viernes, 17 de febrero de 2017

Propiedades beneficiosas del vino

A continuación puedes leer información sobre Propiedades beneficiosas del vino. Este artículo muestra información sobre nutrición y salud con caracter divulgativo que no puede ni debe sustituir la opinión de un médico o profesional de la nutrición.

Si tienes dudas o problemas de salud relacionados con este artículo, Propiedades beneficiosas del vino, te sugerimos que consultes con tu médico o nutricionista.

La profesión médica ha reconocido las propiedades saludables y nutritivas de vinodesde hace miles de años. Hipócrates recomendaba vinos concretos para bajar la fiebre, desinfectar y curar heridas, como diurético, o como suplemento nutricional, alrededor del 450 antes de Cristo. Un doctor francés escribió el libro impreso más antiguo conocido sobre el vino alrededor de 1410.

La mayoría de los agentes patógenos que amenazan a los seres humanos mueren o son inhabilitados por los ácidos y alcoholes de vino. Debido a esto, el vino ha sido considerado como como una bebida más segura que la mayoría del agua disponible hasta el siglo 18.

El vino es un tranquilizante natural suave, que sirve para reducir la ansiedad y la tensión. Como parte de una dieta normal, el vino proporciona al cuerpo energía, con sustancias que ayudan a la digestión y con pequeñas cantidades de minerales y vitaminas. El vino también puede estimular el apetito. Además, el vino sirve para restablecer el equilibrio nutricional, aliviar la tensión, tranquilizarse y actuar como un estimulante ligero en convalecencias, especialmente en ancianos.



El vino y la represión política

Aunque el vino puede ser el remedio profiláctico más antiguo y todavía en uso, hubo toda una generación de profesionales de la medicina, especialmente en Estados Unidos, que obtuvo su educación médica durante el período histórico conocido como la Ley Seca. En textos médicos de casi veinticinco años, fue eliminada y censurada toda mención de alcohol, incluido el vino, para cualquier otra aplicación que no fuera su uso externo. Esta generación de médicos se convirtió a los educadores a la siguiente, lo que perpetuó la ignorancia médica de los beneficios potenciales para la salud de vino.

En la década de 1970, el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos excluyó y suprimió la evidencia de un estudio que demostraba que los bebedores moderados tenían un 50 por ciento menos muertes por enfermedad coronaria que los no bebedores.

Paradoja francesa

Sólo cuando la revista de noticias de televisión "60 Minutos", informó en noviembre de 1991, del fenómeno que ha llegado a ser conocida como la paradoja francesa hizo el pensamiento popular del vino como un elemento medicinal en lugar de una toxina comenzara a regresar. Normalmente, la dieta de las personas en el sur de Francia incluye una proporción muy alta de queso, mantequilla, huevos, carnes, ácidos grasos y otros alimentos cargados de colesterol. Esta dieta parece a promover las enfermedades del corazón, pero la tasa de enfermedades cardiacas de las personas del sur de Francia, era mucho más baja que en Estados Unidos, aquí está la paradoja.

Regularidad y moderación en el consumo del vino

Se ha descubierto que el consumo moderado de vino de forma regular, es saludable. Estudios realizados en Inglaterra y Dinamarca demostraró que la presencia de la enfermedad coronaria es mucho mayor en bebedores compulsivos pero que aún mayor en los abstemios. Es muy importante señalar que los europeos en general, beben vino y el agua con sus comidas, mientras que los estadounidenses beben leche, té, refrescos o café.
Lucha contra el Cáncer y beneficios del vino

El consumo moderado de vino tinto de forma regular puede prevenir enfermedades coronarias y algunas formas de cáncer. Los componentes químicos que se cree que son responsables de este efecto preventivo del vino son las catequinas, también conocidas como flavonoides y relacionadas con los taninos. Las catequinas presentes en el vino se cree que funcionan como antioxidantes, que previenen que las moléculas conocidas como "radicales libres" dañen las células. Una forma particular de flavonoide, llamado procianidina oligomérica, se ha demostrado recientemente que previene arterioesclerosis.

También hay compuestos en la uva y el vino (especialmente el vino tinto, el jugo de uva, las cervezas oscuras y el té, pero ausentes en el vino blanco, las cervezas ligeras y bebidas espirituosas) llamados resveratrol y quercetina. La evidencia clínica y estadística y estudios de laboratorio han demostrado que estos pueden estimular el sistema inmunológico, la formación de cáncer de bloque, y, posiblemente, la protección contra las enfermedades del corazón e incluso prolongar la vida.

Un estudio reciente, publicado en el año 2004 en la revista American Journal of Physiology, también indica que el resveratrol del vino inhibe la formación de una proteína que produce una enfermedad llamada fibrosis cardiovascular, lo que reduce la eficiencia de bombeo del corazón, cuando más se necesita, en momentos de estrés. Otros indicios sugieren que el vino que dilata los vasos sanguíneos pequeños y ayuda a prevenir la angina de pecho y la coagulación. El alcohol del vino, además, ayuda a equilibrar el colesterol.

La investigación está en curso y sería un error cambiar el consumo de vino con según los datos actuales.

El vino: ¿Fuente de la Juventud?

Un estudio de Harvard de los factores que influyen en el envejecimiento, según publicó en la edición del 8 de mayo 2003, la revista Nature, ha demostrado que el resveratrol, presente en el vino, extiende la vida de las células de la levadura en un 80%. Los resultados preliminares de las pruebas en varios animales son alentadores. El coautor del estudio, David Sinclair, dijo a la agencia de noticias Reuters que "No mucha gente lo conoce todavía, pero quienes lo han visto casi invariablemente han cambiado sus hábitos de consumo, es decir, beben más vino tinto".

El vino incluso podría preservar la función cognitiva en ancianos. Diversos estudios europeos han demostrado los efectos profilácticos de la luz para regular el consumo moderado de alcohol puede incluir la prevención o el aplazamiento de la enfermedad de Alzheimer, el Parkinson y otras formas de demencia.

Profilaxis digestiva

Un estudio publicado en enero de 2003, en el American Journal of Gastroenterology demostró que un consumo moderado y regular de vino o de cerveza disminuye el riesgo de úlceras pépticas y puede ayudar a liberar al cuerpo de las bacterias sospechosas de causarla. Curiosamente, tanto el exceso de consumo de vino o cerveza, especialmente de la cerveza, como cualquier consumo regular de bebidas alcohólicas, parecía aumentar los riesgos para la úlcera.

La Escuela de Salud Pública de Harvard llevó a cabo un estudio de 14 años de más de 100.000 mujeres de entre 25 y 42, de 14 estados. Los sujetos fueron clasificados en tres niveles de consumo de alcohol. Después de tener en cuenta variables tales como antecedentes familiares de diabetes y el hábito de fumar, el estudio encontró que las mujeres que bebían regularmente y con moderación (una o dos bebidas por día, un total de 15 a 30 gramos de alcohol) había probabilidad de que un 58% menor de desarrollar la diabetes. Tanto las que tomaban más o que tomaban menos tenían un riesgo un 20% menor que los abstemios o los exhalcoholicos. Cuando se compararon las preferencias de los tipos de alcohol, los que eligieron la cerveza y el vino comparten los mismos niveles de riesgo, pero en los que tomaban bebidas alcohólicas y consumían más de 30 gramos al día tenían un riesgo un 150% más alto de desarrollar diabetes que incluso los no bebedores.

Otros estudios médicos apuntan a múltiples beneficios del consumo regular y moderado de vino, que pueden incluir el bajo riesgo de accidente cerebrovascular, los tumores colorrectales, la piel y otros tipos de cáncer, la demencia senil, e incluso el resfriado común, así como reducir los efectos de la cicatrización de los tratamientos de radiación.

Vino y nutrición

El contenido nutricional de vino es mínimo. No hay nada de grasa, colesterol o fibra dietética en el vino. Por otro lado, sólo bebiendo vino en exceso podría alguien llegar a su mínimo requisito diario de calorías, carbohidratos, sodio, proteínas, vitaminas o minerales que todos los vinos contienen hasta cierto punto, de forma insignificante. El contenido específico de nutrientes en el vino varía entre los distintos tipos, dependiendo del color, grado alcohólico y de azúcar residual.
Conclusión

Más de 400 estudios de todo el mundo, muchos de ellos a largo plazo y en grandes poblaciones, han concluido que la mayoría de las personas sanas que beben vino de forma regular y moderada viven más tiempo. La excepción es un solo grupo cuyos miembros no deben consumir alcohol y es el de las mujeres premenopáusicas con una historia familiar de cáncer de mama.

Las claves de los aspectos beneficiosos del consumo de vino son la regularidad y la moderación. El consumir vino en exceso puede ser mucho más dañino que la abstinencia total.

http://nutricionysalud.org.es/propiedades-beneficiosas-vino

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...