miércoles, 17 de junio de 2015

Lo que tu postura al dormir dice acerca de tu personalidad y tu salud

Antes de quedarte dormido cada noche, es probable que te coloques (sin darte cuenta) en una posición familiar. Tal vez te des la vuelta sobre tu lado derecho y tires de las rodillas hacia el pecho, o te recuestes sobre la espalda, con los brazos a ambos lados, como si hicieras el “corpse pose”, la postura final de una clase de yoga.

Ésta es la posición más común, sobre todo entre las mujeres.

Sea como sea, aunque tú creas que te estás poniendo cómodo para conciliar el sueño, en realidad, según los expertos, la postura que adoptes en ese instante puede decir mucho sobre ti.

Robert Phipps, experto británico en lenguaje corporal, realizó una encuesta para una popular cadena de hoteles del Reino Unido y encontró una conexión entre ciertas posiciones para dormir y las características psicológicas (algo así como un horóscopo de las posturas del sueño).

Para Chris Idzikowski, director del Servicio de Evaluación y Asesoramiento del Sueño, la ventaja de observar a alguien cuando duerme es que no tiene consciencia de la imagen que proyecta, y por eso las conclusiones de su análisis son mucho más claras.

Echa un vistazo a las tres posiciones más comunes para dormir, y a lo que podrían estar diciendo acerca de tu personalidad y tu salud.

Si duermes de lado, en posición fetal, podría significar que estás preocupado. Según la encuesta Phipps, quienes descansan así son meticulosos y les gusta que todo esté en su lugar.

Cuanto más altas estén las rodillas y más baja la cabeza, dormirás mejor.

Si duermes con los brazos estirados delante del cuerpo probablemente tengas un carácter abierto y seas extrovertido. Además, eres informista y esperas algo más en la vida; siempre estás listo para aprovechar cualquier oportunidad que te presente la vida. ¡No dejas escapar ningún tren!

Cómo afecta a tu salud: brazos y piernas pueden resentirse debido a la presión del propio peso corporal, tanto que puedes sufrir dolor crónico cen las extremidades. Esta posición también puede provocar lo que se conoce como ‘reflujo ácido’, especialmente si te tumbas sobre el lado derecho.

"Para evitarlo, coloca una almohada junto cuerpo para 'contener' el cuerpo o un cojín entre las rodillas para dar apoyo extra a la espalda", explica Salas. 

Si duermes boca arriba, con el cuerpo recto y los brazos a los lados, esto podría indicar que que eres una persona inflexible y rígida, según Phipps.

Los que adoptan la 'postura del tronco' tienden a ser mandones, tercos y a imponer tus criterios. Pero si colocas los brazos por encima de la cabeza aún hay esperanzas (no está todo perdido), puede que estés dispuesto a escuchar y ayudar a los demás, aún tienes cualidades para ser un gran amigo.

Las personas tercas, autoritarias y distantes duermen boca arriba, pero con los brazos estirados a los lados.

Cómo afecta a tu salud: es bueno porque se consigue alinear la columna vertebral y reducir al mínimo la presión nerviosa de las extremidades. Sin embargo, puede empeorar las cosas si roncas o tienes apnea del sueño, dos condiciones que repercuten negativamente en tu salud y que causan problemas al que duerme al lado dificultando la relación de pareja.

Dormir así (sobre la espalda) también puede hacer empeorar el reflujo ácido e impedirte conciliar el sueño. Trata de incorpórate un poco colocando otra almohada o un cojín debajo de la cabeza.

Si duermes boca abajo, con los brazos extendidos hacia delante, a ambos lados de la cabeza, (Phipps llama a esta posición "caída libre") podría significar que a menudo sientes que no tienes mucho control sobre lo que sucede en tu vida. Te sientes como un mero espectador o que simplemente estás huyendo hacia delante.

Si es tu caso, es posible que te despiertes sintiéndote ansioso o preocupado por las tareas y asuntos que quedaron pendientes del día anterior.

Es la posición menos cómoda. Si duermes boca abajo, te obsesiona el control.

Cómo afecta a tu salud: como las camas no se construyen como las camillas de masaje, con agujeros para que podamos insertar la cabeza y respirar al tiempo que mantenemos nuestro cuello en línea con nuestra columna vertebral, durante el sueño giras el cuello hacia un lado u otro.


¿El resultado? Tensión, rigidez, espasmos musculares y dolor crónico. Solución: intenta dormir de lado o hacia atrás; la extensión del cuello que se requiere para respirar con facilidad es demasiado extrema para el cuerpo.

https://es.tendencias.yahoo.com/blogs/salud-y-bienestar/lo-que-tu-postura-al-dormir-dice-acerca-de-tu-personalidad-y-tu-salud-050009663.html#more-id

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...