lunes, 30 de enero de 2017

Feng Shui o el entorno más favorable

El Feng Shui es el milenario arte de buscar los lugares más adecuados y favorables sobre la tierra, de ordenar y disponer nuestro entorno para atrapar la suerte, conjurar lo negativo y favorecer la armonía.

La moda oriental

Habrá a quien le provoque hilaridad, pero lo cierto es que gigantes financieros como el Banco de China y Hong Kong han reconocido haber consultado a un geomántico o especialistas en Feng shui antes de que el arquitecto Norman Foster levantara su supertecnificada sede y que sucesivas generaciones de la familia Rostschild no han dejado nunca de apelar a los saberes de un experto en estos milenarios conocimientos.

Lo oriental está de moda y con ello esta secular técnica instalada muy profundamente en la idiosincrasia asiática.



Revistas de decoración, arquitectos, diseñadores, interioristas y otros profesionales incorporan cada vez esta técnica en occidente. La consulta a un buscador en Internet ofrece una abundante respuesta en español (242 páginas en Lycos, 70 en Yahoo, por citar sólo dos buscadores) y el filón esta siendo también aprovechado por los editores, muy atentos a las nuevas sensibilidades.

En China, donde el Feng Shui apareció hace 3.000 años, nadie enterrará a un pariente sin consultar a un geomántico, ni abrirá un empresa, ni emprenderá un negocio, ni comprará una casa sin el juicio previo del experto.

¿A qué se puede aplicar? 

El Feng Shui es aplicable a todos los ámbitos de la vida. Nos enseña a tomar la posición correcta en un reunión de negocios, a que lo edificios se alcen en la orientación más favorable, a aprovechar los beneficios de las plantas, a mejorar nuestra imagen, a crear armonía, en definitiva, en domicilios, espacios de trabajo y paisajes mediante la disposición adecuada de muebles y enseres y elementos ambientales.
Geomancia es, según la Real Academia, una especie de magia y adivinación que se pretende hacer valiéndose de los cuerpos terrestres o con líneas, círculos o puntos hechos en la tierra.

Mucho más significado encierra el término chino Feng Shui -viento y agua en una traducción literal- como demuestra un memorable cuento del desaparecido escritor y viajero británico Bruce Chatwin.

Se titula “El geomántico chino” y en él se nos presenta a Lun Kin Chuen como especialista en buscar y situar los lugares adecuados para enterramientos de los antepasados; asesoría sobre emplazamientos de negocios y alquiler de locales, en los que conseguir prosperidad y buena suerte en un futuro próximo.

El camino del Feng Shui

Es algo que está en la esencia dualista del pensamiento y la cultura orientales y que empieza a hacer furor por esta parte del mundo. Un interés que ha puesto de moda esta técnica milenaria que cada vez tiene en cuenta más profesionales y sobre la que se suceden páginas web y publicaciones como esta.

Fengshui. Viento y agua. Una tradición milenaria, un conocimiento profundo, una filosofía vital..., el arte de ubicar la morada, de disponer sus estancias, de ordenar los elementos que la componen para obtener de nuestro lugar de residencia la energía necesaria para una vida plena.

Pero aún hay más; Jon Sandifer introduce en este libro dos nuevos elementos indispensables para el gran viaje de la vida: la astrología del Ki de las Nueve Estrellas, relacionada con el I Ching, y el Feng shui interior, que se ocupa de aspectos importantes de la persona.

Grupo Correo Media-Trader

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...