martes, 9 de febrero de 2016

Cómo hacer pilates en casa

pilates
Fuente: pinterest
¿Has probado el pilates? Elisabeth Torres, periodista y redactora en zaask nos cuenta un poco más sobre esta fantástica manera de mantener nuestro cuerpo y mente en forma y nos propone algunos ejercicios.
El pilates es una actividad destinada a la conexión entre el cuerpo y la mente, por lo que no estamos hablando de un deporte como tal, centrado simplemente en la parte física, sino que trabaja igualmente a nivel mental para que, siendo conscientes de nuestro cuerpo, sus capacidades y sus límites lleguemos a conocernos mejor a nosotros mismos y sepamos resolver nuestros problemas psicológicos a través del cuidado del cuerpo, pues la manera en que la mente se manifiesta es a través de dolores físicos. Por ello, hacer pilates te ayudará a establecer un sistema de conexión entre lo que realmente somos, esa unión de cuerpo y mente. Además, ese control de cuerpo nos permite aumentar la fuerza y la flexibilidad, lo que permite una mayor libertad de movimiento, evita dolores de espalda y aumenta el autocontrol y la autoestima. Otro punto a favor del pilates es que puede practicarlo cualquier persona, independientemente de la edad, el sexo o la condición física, pues no trata de llegar a un objetivo, sino que es consciente de que cada cuerpo tiene su límite y trabaja en base a ello. No se trata, por tanto, de conseguir tocarse los pies con las manos, sino que llegando a tu límite estarás haciendo el ejercicio suficiente y adecuado.
Por otra parte, esta actividad puede realizarse en casa, sin necesidad de aparatos, pues solo tendrás que extender una esterilla en el suelo y utilizar ropa cómoda. Sin embargo, es muy importante realizar correctamente las posturas y ejercicios, pues si no podemos acabar lesionándonos, por lo que hay que prestar atención a la disposición natural del cuerpo y no incurrir en posturas peligrosas para nuestra salud física. Pero veamos qué hay que tener en cuenta y algunos de los ejercicios que nos ayudarán a hacer pilates en casa:
Respiración: el aire entra por la nariz y nunca por la boca. La respiración debe ser constante, lenta, acompasada y llegando hasta la barriga, y no quedándose solo en los pulmones (recuerda: al inspirar hay que hinchar la barriga). Los músculos abdominales deben ayudar a esta respiración.
Concentración: no vale estar haciendo una tanda de media hora de ejercicios y estar pensando en que al terminar tienes que ir a hacer la compra. Como ya dijimos al principio, cuerpo y mente deben estar conectados, por lo que hay que relajarse mentalmente, dejar las preocupaciones y los pensamientos afuera y prestar atención al ejercicio en sí, pues solo así conseguiremos llevarlo a cabo correctamente.
Posición del cuerpo: la zona lumbar y abdominal deben funcionar como un todo, pues es nuestro centro corporal el que nos ayudará a mantenernos firmes y no dejarnos vencer por ciertas posturas que, sobre todo al principio, son difícil de mantener. La espalda debe estar recta y la barriga…; un truco: el ombligo debe estar hacia dentro y hacia arriba.
Ejercicios:
  • Sentada y con las piernas estiradas, trata de coger tus pies con las manos (recuerda: el límite que consigas estará más que bien; no trates de forzar). Mantén quince segundos y vuelve. Repite diez veces. Y recuerda que la espada tiene que estar recta, no puedes dejar que se rinda solo por llegar más lejos.

  • 1
    Tumbada bocarriba, dobla una pierna hasta que la rodilla toque el pecho. La otra pierna debe estar bien estirada, haciendo fuerza (debe estar bien fija en el suelo), con el talón apoyado siempre en el suelo y los dedos mirando hacia el techo. Mantén la postura durante diez segundos y repite diez veces. Hazlo con ambas piernas.

  • 3
    De rodillas, y con las palmas bien fijas en el suelo (y no te olvides de la rigidez de espalda y barriga), apoya el pie izquierdo en el suelo y sube el brazo derecho y la pierna derecha en el aire, bien rectas y paralelas al suelo. Mantén unos segundos y cambia de lado. Repite cuatro veces con cada lado.

  • 4
    Tumbada bocabajo, levanta las piernas, el pecho y la cabeza al mismo tiempo. Presta atención a tu centro, que es donde la fuerza tiene que concentrarse. Repite quince veces y reforzarás espalda, piernas y glúteos.

F:Natalia calvet

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...