martes, 4 de abril de 2017

Alto funcionario experto en vacunas (cesado) denuncia lobby y marketing ilegal

Francisco Salmerón García ha sido desde 1990 y hasta 2015, jefe de la División de Productos Biológicos y Biotecnología de la Agencia del Medicamento. Es por tanto uno de los funcionarios que más sabe sobre vacunas. Pero se opuso a la vacunación temprana de la varicela y fue cesado. Ahora describe el grado de influencia de los intereses comerciales en las sociedades científicas y los políticos y pone por ejemplo el caso de la vacuna del meningococo,Bexsero (de Novartis). 

La del meningococo B, Bexsero, es la estrella del calendario privado de vacunas. La incidencia de la enfermedad en España es baja y decrece; la eficacia del producto es del 70% (baja); no está incluida en el calendario oficial de vacunaciones (por eso escribo “privado”); y las angustiadas familias que la desean han convertido España en uno de los grandes clientes del laboratorio que la vende en monopolio, GlaxoSmithKline (GSK): el 17% de las ventas mundiales a 106 euros la dosis (se ponen cuatro).



Francisco Salmerón.

Pero está en las farmacias y han llegado a agostarse sus existencias. No hay fundamento científico para que esto ocurra ¿cual es la explicación entonces?

Puramente comercial: el triunfo de una gran campaña de lobby político y marketing médico realizada por sus fabricantes.

Así lo explica el ex alto funcionario Francisco Salmerón que en una carta enviada a la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, documenta:

-La cada vez mayor influencia de lasunidades de marketing de las compañías farmacéuticas en la toma de decisiones en el Ministerio.

-La dificultad para distinguir el papel real de algunas de las sociedades, denominadas científicas, que en ocasiones parecen claramente infiltradas por el marketing y transmutadas en órganos de adoctrinamiento y presión al servicio de las compañías“.

En el caso de las vacunas -cuenta Salmerón- tiende a olvidarse el hecho de que en el momento actual se autorizan por procedimientos comunitarios en la Agencia Europea del Medicamento(EMA) y que las fichas técnicas autorizadas en Europa, recogen en el apartado de indicaciones que


la vacuna se debe utilizar de acuerdo con las recomendaciones oficiales. Es obligación de las compañías, de acuerdo con la legislación, utilizar las recomendaciones oficiales para acompañar a la ficha técnica durante la promoción de las vacunas“.

Y esto NO se cumple, se hace una promoción de algunas vacunas ilegal. En su texto, el funcionario público resalta algunos hechos que han ocurrido en el caso de la vacuna de meningitis B y que muestran “la enorme influencia del marketing farmacéutico en España”:

La compañía, una vez que obtuvo la autorización por procedimiento centralizado, inició sus acciones promocionales.

En la División de Productos Biológicos de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios(AEMPS) se preparó un informe que recomendaba, en espera de que se decidiera por parte de salud pública la política a seguir en este campo, que la vacuna se mantendría de uso hospitalario“.

Restringida a la utilización controlada en hospitales no produciría los réditos económicos que el productor anhelaba (porque para quien no se haya dado cuenta tratamos sobre economía no sobre salud pública y la importancia de las vacunas en ello).

Continúa Salmerón:

La Dra. Aurora Limia de la Dirección General de Salud Pública convocó a la Ponencia de Vacunaciones para hacer sucesivamente dos valoraciones; la primera, si la vacuna debería de introducirse en el calendario de vacunación de nuestro país y una vez que se desechó esa posibilidad, ver en qué grupos de población sería deseable la misma.

Me llamó la atención que al inicio de estas reuniones un miembro destacado de laSociedad Española de Vacunología mostrara su extrañeza de que se convocara un grupo para la redacción de estos dos documentos, ya que estaba en marcha la redacción de un documento de consenso de las ‘sociedades científicas'”.

Ese documento de consenso elaborado por las sociedades científicas se publicófinalmente (realizado, como se expresa en él, con la colaboración de Novartis, vendedor de la vacuna en cuestión); el primer firmante y otro firmante adicional, además, habían sido nombrados expertos recientemente por el Ministerio.

El artículo decía que se podía administrar concomitantemente la vacuna Bexsero con algunas vacunas que no estaban recogidas en la ficha técnica autorizada por la EMA y que además las indicaciones de la citada ficha se transfiguran de la posología.

Ambas afirmaciones eran peligrosas y fuera de la Ley, indica Salmerón que va más lejos:


De acuerdo con uno de los firmantes, [Novartis] es la que realmente preparó el documento original. Cuando afeé a la compañía el hecho de publicar información falsa, contraria a la ficha técnica y peligrosa, la directora de Registro de modo profesional reconoce el exceso y mueve a la compañía a rectificar la publicación”.

Alfonso Alonso.

Todo esto se envía al entonces ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, que parece permanecer impasible y a la AEMPS, que no reacciona salvo desterrando al firmante, tras haber pedido que se abriera una investigación (dejó de ser jefe de la División de Productos Biológicos y Biotecnología de la AEMPS).

En el escrito de petición de investigación que realiza este funcionario se muestra como el ministro parece que ya tiene decidido qué es lo que hay que hacer sobre un tema que no es de su competencia y en una fecha que es anterior a la existencia de datos para tomar tal decisión.

Como parte de la campaña a favor de la vacunación generalizada de meningococo B de los niños en España se publica una carta del doctor Martinón (jefe de servicio de pediatría del Complejo Hospitalario de Santiago de Compostela y director del Grupo de Investigación en Genética, Vacunas, Infecciones y Pediatría) en la revista médica de gran impacto Lancet que critica que la vacuna no se proporcione a todos los niños en España (contraviniendo así las indicaciones oficiales).

En la misiva Martinón llega a expresar:

The wait and see approach is saving money but cost lives. [La política de “esperar y ver” ahorra dinero pero cuesta vidas”.

Las afirmaciones de Martinón estaban muy lejos de la realidad. La vacuna se aprueba sin estudios de protección, porque era imposible hacerlos en una enfermedad de tan baja tasa de ataque. De hecho, en la autorización se estableció que se realizarían tras la autorización.

Dichos trabajos se iniciaron en el Reino Unido en septiembre de 2015 y completarán la información sobre reactogenicidad y, sobre todo, acerca de la eficacia. Los primeros datos del estudio inglés, todavía muy provisionales, se han publicado recientemente. En Estados Unidos la vacuna no está autorizada todavía para niños pequeños.

Su seguridad no está garantizada: en ese momento sigue habiendo problemas con el ensayo de pirógenos (agente que produce fiebre; casi la mitad de los lotes de las vacunas no pasaban la prueba) a pesar de haber sido modificados. De esto se informó detalladamente a la superioridad. El nuevo ensayo se aprobó en septiembre del 2014 pero no se conocía el impacto real en la reactogenicidad de la vacuna.

Belén Crespo, directora de la Agencia Española de Medicamentos.

A pesar de estas dudas, en España el marketing que las sociedades científicas relacionadas con los fabricantes de vacunas habían puesto en marcha insistía en la necesidad de vacunar a todos los niños.

Seguían metiendo miedo a la población para fomentar su venta pese a que ¡no había pruebas científicas que avalasen la vacunación!

La División de Productos Biológicos de la AEMPS prefirió ser prudente y mantener la vacuna de uso hospitalario, hasta que se viera si se modificaba la reactogenicidad, informando que en un año (desde mayo del 2015) se podría valorar de nuevo la situación.

A pesar de esta recomendación de evidente racionalidad del órgano competente de la Administración, Salmerón insiste:

parece que el ministro ya había tomado una decisión sobre lo que se iba a hacer [modificar su clasificación a medicamento de prescripción médica no restringida]”.

No puedo evitar comentar que todo esto hace mucho daño a las vacunas en general. La codicia de farmacéuticas y pediatras que les ejercen de mamporreros mediáticos, es en sí misma “antivacunas”; la población cuando ve que están manipulándola desconfía.

Por Miguel Jara  4 de abril de 2017
http://www.migueljara.com/2017/04/04/alto-funcionario-experto-en-vacunas-cesado-denuncia-lobby-y-marketing-ilegal/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...