jueves, 21 de enero de 2016

“La medicación no sirve para nada mas que para intoxicarlos y drogarlos” : testimonio de una madre

El colegio dibujado por un niño


Ana es la madre de Ángel, un chaval que a los cinco años fue diagnosticado de TDAH, ahora tiene ya 18 años y dejó hace dos la medicación. 

Accede a hablar con Humanistas de Carabanchel cuando le pedimos que lo hiciera, porque quizás lo que ella relata pueda servir a otras madres o padres como elemento a tener en cuenta antes de decidirse a medicar a su hijo

Hola Ana, gracias por tratar con nosotros tu experiencia, y ponerla a disposición del resto de padres y madres, ¿quieres presentarte tu misma?

Si, Soy Ana, la mamá de Ángel, un un chico que ahora tiene 18 años y que con 5 años fue diagnosticado de TDAH, y por consejo de la profesora en ese momento, de la orientadora del colegio y una neuróloga empezamos a medicarle. La medicación se debía a que era un niño muy inquieto, muy nervioso, no prestaba atención, molestaba a los otros niños, con lo cual fue etiquetado rápidamente de niño difícil y problemático.

¿Puedes explicarnos un poco como fue tu experiencia con la medicación y que es lo que piensas ahora de ello?

El proceso de la medicación fue por consejo, me pintaron la cosa muy bien, que el niño dejaría de tener problemas en el colegio, dejaría de estar tan inquieto, que ganaría en calidad de vida escolar. Empecé a medicar a mi hijo con Rubifen y al poco tiempo salió Concerta y empezó a tomar Concerta Al empezar con el Concerta que empezó a tener problemas con la comida, problemas de sueño, empezó un poco de efecto rebote y siempre estaba nervioso, inquieto y era muy difícil poder conseguir que llevara una vida normal, poder ir con él a cualquier sitio. Meterle en una gran superficie era imposible, lo empezaba a tocar todo, se metía por todos los sitios, tenías que estar muy pendiente de él. Entonces a causa de estos efectos de la medicación empezamos a aislarnos. Dejamos de ir a comprar, de ir a jugar con otros niños y de hacer la vida normal que hace un niño de esa edad, cinco, seis, siete años.

A partir de aquí empezamos el peregrinaje de psicólogo en psicólogo y de psiquiatra en psiquiatra. La primera psicóloga trabajaba con la atención, te daba pautas, pautas que costaba mucho poder llevar a cabo por la manera en que él estaba entonces y yo decidí cambiar de psicólogo y empezamos a ir a un centro donde están especializados en el tratamiento de niños de este tipo. TTodo esto me suponía unos gastos económicos importantes, consultas de psicólogos a 50 € la hora, cajas de concerta a 60€. Etc.

Pero a largo plazo, cuando fueron pasando unos cuantos años, fui comprobando que esta medicación le produjo otro tipo de trastorno, en una depresión que le conducía a una anorexia. El niño tuvo que ser tratado en la unidad de trastornos alimenticios durante casi dos años con antidepresivos. Cunado cuando termino el tratamiento paa la depresión otra vez volvimos al metilfenidato en este caso Mediquinez. Estuvimos con este fármaco un poco de tiempo mas y cuando ya se veía era totalmente inútil en cuanto a tema de notas escolares y de comportamiento, quisieron recetarle otro tipo de medicamento, un medicamento restringido, mas fuerte, que incluso había que ir a la inspección médica para sellar la receta. Entones yo me negué totalmente t suspendí el tratamiento. De esto hace dos años, el niño no ha tenido ningún tipo de secuela, pero sigue teniendo problemas, es un chico muy despistado, muy desordenado, muy olvidadizo pero dentro de esto puede llevar una vida normal

¿A una madre o padre que ahora acaban de diagnosticar a su hijo con TDAH que le aconsejarías?

Pues yo le aconsejaría que antes de empezar a medicarlo intentara buscar otras alternativas. Yo con mi hijo trabajé muchísimo la comprensión lectora, para mejorar la memoria. Es cierto que al principio es un trabajo enorme, pero a medida que va pasando el tiempo te das cuenta de que es lo que funciona. La memoria inmediata les falla porque no prestan atención y no asimilan nada de lo que oyen. Pero si vas trabajas con ellos poco a poco, y consigues que ellos, centren la atención y ellos mismos se dan cuenta de que ese trabajo les sirve. Yo tengo que decir que mi hijo ahora esta cursando un grado medio de electro mecánica. El año pasado terminó con unas notas estupendas en el instituto sin ningún tipo de medicación, sin ningún problema y sin ningún tema añadido, de discriminación por que esté medicado ni nada de eso. Creo que en estos dos años que lleva sin medicar hemos conseguido más que en muchos años de colegio y de pasar por distintos profesores que, bueno, algunos han dejado mucho que desear.

¿Cómo es tu relación con tu hijo en la actualidad después de todas las dificultades que habéis pasado como es tu relación ahora con él?

Hay un vinculo especial entre él y yo por que hemos vivido cosas muy duras y muy fuertes juntos. El peregrinaje de médico en médico, el peregrinaje para que le atendieran en la unidad de trastornos alimenticios, el peregrinaje que hemos tenido que hacer de colegio en colegio ha sido duro, muy duro, yo creo que eso ha hecho que ese vínculo esté ahí y estará ahí siempre

¿Cómo te afectó en tu vida?

Tuve que involucrarme si o si, no me quedó mas remedio, por que si es cierto que el problema existe. No quizás como ellos lo enfocan. El problema está en que son niños que son un poco mas inquietos que los demás, que aprenden mas despacio que los demás y tienen mas dificultades en el colegio, y no queda mas remedio que implicarte. Tu no puedes desentenderte de un problema en el que ves que tu hijo, cada día cuando vas a buscarlo al colegio vas pensando es a ver que me encuentro hoy, a ver que me dicen hoy que ha hecho. Mi hijo llegó a entrar y salir por otra puerta diferente de los otros niños. Tuve que cambiar a mi hijo de colegio obligado o sea le tuve que sacar del colegio al que iba porque ya no lo aguantaba. Que un niño con 10 años te diga que no tiene ganas de vivir eso es muy fuerte. Para él ir al colegio era una tortura, cuando no le dolía un brazo, le dolía una pierna, la barriga o la cabeza. El pediatra me decía que somatizaba la tensión que vivía en el colegio.

¿Y que sensación te ha quedado de todo esto, ese peregrinaje de médicos de medicamentos?

Ana: Pues mira, la conclusión que he sacado es que todo esto es un gran negocio. Tanto a nivel médico, como a nivel medicinas, como a nivel de todo. Es un gran negocio montado en torno a los niños. En los colegios quieren niños dóciles, s tranquilos, que no molesten, que no den trabajo. Yo considero que el TDAH es un problema de aprendizaje, única y exclusivamente, es decir, si hubiera personas que estuvieran formadas adecuadamente para tratar a este tipo de cosas la medicación no tendría ningún sentido por que de hecho la medicación no sirve para nada salvo para intoxicarlos y para drogarlos. Esa es la palabra exacta.

Enviado por Arturo Viloria de Humanistas Carabanchel
http://periodismo-alternativo.com/2016/01/21/la-medicacion-no-sirve-para-nada-mas-que-para-intoxicarlos-y-drogarlos-testimonio-de-una-madre/#more-103184

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...