tú cerebro?. Por otro lado, como lo expresa este artículo, los productos lácteos, "si bien traen algunos nutrientes, contienen algunos elementos muy perjudiciales para los seres humanos, como la caseína. Los productos lácteos [además] promueven el desarrollo del intestino poroso y la candida albicans. Además, llevan a un estado de dependencia, tal como el trigo y el azúcar." 

Snacks 

Si comes así seguramente no te entre hambre entre comidas una vez que te adaptes a quemar grasa. En las primeras semanas, sin embargo, es recomendable continuar comiendo algún snack entre comidas, idealmente algunos frutos secos, o puedes probar mis galletas

Comentario: Si bien esta podría ser una opción temporal, muchas personas reaccionan con inflamación tras comer frutos secos. Esto se podría resolver al comer como snack mantequilla envuelta en jamón Serrano. La mantequilla provee fuente de energía inmediata para un cuerpo que todavía no está adaptado a quemar grasas. 

Por concretar, te podrías comer todo esto (de nuevo, ajustando las porciones a tus necesidades). 


© Fitness RevolucionarioY los ratios de macronutrientes para este festín son los siguientes. 


© Fitness Revolucionario¿Suena restrictiva? creo que no, especialmente si la comparamos con las terribles dietas bajas en grasa basadas en cereales, ensaladas, sopas y soya. 

En mi caso lo único que sí echo de menos cuando estoy en cetosis es la fruta; para poder aumentar un poco mi ingesta de carbohidrato (principalmente en forma de algo de fruta con poco azúcar), tengo un poderoso aliado, y es el super coco. No, no el supercoco de Barrio Sésamo, me refiero al coco de las palmeras. 

No creo en los "alimentos milagrosos", pero si hay algo parecido a un milagro para ayudarte a convertirte en una máquina de quemar grasa es el coco.La grasa del coco (saturada en su mayor parte) tiene una particularidad interesante. Al ser detriglicéridos de cadena media, tu cuerpo la puede utilizar fácilmente como energía, ya quese procesa directamente por el hígado, liberando cuerpos cetónicos aún en presencia de glucosa en sangre. Es por tanto un aliado perfecto para favorecer una dieta cetogénica. Si buena parte de tu ingesta de grasas es de cadena media, podrías llegar a doblar el consumo de carbohidratos y mantenerte en cetosis. 

Así que utiliza aceite de coco en las ensaladas, en el café (de verdad que está bueno), compra también leche de coco etc. 

Técnicamente puedes estar en cetosis y no perder peso, ya que si comes mucha cantidad de grasa, tu cuerpo generará la energía a partir de la grasa que consumes, y no la de tu barriga. La gran ventaja, como expliqué aquí, es que con una dieta de este tipo tus hormonas funcionan correctamente, tu cuerpo se autoregula, y es muy difícil que comas más de lo que realmente necesitas. 

Los cuerpos cetónicos tienen otra propiedad llamativa, que es la supresión del apetito, de nuevo una adaptación evolutiva. Por tanto, es casi imposible pasarse de calorías estando en cetosis, y nada funciona mejor para perder grasa. 

La transición 

Como introduje en la primera parte, tu cuerpo está diseñado para trabajar con diferentes combustibles. Pero dicho esto, y al igual que ocurre con cualquier otro aspecto de tu cuerpo, lo que no usas se atrofia. Si llevas toda la vida quemando "azúcar" para obtener energía, tu maquinaria para procesar grasa estará un poco oxidada, por lo que es normal querenquee un poco antes de empezar a operar correctamente. 

He visto todos los casos. Los que pasan a quemar grasa sin ningún problema, y los que lo sufren durante todo el proceso. 

Algunos de los problemas típicos que te pueden surgir en esta transición, y mis recomendaciones para mitigar sus efectos, son:

Orinarás más de lo normal. Como tu cuerpo no recibe glucosa de tu dieta, utilizará primero el glucógeno almacenado en el hígado y los músculos. El proceso de convertir el glucógeno en glucosa para su uso libera agua, que será eliminada por ... ya sabes por donde, así que prepárate para hacer más visitas al baño. Es conveniente beber mucha agua mientras te adaptas, para evitar posibles problemas de hidratación.

Fatiga y/o mareos: Al eliminar más agua, perderás algunos minerales como sodio, potasio y magnesio. Si baja mucho el nivel de estos minerales es posible que te sientas cansado, tengas ligeros mareos o incluso alguna molestia muscular. Para evitar esto utiliza un poco de sal adicional en las comidas (siempre sal marina, no refinada), y come alimentos como espinacas o aguacates, ricos en potasio. Si los síntomas persisten varios días considera utilizar algún suplemento de citrato de magnesio también, y/o un complemento de electrolitos. Los alimentos en los que se basa esta alimentación (carnes, pescados, huevos etc) son ricos en minerales, por lo que una vez estés adaptado no tendrás ninguna carencia. 

Comentario: De hecho, la mejor manera de reponer minerales en la dieta cetogénica es a través de un buen caldo de huesos al que se le puede añadir opcionalmente grasa en forma de mantequilla o manteca. El caldo de huesos tiene un rol fundamental en el alivio de los síntomas de transición. 

Bajadas de azúcar en sangre, o hipoglucemia. Si llevas mucho tiempo con una dieta alta en carbohidrato, tu cuerpo se ha acostumbrado a liberar ciertos niveles de insulina. Al bajar drásticamente los carbohidratos, esto puede generar bajadas rápidas de glucosa en sangre. Para minimizar este posible efecto, es recomendable al principio que comas 4-5 veces al día, porciones más pequeñas, mientras tu cuerpo se acostumbra a quemar grasa. Si notas una bajada de azúcar, toma algo como un jugo de naranja, que tu cuerpo convierta rápidamente en glucosa. 

Comentario: Es increíble ver como la programación de la bajada de azúcar está tan enraizada. Un jugo de naranja impide que uno entre en cetosis al estar cargada de fructosa y azúcar. La mejor forma de transición hacia una dieta cetogénica es a través de una dieta paleolítica como la que propone Robb Wolf en su libro la La solución paleolítica.Una vez hecha la adaptación a la dieta paleolítica, se puede reducir el consumo de hidratos de carbono a menos de 75 gramos por unos meses. Cuando el cuerpo se adapte a esta cifra, es muchísimo más fácil adaptarse cetogénicamente sin recurrir a alimentos tóxicos y repletos de azúcar como lo es el zumo de naranja. 

Hemos cultivado frutas (y solo algunas frutas) solo durante unos pocos cientos de años, (principalmente árboles frutales) y las frutas que vemos hoy en día - manzanas de Fuji, peras de Bartlett, naranjas - han sido recientemente creadas para ser mucho más dulces que las variedades salvajes y en consecuencia, son más engordantes debido a su mayor contenido de fructosa. 

Aliento "diferente". Si tienes exceso de acetona (un tipo de cuerpo cetónico), tu organismo lo expulsa por la orina y también en la respiración. En algunos casos esto puede producir un aliento más fuerte, lo que ha generado la idea de que la cetosis produce mal aliento. Esto ocurre en pocos casos y sólo en las primeras semanas, hasta que tu cuerpo se regule, generando después únicamente los cuerpos cetónicos necesarios, sin excedente. Y si en tu caso notas realmente un aliento desagradable, toma más agua y alguna pastilla de menta. Al menos a mi no me ha pasado, salvo que mi esposa se lo haya callado todo este tiempo.No quiero asustarte pensando que vas a sufrir todos estos efectos, de hecho lo más probable es que sólo notes los beneficios, pero es mejor estar prevenido. 

En caso de que sí sufras alguno de estos inconvenientes, no desistas. Una persona sin mucho sobrepeso debería acostumbrarse a quemar grasa en un par de semanas. Si tu problema de peso es más severo, dale alguna semana adicional. 

Como última advertencia, recuerda que cada persona es diferente. Hay casos excepcionales en los que se pueden producir problemas digestivos, especialmente en personas poco acostumbradas a comer productos animales, por una baja producción de jugos gástricos (ácido clorhídrico y enzimas). En estos casos puede ayudar algún complemento de enzimas digestivas, pero de nuevo, son casos muy raros. 

Comentario: Otra forma de solucionar este problema es echándole vinagre de cidra de manzana a las comidas para ayudar la digestión de las proteínas y grasas. 

¿Debo estar siempre en cetosis? 

La cetosis es un estado natural y con muchísimos beneficioso, pero eso no significa que deba ser tu estado permanente. 

Hay gente que lleva años en cetosis sin ningún problema, pero no es lo que yo recomiendo necesariamente:
Primero porque te privas de casi todas las frutas y de algunos vegetales. Aunque incorporar buenas dosis de aceite de coco ayuda en este punto.

Segundo porque no permites que tu cuerpo trabaje con otros combustibles metabólicos, y puede ser que cuando incorpores carbohidratos después de una restricción fuerte durante mucho tiempo empeore tu tolerancia a los mismos.

Y finalmente porque es poco práctico para algunas personas. Y cualquier forma de alimentación que sea difícil de mantener en un entorno moderno (con horarios de oficina, comidas en restaurantes etc) tampoco es sustentable.

Comentario: Nos resulta curioso estos consejos que prácticamente contradicen los puntos explicados en la Parte I dónde se debate con fuertes argumentos que la cetosis ha sido practicamente el estado fisiológico del organismo a lo largo de millones de años. La cetosis ha beneficiado enormemente a muchas personas con enfermedades crónicas como la epilepsia, diabetes mellitus, obesidad, enfermedades neurodegenerativas y hasta cáncer por mencionar solo unas. De nuevo, al parecer la programación de los hidratos de carbono está más enraizada de lo que aparece. 

Las necesidades de hidratos de carbono para el ser humano es de cero. Es decir, no hay tal cosa como un hidrato de carbono esencial. Por lo contrario, existen amino ácidos (de las proteínas) y ácidos grasos (de las grasas) esenciales. Es decir, debemos consumirlos o sí o sí para nuestra subsistencia. La madre naturaleza en su infinita sabiduría no hizo tal cosa como un hidrato de carbono esencial. 

Durante cientos de miles de años, nuestros ancestros practicaron la caza y el arreado, con una alimentación baja en carbohidratos. No necesariamente descartaban los carbohidratos o los consideraban poco saludables, probablemente fue más debido a que hemos pasado la mayor parte de nuestra historia evolutiva en condiciones de una era de hielo en las que los vegetales y frutas simplemente no estaban disponibles, y donde lo estaban, eran muy diferentes a las frutas y verduras disponibles hoy en día. El hecho es que nuestros cuerpos están diseñados, han evolucionado, para vivir y sobrevivir sin consumir carbohidrato alguno, mientras haya cantidades de nutritivas proteínas y grasas disponibles, y agua para beber. Estudios de excrementos humanos fosilizados de entre 300 mil a 50 mil años atrás, han revelado esencialmente una total falta de material vegetal en la alimentación de las muestras analizadas. 

Piensa además que si bien nuestros antepasados lejanos pasaron buena parte de su existencia en cetosis (gran parte de nuestra historia está ligada a la era glacial), cuando llegaba el verano y tenían alimentos disponibles en mayor abundancia, seguro que salían de cetosis y se atiborraban a lo que encontraran. Era una forma natural de acumular ciertas reservas de grasa que les serían muy útiles cuando regresara el invierno. Esta flexibilidad metabólica, o capacidad de cambiar sin problemas entre un tipo de combustible y otro, es lo realmente saludable. 

Comentario: La grasa animal era nuestra energía principal, tal como fue - y todavía es - el más eficiente, denso y duradero combustible. Es de común acuerdo entre los expertos que nuestra extendida dependencia de la carne y grasas animales (por ejemplo, grasa de pescados) a lo largo de estas continuas épocas de congelamiento en realidad han facilitado el agrandamiento y desarrollo de nuestros cerebros para convertirnos en humanos. Nos volvimos inteligentes -Homo sapiens sapiens - gracias al consumo de grasa y carne animal. Por lo tanto, no es sorpresa notar la creciente evidencia de que losvegetarianos y miembros de sociedades agrarias posean cerebros más pequeños. El "atiborrarse de todo lo que se encuentra" es lo que trajo las enfermedades de la civilización moderna, cortesía de la agricultura y todo lo que esta ofrece como estilo de vida. 

Para aprovechar los beneficios de la cetosis sin obsesionarse por la forma de alimentarse y sin sentirse "privado", puedes utilizar diferentes estrategias:

Dieta baja en carbohidratos con ayunos intermitentes.
Ciclado de carbohidratos.Este será el tema de la próxima entrega. 

Por último, aclarar que al igual que técnicamente puedes estar en cetosis sin quemar grasa corporal (muy difícil, pero posible), no estar en cetosis no quiere decir que no estés quemando la grasa de tus muslos (o de donde defina tu genética). Si tienes un consumo bajo de carbohidratos (menos de 100 gr aprox) y una ingesta de calorías adecuada, es casi seguro que estarás produciendo algún nivel de cuerpos cetónicos, y por tanto quemando grasa corporal. Simplemente que estando en cetosis quemas lo máximo posible que puede metabolizar tu cuerpo para el gasto energético que le estás solicitando, aparte de maximizar los beneficios que ofrece.

Comentario: Más allá de la pérdida de peso y otras ventajas mencionadas, la dieta cetogénica constituye una auténtica senda para la transformación de nuestro cuerpo y nuestra mente. Para el lector interesado, SOTT recomienda fuertemente la lectura en el foro cassiopaea.org del hilo Dieta Cetogénica: camino hacia la transformación, donde podrá conocer y aprender de la experiencia de quienes han experimentado con esta extraordinaria "forma de alimentarse". 

También puede informarse más acerca de la Dieta Cetogénica leyendo estos artículos: 



De manera adicional recomendamos la lectura de nuestro Enfoque Sott sobre la dieta paleolítica: 

Y el libro La solución paleolítica de Robb Wolf

Marcos VG
Fitness Revolucionario
jue, 03 ene 2013 00:00 CST
Fuente: http://es.sott.net/article/20276-Conviertete-en-una-maquina-de-quemar-grasa-Parte-I

Salfate: El Peligro de los Tóxicos en los Productos Enlatados

Los batidos verdes de Victoria Boutenko


Los batidos verdes de Victoria Boutenko surgieron tras observar ella cómo siempre se ha recomendado tomar hojas verdes al ser humano, por sus grandes beneficios y vió que estaba difícil incorporarlas en la dieta diaria de las personas, dado que no acostumbraban a tomarlas más que en ensalada y repelían las demás, debido a que con tanto alimento procesado, la gente ha perdido el gusto por los sabores sencillos. 

Se fijó en que los chimpancés, cuyos genes se parecen tanto a los nuestros y poseen una inmunidad natural muy fuerte, tomaban gran cantidad hoja verde y lo hacían envolviendo los plátanos u otras frutas. 

Observó que para la absorción humana de la hoja verde era óptimo el batido, dado que por el deterioro de la especie, es común el carecer del nivel suficiente de enzimas, ácido clorídrico y zinc necesarios para asimilarlas enteras. Como los seres humanos consumen tantos alimentos procesados ​​se convierten cada vez más deficitarios de nutrientes. Son incapaces de crear el ácido del estómago, dejan de consumir verduras verdes y cada vez se vuelven más deficientes, con el consiguiente deterioro de la salud.

Las verduras con almidón junto con la fruta puede causar hinchazón. Contrariamente a esto, la fibra en las hojas verdes ayuda a retardar la absorción de azúcar en la fruta haciendo de esta combinación beneficiosa.

Victoria empezó a bailar de alegría en su oficina y luego en la calle., cuando de su batidora salió el primer batido de fruta con hojas verdes. No podía dejar de reír y gritar de alegría: “ Me di cuenta de que batidos verdes son una solución perfecta para la gente como yo, de los que había millones”…

En su página encontramos una interesante aplicación para pc y dispositivos móviles con muchas recetas de batidos verdes e información al respecto.

Podéis ver esta interesante entrevista, subtitulada en cuatro idiomas.

viernes, 29 de marzo de 2013

Cinco razones saludables que harán que te aficiones a comer verduras


Los expertos dicen que hay que tomar cinco raciones al día, y ahora un estudio australiano -publicado en la revista científica Nature Inmunology- asegura que comer vegetales protege el sistema digestivo.

Espinacas, berros, col, rúcula... ¡No deben faltar en tu dieta!


La conclusión principal es que el consumo de verdura de hoja verde puede contribuir a estimular la producción de células que protegen el sistema digestivo de diversas enfermedades como el cáncer (razón 1).
Los investigadores, liderados por Gabrielle Belz, del Instituto Walter y Eliza Hall de Australia, descubrieron que estas células inmunológicas, llamadas células linfoides innatas (ILC, siglas en inglés), se encuentran en la capa que recubre el sistema digestivo y protegen al intestino de las bacterias "malas".
Los científicos también creen que las ILC juegan un papel importante en el control de las alergias a los alimentos, enfermedades inflamatorias, previenen la obesidad (razones 2, 3 y 4) e incluso el desarrollo de cáncer intestinal.
"El T-bet es un gen clave que instruye a las células precursoras a convertirse en ILCs como una respuesta a señales emitidas por la comida ingerida y a la bacteria presente en el intestino", comenta Belz.
Asimismo, afirma que las ILCs son esenciales para la vigilancia inmunológica del sistema digestivo y que es la primera vez que se identifica a los genes responsables de la producción de estas células linfoides innatas.
Según el estudio, las proteínas presentes en la verdura de hoja verde o crucíferos comoel brócoli interactúan con los receptores superficiales que activan el T-bet y pueden ser claves en la producción de las ILCs.
Las células ILCs producen, además, una hormona denominada interleucina 22 (IL-22) que ayuda a reparar el epitelio, o conjunto de células que recubren el intestino.
Sin el gen T-bet, el cuerpo es más sensible a infecciones bacterianas contraídas a través del sistema digestivo, por lo que un buen balance de estas células en el cuerpo contribuyen a promover la presencia de bacterias "buenas" en el intestino y a la cicatrización de heridas comunes a sus tejidos (razón 5).
"Estamos comenzando a comprender la importancia de estas células inmunológicas en la regulación de las alergias e inflamaciones y sus vínculos con el cáncer intestinal y otras enfermedades como la de Crohn", concluye Belz.
Fuente: http://es.tendencias.yahoo.com/blogs/salud-y-bienestar/cinco-razones-saludables-que-har%C3%A1n-que-te-aficciones-091101787.html

¿Que son los Biorritmos ?

El biorritmo es un método para predecir los ciclos de un individuo basándose en su fecha de nacimiento.

Los Biorritmos son "ritmos" que están basados en el principio que aspectos de la vida se mueven en Ciclos. Estos aspectos son los ciclos Físico, Emocional, Intelectual e Intuitivo del Ser Humano. Este ciclo tiene la geometría de una onda sinusoidal, comenzando cada uno de ellos en cero (0), el día del nacimiento.


Hay tres ritmos documentados:

emocional
físico
intelectual

De acuerdo con la ciencia del Biorritmo, cada uno de estos ritmos pasa por tres fases diferentes: alta, baja y crítica.

¿Qué representan las diferentes fases?


Diferentes cosas para diferentes personas.

Si el ritmo físico está en fase alta, por ejemplo, puedes experimentar más facilidad física que si tu rimo estuviese en una fase baja. Un ritmo emocional bajo puede ser evidente con un estado emocional somnoliento o irritable, por el contrario, una fase alta emocional trae consigo un sentimiento de bienestar. Intelectualmente, una fase alta permite enfocar la mente con más claridad.

En una fase baja intelectual existen muchas distracciones.

¿Qué es la fase crítica?

La fase crítica es el período corto (usualmente uno o dos días) cuando el ritmo cambia de alto a bajo o viceversa.

Durante este corto tiempo, hay un gran riesgo de error o accidente. De hecho, estudios han demostrado que hay un riesgo del 30% al 60% mayor de sufrir un accidente durante esos días críticos que el resto del tiempo.

Conviene ser más precavido esos días. 

¿Están basados en argumentos científicos?

¡Sí!, los biorritmos fueron descubiertos por dos científicos que trabajaban independientemente uno de otro.

El Dr. Hermann Swoboda, profesor de Psicología en la Universidad de Viena, y el Dr. Wilhelm Fliess, un otorrinolaringólogo que reconoció su existencia desde inicios del siglo XX. A través de intensas investigaciones, ambos llegaron casi a las mismas conclusiones. Cada doctor publicó sus descubrimientos independientemente, estableciendo los biorritmos como un área científica de estudio.

Las personas que apenas se inician en la teoría de los biorritmos se confunden frecuentemente por sus implicaciones aparentes.

La idea de que los relojes biológicos parecen contradecir nuestras ideas acerca de la "libre voluntad " y sugieren que mas aspectos de nuestro comportamiento están determinados que a los que estamos acostumbrados.

Pienso en los biorritmos como una especie de "línea de base "interna que me dice mis niveles de energía para los 3 ciclos:

Físico
Emocional
Intelectual

Puesto que el comportamiento esta solo determinado parcialmente por los factores internos, los biorritmos no son responsables de todas las variantes.

También encuentro interesante tomar en cuenta que desde el punto de vista del numero de días vividos, todos pasamos por la misma secuencia de ciclos de biorritmos. Los humanos entonces son mas semejantes de lo que nos gustaría aceptar. Nuestras semejanzas están relacionadas con nuestras raices biológicas y por lo tanto a nuestros (bio) ritmos biológicos.

Nuestras diferencias son mas una función de la capa cultural que asimilamos de nuestros diferentes ambientes, físico y social. 

Resumen extraído del libro "Este Es Tu Día"

DR. HERMANN SWOBODA , PSICÓLOGO

Todos tenemos días en los que todo lo que hacemos parece salir bien, y por lo contrario, días cuando nada de lo que hacemos parece tener sentido.

Este tipo de asuntos no es nuevo; el hombre se ha preguntado desde hace largo tiempo sobre el rango de sus propias acciones y sentimientos. Incluso Hipócrates, el padre de la Medicina, aconsejaba a sus alumnos hace unos 2,4000 años que observaran los dias "buenos " y "malos " tanto en los sanos como en los enfermos, y tomar estas variaciones en cuenta para el tratamiento de los pacientes.

Aunque el hombre entendió que actuaba, sentía y pensaba diferentemente en ciertos momentos, durante siglos una pregunta fundamental no se había contestado, ni siquiera planteado. Al final del siglo XIX , el Dr. Hermann Swoboda, profesor de psicología en el Universidad de Viena, se cuestiono en base a sus hallazgos si es que pudiera haber alguna regularidad o ritmo en esos cambios fundamentales en el carácter del ser humano.

Swoboda aparentemente quedo impresionado por el reporte de 1897 de John S. Beard acerca del ciclo de gestación y el de nacimiento, y por la publicación de un papel científico acerca de la bisexualidad en el hombre por Wilheim Fliess...

Swoboda, en su primer reporte, presentado en la Universidad de Viena a finales de siglo, dice :

Uno no necesita vivir mucho tiempo antes de darse cuenta de que la vida esta sujeta a Cambios Consistentes.

Esta deducción no es una reflexión sobre los cambios en nuestro destino o los cambios que se presentan durante las diferentes épocas de la vida. Incluso si alguien pudiera vivir un vida completamente libre de influencias externas, en la cual nada alterara el aspecto mental o físico, su vida sin embargo no seria la misma de uno a otro día.

La mejor salud no evita que el hombre se sienta a veces un poco mal, o menos alegre de lo que es normalmente.

Durante su investigación inicial entre 1897 y 1902, Swoboda registró la recurrencia de dolor y la hinchazón de tejidos tal como la que se presenta por piquetes de insectos.

El encontró una periodicidad en las fiebres, en el principio de una enfermedad, y en ataques cardiacos, un fenómeno que Wilhelm Fliess habia reportado en una revista medica, que llevo al descubrimiento de ciertos ritmos básicos en el hombre, uno de 23 dias y el otro de 28.

Sin embargo, Swoboda como un psicólogo, estaba mayormente interesado en encontrar si es que los sentimientos y acciones del ser humano estaban influenciados por las variaciones rítmicas y si es que esos ritmos podrían ser pre-calculados.

Los resultados de esta investigación continua pueden resumirse en sus propias palabras :

No nos preguntaremos porque el hombre actúa en una forma o en la otra, porque hemos aprendido a reconocer que sus acciones son influenciadas por cambios periódicos y que la reacción del hombre a una impresión puede ser prevista, o anticipada.

Tal psicoanálisis podría llamarse Bionomo porque al igual que en la química en donde el investigador puede anticipar el resultado de una formula, a través del bionomo el psicólogo puede anticipar, o predecir, los cambios periódicos en el hombre.

Swoboda era un pensador analítico y un recopilador sistemático.

Su investigación en psicología y periodicidad produjo evidencia convincente acerca de los ritmos de la vida. Mostró un profundo interés en el estudio de los sueños y en su origen, y observo que melodías e ideas se repetirían frecuentemente en la mente de uno después de intervalos periódicos, generalmente basados en un ritmo de 23 o 28 dias.

Al buscar el origen de estos ritmos, Swoboda cuidadosamente observó el nacimiento de niños entre sus pacientes y encontró que mujeres jóvenes tendrían frecuentemente horas de ansiedad acerca de la salud de sus bebes durante dias periódicos después del parto.

Se dio cuenta de que este fenómeno, que frecuentemente era acompañado por la negativa del infante para amamantar, era un signo de desarrollo rítmico, y en esos dias el tiempo de digestión y absorción era aparentemente lento. Aconsejó a las madres no preocuparse, puesto que estas crisis periódicas podían ser consideradas parte del desarrollo y crecimiento natural. Semejantes puntos fueron reportados en ataques de asma.

El primer libro de Swoboda fue: Die Perioden des Menschlichen Lebens (La Periodicidad en la Vida del Hombre).

Este fue seguido por : Studien zur Grundlegung der Psychologie (Studies of the Basis of Psychology).

Con objeto de facilitar su investigación y también para alentar a otros científicos y doctores en el registro de los ritmos matemáticos, Swoboda diseñó una regla de calculo con la cual era bastante facil encontrar los dias "críticos" en la vida de cualquier persona cuya fecha de nacimiento se supiera. El libro con las instrucciones se llamó : Die Kritisschen Tage des Menschen (Los Dias Criticos del Hombre).

Su trabajo más profundo fue un volumen de 576 páginas llamado : Das Siebenjahr (El Año de Siete), que contiene el análisis matemático de los dias 23 y 28 , de la repetición rítmica de nacimientos a través de generaciones. Con información que cubría cientos de arboles genealógicos, el trató de demostrar que la mayoría de los sucesos de la vida, tales como nacimiento, el principio de una enfermedad, ataques cardiacos, y muerte, caen en "dias periódicos" e involucran las relaciones familiares.

WILHELM FLIESS , M.D.
El hecho sorprendente de que mientras Swoboda estaba concentrando sus estudios en los ritmos de vida en el hombre y en observaciones en el campo de la psicología, a unas trescientas millas de distancia en Berlín un médico clínico llamado Wilheim Flies, estaba acumulando una gran cantidad de material de investigación con objeto de confirmar los ritmos de 23 y 28 días, que él había observado al diagnosticar a muchos de sus pacientes.

Flies era un especialista en nariz y garganta, pero la amplitud de su interés médico y biológico era más amplio. Mostró gran conocimiento en muchos campos de la ciencia, y se sabe que fue elegido Presidente de la Academia Alemana de Ciencia en 1910.

Flies tenía una larga y prospera práctica en Berlín y daba conferencias frecuentemente. Su investigación lo llevó a razonar que un proceso periódico debía de afectar tanto al hombre como a la mujer y que esos ritmos podían ser rastreados a todo lo largo de la vida. Considerando que cada individuo hereda tanto las características sexuales masculinas y femeninas, llegó a la conclusión que cualquier persona tiene elementos de bisexualidad en su constitución física.

También llegó a la conclusión que había una conexión entre los ritmos que había observado y la evolución, la creación de organismos, y la vida misma

Estaba ansioso por encontrar porque algunos niños, expuestos a una enfermedad contagiosa, permanecerían inmunes por días, solo para sucumbir en un día periódico. Al rastrear las enfermedades, el principio de las fiebres, y las muertes hasta el nacimiento, Flies quedó convencido de que un ritmo de 23 y otro de 28 dias eran fundamentales para la vida.

Flies recopiló sus descubrimientos en su libro: Der Ablauf Des Lebens (El Curso de la Vida), un volumen de 564 páginas con el cual esperaba despertar el interés de sus colegas médicos. Se decepcionó al ver que los que analizaron su trabajo dijeron que aunque el trabajo contenía una gran cantidad de investigación matemática y estadística, solo confundía al lector.

Uno de ellos dijo :

Flies muestra un sorprendente y variado conocimiento de medicina, matemáticas, genealogía, botánica, zoología, astrología y psicología.

Posteriormente publicó otros 3 libros adicionales, que contenían mayor información y re-impresos de las conferencias que había dado en numerosas reuniones médicas y científicas, siendo publicados entre 1909 y 1925 bajo los títulos :

Mom Leben und Mom Tod (De la Vida y la Muerte)

Das Jahrim Lebendigen (El Año de Vida)

Zur Periodenlehre (La Teoría de la Periodicidad)

Tuvo como ayudante en su investigación a un matemático, y posteriormente por el Dr. Hans Schlieper, quien publicó sus propios trabajos sobre los ritmos de la vida bajo los nombres :

Der Rhythms in Leberedigen (La Periodicidad de la Vida)

Das Jahr in Raum (El Año en el Espacio)

En su investigación acerca de la repetición rítmica de la vida, Flies también estudió las características heredadas, especialmente los zurdos, en los cuales observó una mayor influencia en el ritmo de la sensibilidad (feminidad), que reflejaba un mayor grado de sentimientos creativos tales como los que se observan en los artistas, compositores, y escritores.

Registró nacimientos y muertes en relación con árboles genealógicos estudiados y estableció una relación matemática en la consanguinidad que iba hacia atrás en muchas generaciones. Sintiendo que la naturaleza parecía haberle dado un "reloj" a muchos de los niños que él estudió, Fliess continuó explorando los patrones regulares que afectan todas las fases de la vida.

Concluyó que el ritmo de 23 dias (masculino) afecta la condición física del ser humano.

EL SEGUNDO RITMO DE LA VIDA

Este de 28 días de duración, fue considerado por Flies como debido a los cambios rítmicos de la herencia femenina. Originándose en el sistema nervioso o en las fibras, influye sobre las emociones y el grado individual de sensibilidad.

Fliess, que era un investigador completo, explicó sus teorías con firme convicción y las documentó con una increíble cantidad de datos estadísticos, rastreando el origen de los ritmos hasta el nacimiento. Sus descubrimientos, por decir lo menos, causaron gran cantidad de controversia entre sus colegas.

Aceptaron el hecho de que la constitución física del ser humano y sus emociones están cambiando continuamente, no solo por lo que el hombre experimenta en su vida diaria, sino fundamentalmente por su constitución biológica. Para Flies, esto parecía como si la Naturaleza le hubiera dado al hombre un reloj maestro además de los muy obvios ritmos que pulsan tanto en el reino animal como en el vegetal.

Desde luego que hay, innumerables ejemplos de ritmos precisos en todas las formas vivientes, desde el virus más simple a las figuras más complicadas.

En un libro publicado en 1942, George Riebold, un ginecólogo, revisó las ideas fundamentales desarrolladas por Fliess entre 1908 y 1928. Riebold dijo que algo de verdad brota de la idea de que la vida sigue un ritmo periódico... y que los ritmos de 23 y 28 días que Flies descubrió son de frecuente ocurrencia. Algunos de esos descubrimientos reportó, han sido adoptados dentro de los conceptos modernos de ginecología y otorrinolaringología.

La palabra ritmo tambien se aplica al ciclo menstrual de la mujer, en la cual una periodicidad de 28 dias es el promedio aparente. Dos preguntas estaban presenten en la mente de los investigadores originales.

Primero, ¿porqué este supuestamente ritmo menstrual regular varia en longitud en diferentes mujeres (e incluso en la misma mujer) de los 26 a los 35 dias?

Segundo, ¿porque debe solo la mujer estar sujeta al desarrollo rítmico?. No es el hombre también, pensaron los investigadores, la combinación y resultado del desarrollo tanto de células masculinas como femeninas?

Después de que Fliess había reportado acerca de la bisexualidad en el hombre, observó una ritmicidad de 23 días en las fiebres y enfermedades recurrentes en algunos de sus pacientes. 

Esto lo llevó a creer que tanto los ritmos de 23 y 28 dias actuaban sobre la regularidad del ritmo menstrual y que todo en la vida está influenciado por estos dos largos ritmos. Swoboda y Fliess, cada quien por su cuenta, estudiaron los arboles genealógicos, esperando encontrar porque los nacimientos frecuentemente seguían un patrón familiar rítmico.

La curiosidad los llevó a tratar de establecer un patrón biológico entre gemelos, y entre el niño y sus padres y abuelos....... Al tratar de respaldar sus descubrimientos en las tablas numéricas, cartas, cálculos y pruebas matemáticas, Fliess asustó a sus colegas médicos y al público, a los que tanto trababa de convencer. Los que lo criticaron dijeron que sus presentaciones eran demasiado complejas.

Sus lectores eran ya sea incapaces o estaban indispuestos a navegar en la gran cantidad de estadísticas, y aunque ninguno podía desaprobar sus cálculos matemáticos, casi parecía que desaprobaban el análisis.

EL RITMO DE LA MENTE

Lo que hace el estudio de los ritmos biológicos tan fascinante es el hecho de que piezas de evidencia fueron descubiertas por investigadores que no solo no se conocieron, sino que ni siquiera tenían idea del trabajo previamente hecho por los otros.

Sin embargo, los resultados han sido notablemente consistentes y alentadores, y nuevas direcciones y proporciones se han seguido agregando a los principios establecidos. Así fue también con el ciclo Mental.

Durante los años 1920´s Alfred Teltseher, un doctor en ingenieria y profesor, repetitivamente reunió una gran cantidad de reportes de Desempeño de estudias de secundaria y preparatoria en Innsbruck. Siendo él mismo un estudioso de la naturaleza así como de las matemáticas, se preguntó porqué la capacidad intelectual de los estudiantes parecía variar de tiempo en tiempo, y si es que podía establecerse un patrón exacto.

Desafortunadamente, no se han encontrado publicaciones directas de él, sino solo reportes y artículos de segunda mano que hablan sobre sus descubrimientos.

Aparentemente, incluso la comparativamente limitada base de su muestra estadística mostró que un patrón exacto podía establecerse. El artículo que supuestamente preparó concluía que que los picos altos y bajos de desempeño fluctuaban definitivamente en un ciclo de 33 días.

Estableció, de hecho, que había ciertos periodos durante los cuales un estudiante podía fácilmente tomar y absorber nuevos temas, y por otro lado, había comparativamente periodos durante los cuales la capacidad para pensar rápida y claramente estaba disminuida. Sus colegas y contemporáneos médicos asignaron este ritmo a secreciones periódicas de glándulas que actúan sobre las células del cerebro, posiblemente de la glándula tiroides.

Mientras tanto, en el otro lado del Oceano Atlántico, el Dr. Rexford Hersey en la Universidad de Pennsylvania, ayudado por el Dr. Michael John Bennett, realizaron una investigación semejante entre 1928 y 1932, Hersey reportó el descubrimiento accidental de un ritmo de 33 a 35 días, revelado al revisar las emociones de trabajadores ferroviarios a lo largo de muchos meses.

Sus hallazgos fueron publicados en su libro: Worker´s Emotions in Shop and Home ( Las Emociones de los Trabajadores en el Taller y en la Casa ). Donald A. Laird, director del laboratorio de psicología en la Universidad Colgate, lo revisó en la revista Review of Reviews de Abril de 1935, llamado "Los Secretos de Nuestros Altos y Bajos", y que fue re-impreso en el Readers Digests, de Agosto de 1935.

En la conclusión, Laird dice :

Para la mayoría de la gente, los cambios de humor son un acertijo eterno, nadie sabe de donde vienen o hacia donde van. La ciencia ha recientemente descubierto cambios de humor que por ningún motivo son materia de cambio. No son, como hemos supuesto durante largo tiempo, simples reacciones al éxito o fracaso de nuestros planes.

Por el contrario, crecen dentro de nosotros como un resultado directo de la elevación y caída de nuestra energía emocional. Ha sido demostrado que nuestros cuerpos y mentes producen, almacenan y gastan nuestra energía emocional en ciclos regulares.

Los comentarios de Lairds, aunque fueron ampliamente leídos, fallaron en capturar la imaginación del público o de la profesión médica.

Un intento semejante fue hecho una década posterior por Myron Sterns, quien al escribir para la revista Redbook en Noviembre de 1945, bajo el título: ¿Conoce Ud. Sus Ciclos Emocionales?, trató de despertar algo de interés en los científicos. Un mes después, la revista Readers Digest tomó este artículo.

Sterns cita a Hersey al decir :

Poca gente le ha dado atención a mi libro, excepto algunos oficiales de vista lejana de la compañía Pennsylvania Railroad, quienes sostuvieron mi trabajo desde el principio.

Hersey también fue mencionado al recalcar que todos sabemos que tenemos altibajos, pero no sabemos que es lo que los causa.

El ciclo de cada aspecto tiene una duración diferente.

Ciclo Físico: cada 23 días
Ciclo Emocional: cada 28 días
Ciclo Intelectual: cada 33 días
Ciclo Intuitivo: cada 38 días

Fuente: Biblioteca Pleyades

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...