Entrada destacada

El efecto de los 'hongos mágicos' en enfermos de cáncer deja boquiabiertos a los científicos

Un estudio realizado en dos centros científicos de EE.UU. a enfermos de cáncer con ansiedad y depresión constata los efectos positivo...

jueves, 21 de enero de 2016

Se identificó al azúcar como la causa principal del aumento repentino del cáncer

De acuerdo con el estudio del Instituto de Investigación de Credit Suisse realizado en 2013, "Sugar: Consumption at a Crossroads" (Azúcar: el consumo en una encrucijada), hasta el 40 % de los gastos en atención médica en Estados Unidos van a enfermedades directamente relacionadas con el consumo excesivo de azúcar. 

Increíblemente, gastamos más de $1 billón cada año para combatir los efectos dañinos del azúcar, entre los cuales se encuentra la obesidad, diabetes, enfermedades cardiacas y cáncer. 

Actualmente, se está volviendo más reconocido el hecho de que el azúcar y la obesidad están relacionados a un mayor riesgo de cáncer. De acuerdo con un reporte sobre la carga global de cáncer, publicado en 2014, la obesidad es responsable de un estimado de 500 000 casos de cáncer al año en el mundo entero. 

Casi dos tercios de los cánceres relacionados con la obesidad, entre los cuales se encuentra el cáncer de colon, recto, ovario y útero, se dan en Norte América y Europa. Y un reporte británico más reciente estima que en los siguientes 20 años, la obesidad podría ocasionar 670 000 casos adicionales de cáncer únicamente en el Reino Unido. 

De acuerdo con BBC News, el Cancer Research UK y el reporte de UK Health Forum piden que se prohíban los anuncios de comida chatarra que salen al aire antes de las 9 pm, para tratar el aumento descontrolado de la obesidad y de las enfermedades relacionadas con ésta. 

Comentario: Recomendamos ampliamente ver el siguiente documental donde se exponen las principales mentiras sobre la industria alimenticia. Las grandes corporaciones que se ocupan de nuestra alimentación tienen como menor preocupación la salud de las personas, todo se trata única y exclusivamente en vender: 

Mientras tanto, una investigación alemana acerca de las enfermedades inducidas por la alimentación y los costos de los tratamientos relacionados revela que la enfermedad oral inducida por el azúcar representa la mayor parte de los costos nacionales en atención médica. 

Como afirma Dentral Tribune:
"...[E]l impacto substancial del consumo de azúcar que se encontró en el estudio se debió principalmente a los costos del tratamiento de las caries y otras enfermedades del tejido duro de los dientes, enfermedades cardiovasculares, diabetes mellitus, cáncer de recto y colon, así como enfermedad crónica del riñón".Cómo el exceso de azúcar y la obesidad promueven el cáncer 

Uno de los mecanismos mediante los cuales el azúcar promueve el cáncer y otras enfermedades crónicas es al ocasionar disfunción mitocondrial

Ya que el azúcar no es nuestro combustible ideal, se quema de forma sucia con más especies reactivas al oxígeno que grasa, lo que genera muchos más radicales libres, los cuales a su vez ocasionan daños en las mitocondrias y en el núcleo del ADN, en conjunto con la disfunción de las membranas celulares y la proteína... 

Las investigaciones también han demostrado que consumir alimentos en exceso de forma crónica tiene un efecto similar. La mayoría de las personas que comen en exceso también tienden a consumir muchos alimentos cargados de azúcar, un doble revés, en términos del riesgo de cáncer. 

El consumo excesivo crónico genera estrés en el retículo endoplasmático (RE), la red membranosa que se encuentra en la mitocondria de las células. Cuando el RE recibe más nutrientes de los que puede procesar, le indica a la célula disminuir la sensibilidad de los receptores de insulina en la superficie de ésta. 

Por lo tanto, comer continuamente más de lo que su cuerpo realmente necesita promueve la resistencia a la insulina, por el simple hecho de que sus células están estresadas por el trabajo que les ocasiona el exceso de nutrientes. La resistencia a la insulina, a su vez, se encuentra en el núcleo de la mayoría de las enfermedades crónicas, como el cáncer. 

El jarabe de maíz de alta fructosa es el culpable principal del cáncer 

Esto también ayuda a explicar por qué el ayuno intermitente (así como otros tipos de restricción calórica) es tan efectivo para revertir la resistencia a la insulina, reducir su riesgo de cáncer y aumentar la longevidad. 

La obesidad, causada por la combinación de consumir una gran cantidad de fructosa o azúcar refinada y ayunar rara vez, si es que alguna vez se hace, también promueve el cáncer a través de otros mecanismos, incluyendo la inflamación crónica y una producción elevada de ciertas hormonas, como el estrógeno, las cuales están relacionadas con un mayor riesgo de cáncer de seno. 

De acuerdo con las investigaciones, recientes del MD Anderson Cancer Center de la Universidad de Texas, el azúcar refinado no solo aumenta significativamente su riesgo de cáncer de seno, sino que también aumenta su riesgo de que los tumores se propaguen a otros órganos. 

Además, este estudio encontró que fue principalmente la fructosa refinada del jarabe de maíz de alta fructosa, que se encuentra en la mayoría de los alimentos y bebidas, la responsable de los tumores de seno y la metástasis. 

Sin azúcar el cáncer no puede desarrollarse 

Una de las estrategias más poderosas que conozco para evitar o tratar el cáncer es matar de hambre a las células al privarlas de su fuente de alimentos, la cual es principalmente el azúcar y el consumo excesivo de proteína. 

A diferencia de las demás células de su cuerpo, las cuales pueden quemar carbohidratos o grasa como combustible, las células de cáncer han perdido esa flexibilidad metabólica y solo pueden desarrollarse si hay suficiente azúcar. 

En 1931, el Dr. Otto Warburg recibió un Premio Nobel por este descubrimiento. Tristemente, muy pocos expertos han aceptado esta teoría metabólica del cáncer, aunque si aceptan la teoría de la genética nuclear, que es un efecto cascada de la disfunción mitocondrial. 

No se equivoque, lo PRIMERO que debería hacer si desea evitar o tratar el cáncer si tiene resistencia a la insulina o leptina (la cual está presente en el 85 % de las personas) eseliminar de su alimentación todas las fuentes de azúcar o fructosa y los carbohidratos de los granos, para optimizar la señalización de las vías que contribuyen a la transformación maligna. 

Reduzca su consumo de fructosa y de carbohidratos sin fibra 

Yo recomiendo limitar su consumo de fructosa a máximo 25 gramos al día, de todas las fuentes, incluso de la fruta. Si tiene resistencia a la insulina, haría bien al ponerse como límite máximo 15 gramos al día. 

Los pacientes de cáncer se beneficiarían aún más con un límite más estricto. Para un debate más detallado, revise mi entrevista con el Dr. Seyfreid

Yo, personalmente, creo que la mayoría de las personas se beneficiarían de reducir su consumo de carbohidratos sin fibra (el total de los carbohidratos menos la fibra), no solo el de fructosa, a menos de 100 gramos al día. Yo generalmente mantengo el mío en alrededor de 50 a 60 gramos al día. 

La forma más fácil de disminuir dramáticamente su consumo de azúcar y fructosa es cambiar a los alimentos REALES, ya que la mayor cantidad de azúcar añadida que ingiere proviene de los productos procesados, no de añadir una cucharadita de azúcar a su té o café. Aunque también hay otras formas de reducirlo. Entre estas encontramos:

Disminuir la cantidad de azúcar que añade personalmente a sus alimentos y bebidas.

Usar stevia o Lo Han en vez de azúcar o de endulzantes artificiales. Puede conocer más acerca de los mejores y peores sustitutos del azúcar en mi artículo previo"Sustitutos del Azúcar- Lo Que Es Seguro y Lo Que No"

Usar fruta fresca en vez de fruta enlatada o azúcar en las comidas o recetas que necesitan un poco de dulzor.

Usar especias en vez de azúcar para darle sabor a sus alimentos.Hay señales de progreso, aunque las normas alimenticias siguen estando equivocadas 

El consumo excesivo de azúcar en Estados Unidos puede rastrearse directamente a las normas alimenticias erróneas y a los subsidios agrícolas inapropiados. Sin embargo, se va progresando, ya que las normas alimenticias para Estados Unidos del año 2015 al 2020 ahora recomiendan limitar el consumo de azúcar a máximo el 10 % de las calorías diarias. 

Las tendencias de las búsquedas de Google también revelan que actualmente hay más personas que están preocupadas por llevar una alimentación baja en azúcar, que baja en grasa. 

Desafortunadamente, las normas alimenticias todavía sugieren limitar la grasa saturada al 10 % de las calorías, lo cual probablemente sea muy poco para la mayoría de las personas. Trágicamente, tampoco hace ninguna distinción entre las grasas saturadas y las grasas trans, que de forma definitiva son dañinas. 

Las grasas saturadas son, en realidad, muy importantes para la salud óptima y las personas con resistencia a la insulina o leptina deben aumentar entre un 50 y 80 % su consumo de calorías diarias de grasas saludables. 

Las grasas trans, por otro lado, no tienen ningún valor saludable a favor, y la evidencia sugiere que no hay un límite seguro para ellas. Además de ese error evidente, el problema de las nuevas normas es que hay que limitar al 10 % de las calorías diarias al azúcar y a las grasas. 

Esto ignora completamente el hecho de que mientras disminuye el azúcar (carbohidratos), necesita reemplazar la energía perdida con algo más, y ese algo es la grasa saludable, la cual se encuentra en el aguacate, semillas y frutos secos orgánicos, mantequilla orgánica y sin procesar, queso y aceite de coco, por nombrar algunos. 

Comentario: En este caso los editores SOTT recomendamos ampliamente a los lectores informarse más sobre los beneficios que puede tener una dieta cetogénica; alta en grasas, moderada en proteína y casi nula en carbohidrato:

Sin embargo, si hay varias cosas que son correctas. Además de la recomendación de limitar el azúcar, se han eliminado los límites al colesterol alimenticio, lo cual le da el visto bueno al huevo y a otros alimentos ricos en colesterol. También afirman que la mayoría de las personas en Estados Unidos deberían reducir la cantidad de carne roja que consumen. 

Como he mencionado antes, el riesgo de consumir demasiada proteína involucra un mayor riesgo de cáncer, ya que puede tener un efecto estimulante en la vía mTOR, la cual representa un papel importante en muchas enfermedades, como el cáncer. 

Cuando se reduce la proteína a sólo lo que el cuerpo necesita, la vía mTOR se mantiene inhibida, lo cual ayuda a reducir las probabilidades del crecimiento cancerígeno. Como regla general, le recomiendo limitar su proteína a medio gramo por libra de masa magra corporal, lo cual es para la mayoría de las personas entre 40 y 70 gramos al día. 

El gobierno de Estados Unidos ha fomentado por mucho tiempo el consumo de azúcar 

Al haber un alimento--el azúcar--que causa problemas de salud tan penetrantes y un gasto nacional tan grande (de nuevo, ¡aproximadamente $1 billón al año!), los reguladores harían bien al fomentar un menor consumo. Sin embargo, no lo hacen. 

Las nuevas normas alimentarias han dado un paso en la dirección correcta, pero para llegar realmente a la raíz del problema de la obesidad, también necesitan volver a considerar el subsidio al azúcar y al maíz. 

Los subsidios agrícolas le brindan jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF), comida rápida, comida chatarra, carne de res de animales alimentados con maíz de las operaciones concentradas de alimentación animal (CAFO, por sus siglas en inglés), monocultivos y una variedad de otros contribuidores para nuestra alimentación contemporánea dañina. 

Tanto la industria del azúcar, como la del maíz (de donde se obtiene el jarabe de maíz de alta fructosa) tienen grandes subsidios de los contribuyentes. Además, como afirmó el año pasado Washington Post:

"La industria [del azúcar] solía presumir que la protección que el gobierno le daba no le cuesta directamente a los contribuyentes, pero esta declaración ha sido explotada debido a los desarrollos recientes del mercado que forzaron, en efecto, al gobierno federal a comprar toneladas y toneladas de azúcar para venderlas con pérdida a las refinadoras de etanol, así como a precios de apoyo. Los contribuyentes recibieron un golpe de aproximadamente $258 millones en el año fiscal 2014".Miles de millones de dólares van a los agricultores de maíz, quienes han disminuido tanto el precio de este producto de JMAF que es la fuente número uno de calorías en la alimentación estándar de Estados Unidos, simplemente porque es muy barato. 

Mientras tanto, se han distribuido muy pocos subsidios agrícolas para los agricultores que producen nuestros cultivos. Entre 1995 y 2012, la cantidad que se le otorgó a los productores de maíz fue $84 427 099 356 dólares. Compare esa cantidad con la que llegó a los productores de manzanas: $242 064 005. 

En un reporte de 2012, llamado "Apples to Twinkies" (de manzanas a Twinkies), se determinó que cada año sus dólares de impuestos (en la forma de subsidios) podrían permitirle comprar 19 Twinkies, aunque menos de un cuarto de una manzana red delicious. 

No cabe duda de que la decisión del gobierno de Estados Unidos de subsidiar los ingredientes de la comida chatarra, en vez de los alimentos reales, como los productos agrícolas frescos, represente un gran papel en los hábitos alimenticios de las personas en Estados Unidos, ya que las personas generalmente consumirán lo que está disponible y lo que puedan pagar. 

Actualmente, la mayoría de las personas en Estados Unidos gastan más del 90 % de su presupuesto para alimentos enproductos procesados, los cuales generalmente están cargados de fructosa o azúcares añadidos y ofrecen muy poco, en términos de valor nutricional. 

La obesidad es el resultado de tales hábitos alimenticios y hacer que los alimentos reales estén disponibles más fácilmente a un precio más bajo podría ayudar bastante a revertir esta tendencia. 

Estudio: reducir el contenido de azúcar y cobrar impuestos a la soda podría disminuir bastante la obesidad 

La sugerencia de un impuesto para la soda se ha ignorado por varios años, tanto en Estados Unidos como en Gran Bretaña, y en otros lugares. La gran mayoría ha fallado, debido a la presión intensiva y a las campañas locales antiimpuestos de la industria del azúcar. 

Sin embargo, sí tuvieron éxito en un lugar. En México, donde se promulgó, desde el 1ro de enero de 2014, un impuesto del 10 % en las bebidas azucaradas, las ventas de tales bebidas disminuyeron un 12 % en un año. Según reportó Newsweek,

"La disminución del consumo fue mayor entre las personas que ganaban menos, y parece que aumentará con el tiempo conforme cambien los hábitos de las personas... Frank Chaloupka, economista de la Universidad de Illinois en Chicago, quien no estuvo involucrado en el estudio, dice que el impuesto debería aplicarse en otros lugares y que mejoraría la salud al fomentar un menor consumo de azúcar. 

"Creo que el impuesto a las bebidas azucaradas debería ser parte de una estrategia completa para promover la alimentación saludable y reducir la obesidad", dice. "Las experiencias en México demostraron su efectividad para alterar el comportamiento de los consumidores, lo que es casi seguro que eventualmente aparecerá como una disminución en la obesidad", añade.Otras investigaciones sugieren que disminuir simplemente el contenido de azúcar en las sodas podría lograr el objetivo. Un estudio británico, que evaluó los beneficios potenciales para la salud de la disminución gradual del contenido de las bebidas durante un periodo de 5 años, sugiere que tal estrategia podría prevenir 1 millón de casos de obesidad en 20 años. 

Mientras que el impacto personal sería bastante pequeño, reducir el consumo de calorías de una persona promedio, por tan solo 30 calorías al día, para el final del quinto año (lo que equivaldría a una pérdida de peso de solo 1.2 libras), el gran efecto social seguiría siendo pronunciado. 

Al reducir el peso de las personas aunque sea ligeramente, se prevendría un estimado de entre 274 000 a 309 000 casos de diabetes tipo 2 durante las siguientes dos décadas. Aun así, si considera que las industrias del azúcar y el maíz están luchando por recibir los mayores subsidios y porciones del mercado para brindarle cáncer, tendría sentido dejar de subsidiar al azúcar y al maíz antes de que comience a pagar impuestos por los productos azucarados. 

Los pruebas para detectar el cáncer no salvan vidas 

Convencionalmente se promociona las pruebas para detectar el cáncer como parte importante para la "prevención del cáncer", incluso cuando no lo son. Actualmente, los investigadores cuestionan la validez de los anuncios del servicio público que afirman que "las pruebas para detectar el cáncer salvan vidas". 

De acuerdo con los análisis recientes, es "confuso" si las pruebas realmente salvan vidas y los investigadores advierten que tal afirmación es "engañosa". 

Según reportó Newsweek:

"El problema, dicen, es que este dicho ubicuo está basado en que podrían disminuir las muertes de la enfermedad en la que se enfocan, aunque no toma en cuenta las muertes relacionadas a los factores relacionados con las pruebas mismas. Seguro, las pruebas del cáncer de próstata podrían reducir la incidencia de muerte de esa enfermedad específica, pero, ¿reducen la mortalidad general de la persona que se realizó el examen? Tal vez no.Por ejemplo, la prueba del cáncer de próstata es conocida por dar "numerosos" resultados positivos-falso... y contribuye a más de 1 millón de biopsias de próstata al año. El procedimiento está "relacionado con varios daños severos, como la admisión en un hospital y la muerte". Además, los hombres que son diagnosticados con cáncer de próstata son "más propensos a sufrir un ataque cardiaco o suicidarse un año después del diagnóstico". En ambos casos, las muertes no se deben al cáncer mismo, sino que están relacionadas a la prueba". 

Lo mismo sucede con las pruebas de cáncer de seno y de cáncer colorrectal: 

El 60 % de las mujeres que se someten regularmente a una mamografía durante 10 años reciben en algún punto un resultado positivo-falso, lo que ocasiona angustia y tratamientos innecesarios, los cuales pueden tener efectos secundarios severos. Los estudios también han mostrado que las mamografías de rutina no tienen ningún efecto en los índices de muerte. 

Como afirma Reuters:

"Estos exámenes evitan solo 1 muerte por cáncer de seno de cada 1000 mujeres que se someten a ella. "Solía haber anuncios que decían que si una mujer no había recibido una mamografía, necesitaba examinar más que sus senos", dijo Prasad. "El hecho de que la profesión médica promoviera tanto las pruebas, cuando siempre habían sido un acto de equilibrio, cuando siempre fueron una elección personal, es bastante lamentable".Un estudio que observó la prueba para detectar el cáncer colorrectal encontró 128 muertes de cada 10 000 personas que se sometieron a ella, en comparación con 192 muertes de cáncer de cada 10 000 individuos que no lo hicieron. 

Mientras que había menos muertes de cáncer entre aquellas personas que se sometieron a la prueba, esta relación desapareció completamente cuando observaron la mortalidad por todas las causas. Cuando se incluyó la mortalidad por todas las causas, no hubo una diferencia significativa entre los dos grupos. 

Es tiempo de cambiar el debate sobre las pruebas para detectar el cáncer 

De acuerdo con los autores, para determinar si las pruebas para detectar el cáncer realmente salvan vidas, "se necesitan estudios estadísticamente robustos basados en millones de personas". Esta sería una empresa costosa, admiten, "aunque no más que el apoyo a los programas de evaluación de la población en masa con beneficios que no han sido comprobados". 

En un editorial anexo, el Dr. Gerd Gigerenzer, director del Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano afirma que:

"En vez de despilfarrar recursos en "megapruebas" que tienen una pequeña oportunidad para detectar una reducción mínima en la mortalidad general, con el costo adicional del daño a grandes cantidades de pacientes,deberíamos invertir en primer lugar en la información transparente.Es tiempo de cambiar el tipo de comunicación sobre las pruebas para detectar el cáncer, de la sórdida persuasión a algo más directo".Para hacerlo, sugiere darles panfletos a los pacientes con cajas de información que presenten claramente los datos disponibles, como la siguiente hoja de Concientización de Riesgos, la cual muestra que mientras que las mamografías reducen la mortalidad específica del cáncer en 1 de cada 1 000 mujeres, esta diferencia no se refleja en la mortalidad general. 

Y que, hasta 10 mujeres de cada 1000 que se someten a la prueba sufrirán la extirpación innecesaria del seno, como resultado de un resultado positivo falso. 

Al tener tal información, los pacientes deberán ser capaces de tomar una decisión personal acerca de la posibilidad de que en su situación particular pudiera valer el riesgo de realizarse la prueba. También afirma que mientras que algunos pacientes podrían beneficiarse de las pruebas, los doctores no deberían exagerar el valor de los análisis. En un email para Reuters, el Dr. Gigerenzer dice:
"La conclusión es que, después de décadas de investigación no hemos encontrado evidencias claras de que las pruebas salven vidas, aunque hay evidencias nítidas de que sí dañan a muchas personas".La prevención del cáncer inicia con sus decisiones de estilo de vida

Las pruebas para detectar el cáncer se presentan como la mejor forma de "prevención" que puede tener contra varios tipos de cáncer. Pero un diagnóstico temprano no es lo mismo que la prevención. Y las pruebas para detectar el cáncer que hacen más mal que bien, a duras penas podría calificar como lo mejor que podemos esperar... 

Creo que la gran mayoría de los cánceres podrían prevenirse al aplicar estrictamente estrategias básicas, lógicas y de un estilo de vida saludable, como las siguientes:

Consuma alimentos reales; evite los alimentos procesados y los azúcares, especialmente la fructuosa procesada

Todos los tipos de azúcar son dañinos para la salud general y promueven el cáncer. Sin embargo, la fructuosa es claramente uno de los más dañinos y debería evitarse tanto como sea posible.

Deje de comer AL MENOS tres horas antes de irse a la cama. Hay bastantes evidencias convincentes que demuestran que si suministra combustible a las mitocondrias en las células cuando no lo necesitan, se filtrarán grandes cantidades de electrones que liberarán especies reactivas al oxígeno (radicales libres), lo cual daña el ADN mitocondrial y eventualmente el nuclear.

También hay evidencias que indica que las células de cáncer han dañado uniformemente la mitocondria, así que lo último que debería hacer es comer antes de irse a dormir. Personalmente, yo me he puesto como objetivo ayunar seis horas antes de la hora de dormir.

Optimice sus niveles de vitamina D. La vitamina D influye en prácticamente todas las células en su cuerpo y es una de las sustancias más naturales más poderosas que combaten el cáncer.

La vitamina D es capaz de entrar en las células cancerosas y desencadenar la apoptosis (muerte celular programada). Si usted tiene cáncer, su nivel de vitamina D probablemente debería estar entre los 70 y 100 ng/ml. La vitamina D actúa sinérgicamente con cada tratamiento contra el cáncer que conozco, sin efectos adversos. Le sugiero que vea mi conferencia gratuita de una hora acerca de la vitamina D para conocer más sobre ella.

Limite su proteína: Nuevas investigaciones han enfatizado la importancia de las vías mTOR. Cuando están activas, aceleran el crecimiento del cáncer.

Una manera para calmar esta vía es al limitar su consumo de proteína a un gramo de proteína por kilogramo de masa corporal magra, o aproximadamente un poco menos de medio gramo de proteína por cada libra de peso corporal magro.

Evite los productos de soya sin fermentar: La soya sin fermentar es alta en estrógenos vegetales, o fitoestrógenos, también conocidos como isoflavonas. En algunos estudios, la soya parece funcionar en conjunto con el estrógeno humano para aumentar la proliferación de las células de los senos, lo que aumenta la posibilidad de la mutación y el desarrollo de células cancerígenas.

Mejore la sensibilidad de su receptor de insulina y leptina: La mejor forma de hacerlo es evitar el azúcar y los cereales, y restringir los carbohidratos mayormente a los vegetales con fibra.
También asegúrese de hacer ejercicio, especialmente con el entrenamiento en intervalos de alta intensidad.

Haga ejercicio regularmente: Una de las razones principales por las que el ejercicio funciona para disminuir el riesgo de cáncer se debe a que reduce los niveles de insulina. Y controlar sus niveles de insulina es una de las formas más poderosas de reducir su riesgo de cáncer.

También se ha sugerido que la apoptosis (muerte celular programada) se desencadena con el ejercicio, lo que ocasiona que las células cancerígenas mueran.

Estudios también han encontrado que la cantidad de tumores disminuye en conjunto con la grasa corporal, lo que podría ser un factor adicional.

Esto se debe a que el ejercicio ayuda a disminuir los niveles de estrógeno, lo que explica por qué el ejercicio parece ser particularmente poderoso contra el cáncer de seno.
Mantenga un peso corporal saludable: Esto vendrá naturalmente conforme comience a comer de forma correcta para su tipo nutricional y haga ejercicio. Es importante perder el exceso de grasa corporal porque ésta produce estrógenos.
Beba entre medio y un litro de jugo de vegetales verdes orgánicos diariamente:Vea mis instrucciones para hacer jugos de vegeteales para obtener información más detallada.
Consuma suficientes grasas omega-3 de origen animal de alta calidad, como el aceite de kril: La deficiencia de omega-3 es un factor subyacente común del cáncer.

Use la curcumina: Este es el ingrediente activo de la cúrcuma y en concentraciones altas puede ser muy útil añadirlo al tratamiento del cáncer.

Por ejemplo, ha demostrado tener un gran potencial terapéutico para prevenir la metástasis del cáncer de seno.25

Es importante saber que la curcumina generalmente no se absorbe muy bien, así que aquí encontrará varios consejos para su uso.

Evite beber alcohol: Por lo menos limite sus bebidas alcohólicas a una al día

.Evite los campos electromagnéticos tanto como sea posible: Incluso las colchas eléctricas podrían aumentar su riesgo de desarrollar cáncer

.Evite la terapia de reemplazo de hormonas sintéticas, especialmente si tiene factores de riesgo de padecer cáncer de senoEl cáncer de seno es un cáncer relacionado con los estrógenos y de acuerdo con un estudio publicado en el Journal of the National Cancer Institute, el índice de cáncer de seno disminuyó en conjunto con el menor uso de la terapia de reemplazo hormonal. (Hay riesgos similares para las mujeres jóvenes que usan anticonceptivos orales. Las píldoras, que también se componen de hormonas sintéticas, han sido relacionadas al cáncer cervical y de seno).

Si experimenta excesivos síntomas de la menopausia, debería considerar en su lugar la terapia de remplazo hormonal bioidéntica, que utiliza hormonas que son molecularmente idénticas a las que su cuerpo produce y que no causan estragos en su sistema. Esta es una alternativa mucho más segura.
Evite el BPA, los ftalatos y otros xenoestróngenos: Estos compuestos son parecidos al estrógeno y han sido relacionados a un mayor riesgo de cáncer de seno.

Asegúrese de que no tiene deficiencia de yodo: Existen evidencias convincentes que relacionan esta deficiencia con ciertos tipos de cáncer. El Dr. David Brownstein, autor del libro Iodine: Why You Need it, Why You Can´t Live Without it (Yodo: por qué lo necesita y por qué no puede vivir sin él), es un defensor del uso del yodo en el cáncer de seno.
En realidad, tiene propiedades anticancerígenas poderosas y ha demostrado ocasionar la muerte de las células en el cáncer de seno y de la tiroides.
Para más información, le recomiendo que lea el libro del Dr. Brownstein. Yo he estado investigando el yodo durante algún tiempo, desde que entrevisté al Dr. Brownstein, ya que creo que la mayoría de lo que afirma es certero.
Sin embargo, no estoy completamente convencido de que sus recomendaciones sobre la dosis sean correctas. Creo que son muy altas.
Evite carbonizar la carne La carne carbonizada o asada a las brasas está relacionada con el aumento del cáncer de seno. La acrilamida - un cancerígeno generado al hornear, asar o freír los alimentos almidonados - ha demostrado también aumentar el riesgo de cáncer.

Comentario: Es importante que el lector realice una investigación propia sobre los temas que toca el artículo para así poder tomar las decisiones adecuadas en cuanto a su salud, recuerde que con una salud óptima todo en su vida podría tener un mejor rendimiento para el día a día y evitar cualquier tipo de enfermedades. Recomendamos ampliamente leer los siguientes artículos sobre dieta, la suplementación de yodo y la importancia que tiene la Vitamina D para nuestro organismo




Dr. Mercola
mie, 20 ene 2016 19:35 UTC

http://es.sott.net/article/43834-Se-identifico-al-azucar-como-la-causa-principal-del-aumento-repentino-del-cancer

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...