domingo, 6 de diciembre de 2015

Entre controversias, aprueban el primer transgénico para consumo humano directo en Argentina

A nivel mundial hay gran debate en torno a todo lo que sea transgénico. Y Argentina no se queda atrás, ya que a pesar de una serie decuestionamientos acerca de los efectos en la salud y la parcialidad de estudios previosllevados a cabo, el pasado mes de octubre se aprobó el cultivo y la venta de los dos primeros transgénicos hechos en el país. 

Se trata de una soja resistente a la sequía, la primera en el mundo; y una papa resistente al virus PVY, una enfermedad que afecta a los tubérculos, convirtiéndose en la primera papa transgénica en el país para consumo humano directo. 

Sin embargo existe la controversia en torno a que los organismos en Argentina encargados de la aprobación de los transgénicos se basan en los estudios de las mismas empresas que los producen y comercializan, los cuales no son de conocimiento público. 

En 2014, cuando aún se estaban realizando los experimentos, el CELMA (Centro de Estudios Legales del Medio Ambiente) solicitó un informe al Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación sobre la papa transgénica, acerca de los permisos de liberación de las semillas en el país, con identificación de cada uno de los predios donde se llevaron a cabo lo ensayos detallando las instancias de aislamiento, tipo de monitoreo que se realizó y cuáles fueron las medidas de control adoptadas. 

Asimismo requerían una "instancia de participación ciudadana a fin de que la población en general y la comunidad científica independiente puedan acceder a los estudios ambientales y sobre inocuidad alimentaria, a fin de formular las observaciones pertinentes". 

Pero el Ministerio nunca dio una respuesta. Fernando Cabaleiro, abogado del CELMA, afirmó: "Nunca hicieron pública la evaluación sobre la inocuidad alimentaria, ya que la papa es de consumo directo. Suelen hacer estudios en ratas de sólo tres meses, cuando deben ser de dos años. Y, muy grave, la papa transgénica se aprobó sin haber descartado sus posibles efectos cancerígenos", comunicó el medio Al Dorso. 

Desarrollado por científicos argentinos, con la interacción entre lo público y lo privado, la soja transgénica pertenece a Indear, una empresa fruto de la alianza entre Conicet y Bioceres; mientras que la papa fue desarrollada por el Conicet y comercializada por Tecnoplant, del grupo Sidus. 

El organismo clave en la aprobación de los transgénicos en Argentina es la Comisión Nacional de Biotecnología (Conabia). El periodista Darío Aranda cuestiona tanto la injerencia que tienen las grandes multinacionales -como Monsanto, Bayer, Syngenta y Dow- en la aprobación de los transgénicos que estas empresas impulsan, como así también que el organismo competente se basa en los propios estudios que estas empresas realizan. 

Los integrantes que conformaban la CONABIA fueron secretos hasta finales del 2014. "De 47 especialistas, más de la mitad (27) pertenecen a empresas (Monsanto, Syngenta, Bayer, Dow, Ledesma, Don Mario) o son científicos que realizan trabajos para las mismas compañías", afirma el periodista. 

Desde 1996, la Conabia aprobó 33 eventos transgénicos. Las empresas favorecidas fueron Monsanto, Syngenta, Pioneer-Dupont, Dow Agrosciences, Bayer, Nidera y Basf. 

Con la aprobación de una papa transgénica, Argentina ofrecerá a su población el consumo directo de este tipo de alimentos. Como lo informa el diario Clarín, hasta el momento Argentina tenía autorizado 32 transgénicos, para la soja, el maíz y el algodón. Pero ninguno de estos era para consumo humano directo, lo cual no había generado muchas resistencias. Es por esto que Tecnoplant le informó al diario que no se precipitarán y que empezarán a comercializar las semillas recién dentro de dos años. 

El hecho de que sea el primer transgénico para consumo humano desata de nuevo eldebate respecto a sus efectos en la salud, ya que los que se oponen a los transgénicos, alegan que su consumo puede dañar la salud humana y el medioambiente. Mientras que sus defensores argumentan que no está comprobado sus efectos dañinos. Asimismo existe la pregunta de si se podrá distinguir la papa genéticamente modificada de la que no lo es. Por el momento en Argentina no existe una ley para identificar los productos transgénicos

sab, 05 dic 2015 16:40 UTC
http://es.sott.net/article/42949-Entre-controversias-aprueban-el-primer-transgenico-para-consumo-humano-directo-en-Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...