viernes, 12 de junio de 2015

Con la edad aumenta dramáticamente nuestro miedo a todo

 Los cerebros de los jóvenes actúan frente a la tensión y el miedo de una manera completamente diferente a los adultos, desafiando la suposición de que los cerebros de los seres humanos de todas las edades reaccionan de manera similar al miedo.

El estudio realizado por la Universidad de Haifa en ratas descubrió que las ratas jóvenes fueron capaces de eliminar el miedo en el cerebro más rápido que las ratas adultas. Los adultos, en cambio, siguen sintiendo miedo, incluso después que el evento de miedo ha pasado.

(Foto: Prof. Prof. Mouna Maroun).

Hasta ahora, la sabiduría convencional en el campo ha sido que estos mecanismos funcionan de una manera similar en jóvenes y adultos. Sin embargo, la profesora Mouna Maroun, jefa del Departamento de Neurobiología Sagol, quien dirigió el estudio, explica que esta suposición era problemática: “todo comenzó cuando me golpeé mi cabeza mientras estaba en una piscina – una forma leve de trauma, pero lo suficiente para convencerme de no volver a entrar en una piscina por un largo tiempo. Pero los niños que van a la piscina y que se golpearon a sí mismos mucho más fuerte que yo no pensaron dos veces antes de saltar de nuevo al agua. Cuando vi esto, me di cuenta de que esto era algo que tenía que examinar en el laboratorio”.
Según el estudio, este aumento del miedo con la edad se relaciona con la plasticidad o flexibilidad de la corteza prefrontal del cerebro, el área responsable de la conducta cognitiva compleja. “La infancia es un período en el que el cerebro y la corteza prefrontal todavía se están desarrollando. Así que el mecanismo de acción en los adultos y los jóvenes no es el mismo”, destaca la profesora Maroun.

Descifrando el mecanismo del miedo a la extinción

Durante la exposición a una experiencia aterradora o estresante, dos mecanismos cerebrales nos permiten responder de manera eficiente el miedo, por un lado, pero también volver a la normalidad una vez que termine el evento. 

Durante el evento, un mecanismo situado en la amígdala (cerebral), una estructura en forma de almendra en el cerebro, nos dice efectivamente que estamos en una situación alarmante y debemos actuar (lucha o huida). Después del evento, un proceso de extinción eficaz del miedo comienza en la corteza prefrontal y devuelve el cuerpo a su estado de rutina.
Cuando el último mecanismo no funciona correctamente, continuamos experimentando reacciones de miedo, mientras que ya no lo necesitamos, lo que lleva a los síntomas de la ansiedad y post-trauma. Según el estudio, esto explica por qué los adultos suelen ser más cautelosos con respecto a los niños con respecto a actividades extremas y desafiantes, porque sus cerebros retrasan el mecanismo de extinción del miedo.

Los jóvenes y la falta del miedo

En el estudio, ratas jóvenes y ratas adultas fueron expuestas a un evento traumático leve. Algunas de ellas fueron colocadas entonces en una plataforma elevada, creando exposición al estrés, mientras que los grupos de control no fueron expuestos al estrés.
Los resultados mostraron que los animales adultos reaccionaron como se esperaba: fuertes respuestas de miedo fueron vistas por comparación con las ratas que no fueron expuestas al trauma. El grupo que no fue expuesto al estrés extinguió el miedo más rápidamente que el grupo que fue expuesto al estrés. Pero entre las ratas jóvenes los resultados fueron completamente al revés. Las reacciones de miedo de las ratas expuestas a traumas eran mucho más bajas, y el tiempo de extinción miedo era mucho más corto, que entre las ratas adultas. Por otra parte, los jóvenes ratas expuestas al estrés extinguieron más rápidamente el temor que sus pares que no fueron expuestos al estrés. En otras palabras, la exposición al estrés entre las ratas jóvenes en realidad acelera el retorno a la rutina y reduce significativamente los tiempos de temor.

Tratamiento de exposición al trauma según la edad 

Tras este examen del comportamiento, los investigadores también examinaron los cambios fisiológicos en el cerebro y encontraron un patrón similar. La plasticidad cortical prefrontal – la fuerza de la conexión entre las sinapsis que se correlacionan con el éxito de la extinción del temor – fue extremadamente alta entre las jóvenes ratas expuestas a estrés. Entre las ratas adultas expuestas al estrés, por el contrario, el nivel de plasticidad era extremadamente bajo.

Según la profesora Maroun, sin embargo, las diferencias son aún más significativas.

En la etapa final del estudio, los investigadores trataron de examinar el impacto del receptor NMDA. Este receptor controla los cambios en la plasticidad de la corteza prefrontal y es responsable de la extinción exitosa del miedo.

Se sabe que el bloqueo de este receptor en ratas adultas durante la exposición al estrés ayuda a restaurar la extinción del miedo al nivel del grupo de control.

El estudio también encontró que un bloqueador de los receptores aumenta la plasticidad y la rápida extinción del miedo en ratas adultas expuestas a estrés. El medicamento que bloquea el receptor no tuvo ningún impacto en absoluto en las ratas jóvenes – ni en términos de plasticidad ni comportamiento.

“La importancia inmediata de este hallazgo es que realmente no podemos seguir tratando las víctimas de trauma infantil con los mismos métodos y medicamentos que utilizamos para tratar a las víctimas adultas, concluyó la Prof. Maroun.

Fuente: No Camels.

http://www.aurora-israel.co.il/articulos/israel/Titular/65393/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...