martes, 17 de noviembre de 2015

Contra las mantitas

¡Ya se sacan hasta en las terracitas!

Saber que existen los antiterracitas es un consuelo muy grande, aunque esas personas tengan nombres raros. Pero el entusiasmo dura poco cuando te pones a pensar en terracitas y cañitas y recuerdas que eso no se acaba con el veranito. El ejército de Flanders nunca se rinde. Ahora que llega el frío vuelven las mantitas y los cafelitos. Y cuando dices en voz alta que de ninguna manera vas a desayunar churritos con chocolatito, te miran con pena y desprecio hasta los antiterracitas.

El verano nos ablanda el cerebro y el invierno nos congela el córtex prefrontal. 

La culpa de todo la tienen las mantitas. Su uso indiscriminado es insoportable. Antes no las usábamos porque teníamos batas y utilizábamos la bonita palabra boatiné. Ahora nadie dice boatiné, sólo se habla de mantitas, todo el rato. Es como un tic, todo el mundo quiere su mantita y decir mantita constantemente. Igual que yo en este artículo. Es como un virus, se pega horrores, y cuando empiezas a decirla no puedes parar. ¡Acércame la mantita!

Lo peor es que ya hay mantitas hasta en las terracitas. ¿Cuándo ha habido en España mantas en las terrazas? ¿CUÁNDO? Ahora están en todas, como si fuera normal. Esta moda es una excentricidad y una marranada. Yo he visto cosas que no creeríais, he visto a gente sonarse los mocos en las mantitas de las terracitas. Y luego se secan y no hay quien los arranque.

Pero les da igual, esas personas parecen normales, aunque luego vayan a las terracitas y se tapen con las mantitas debajo de las estufitas. Dan mucho miedo. Conozco un bar que no tiene, pero los mantitas nunca se dan por vencidos y siempre piden una. Menos mal que hay un súpercamarero inmune que les responde impasible “una manta de hostias te voy a dar” (historia basada en hechos reales).

Ese hombre es un tío guay. A veces en invierno hasta espanta a los mantitas de la terracita porque los confunde con palomas. Por cierto, ¿dónde están las palomas?¿Por qué el ayuntamiento sólo las compra en verano? ¿O acaso son como los mosquitos?

Me gusta mucho que en invierno no haya mosquitos y la palabra mosquito me gusta más aún porque no se le puede hacer el diminutivo. No como con piojito. Ahí está el meollo de este asunto: las mantitas de las terrazas tienen piojos. Moquitos y piojitos. Si lo has pensado muchas veces, para qué te tapas con ella.

Ahora ya tienen mantitas hasta en los barrios ricos. En esos pisos hay calefacción central a 50 grados, pero da-i-gual. Los yonkis de las mantitas resisten a la ebullición. Una persona normal se autocombustionaría, pero ellos no. Ellos se tapan con su mantita y dicen “ains, qué a gustito estoy con mi mantita”.

A algunas el año pasado se les fue el tema de las manos y hasta se vestían con ellas. La invasión de las batimantas es algo muy cruel y muy duro. Nivel tope de adicción.

La culpa de todo la tiene Pinterest.

Suelta la mantita ya. Libérate. Inmunízate.

https://es.vida-estilo.yahoo.com/post/133396884535/contra-las-mantitas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...