miércoles, 12 de abril de 2017

Esto es lo que le ocurre a tu cuerpo cuando inicias la dieta de la alcachofa. ¡Asombroso!

Si queremos perder peso gracias a la dieta de la alcachofa es fundamental que reduzcamos la ingesta de grasas saturadas e incluyamos esta hortaliza dentro de una alimentación sana y equilibrada

La dieta de la alcachofa tiene como objetivo algo más que favorecer la pérdida depeso.

Algo tan sencillo como incluir en nuestra dieta semanal una alcachofa al día junto con el agua resultante de su cocción puede traernos estupendos e insospechados beneficios.

Por otro lado, cabe resaltar que esta dieta no se basa en consumir esta hortaliza en exclusiva a lo largo de un tiempo determinado.


El secreto está en mantener una alimentación variada y equilibrada, lo más natural posible, libre de grasas saturadas, harinas refinadas y donde las alcachofas estén presentes a diario cocinadas de diversos modos.

A continuación, te explicamos cómo llevarla a cabo y los grandes cambios que empezarás a notar solo unos días después.

Estamos seguros de que esta información te será de gran utilidad.

Cómo llevar a cabo la dieta de la alcachofa

Opciones para tu desayuno

Té blanco, tostada con aguacate y tomate, media papaya.
Un café, un bol con papaya, yogur blanco y nueces.
Un zumo de pomelo, un revuelto de huevo con espinacas, unas nueces.
Opciones para la comida central del día
Alcachofas con arroz integral. Una manzana.
Sopa de alcachofa con pechuga de pavo. Un mango.
Una ensalada de espinacas, rúcula y fresas. Una alcachofa con vinagre y limón.
Alcachofas a la brasa, ensalada de escarola, lechuga, granadas, queso bajo en grasa, uvas pasas y un chorrito de limón.

Opciones para la cena

En cualquiera de las alternativas que elijamos deberemos incluir, en primer lugar, un vaso del agua de la cocción de las alcachofas con un poco de zumo de limón.

Después, podemos optar entre:

Salmón y espárragos trigueros. Manzana al horno.
Una berenjena al horno. Mermelada de pera.
Sopa de calabaza, una ensalada de apio con manzana verde y nueces.
Una pechuga de pollo a la plancha y unas coles de Bruselas.
Lo que notarás al cabo de una semana

Un sistema inmunitario más fuerte

Las alcachofas son lo que se considera comúnmente como un superalimento. Contienen múltiples fitonutrientes y antioxidantes tan potentes como los presentes en el chocolate negro, los arándanos o el vino tinto.

Las antocianinas, así como las quercetinas presentes en esta hortaliza, ofrecen un maravilloso refuerzo inmunitario a nuestro organismo.

Mejores digestiones

Al cabo de dos días de seguir esta dieta de la alcachofa, notarás cómo tus digestiones son más ligeras.
Las alcachofas actúan como remedio suave para la indigestión y malestar estomacal.
A su vez, se sabe que uno de sus compuestos más apreciados, la cinarina, aumenta la producción de bilis.

Así, ayuda a acelerar el movimiento de los alimentos y los residuos a través de los intestinos para reducir la sensación de hinchazón. Es fabuloso.

Por otro lado, un aspecto maravilloso es el referente a su aporte en inulina, un tipo de fibra que actúa como prebiótico. Algo ideal para elevar el número de “bacterias buenas” en el intestino.

Un hígado más sano

Las alcachofas son muy efectivas para reducir el nivel de lípidos como elcolesterol malo o LDL.

Si a ello le sumamos su gran número de antioxidantes, su acción depurativa y antiinflamatoria, entenderemos por qué esta hortaliza es tan saludable para nuestro hígado.

Entre los fitonutrientes más poderosos de las alcachofas está la cinarina y silimarina.
Estos dos elementos suelen quedar en el agua resultante de la cocción de las mismas, de ahí que sea necesario que lo consumamos en esta dieta tan saludable.
Regularás tu presión arterial

Los alimentos ricos en potasio, como los plátanos, el apio o las alcachofas, nos ayudan a mantener un equilibrio saludable de los electrolitos de nuestro cuerpo.

A su vez, las alcachofas son muy ricas en magnesio, un mineral esencial para reducir el impacto nocivo del exceso de sodio, algo muy necesario para regular la presión arterial.
Perderemos peso de modo saludable

Algo que es necesario tener claro es que no hay alimentos mágicos que reduzcan por sí mismos la pérdida de peso.
Lo que tenemos son alimentos que favorecen determinados mecanismos que pueden ayudarnos en dicho proceso.
Las alcachofas son útiles porque mejoran nuestra digestión, porque nos permiten descomponer la grasa más resistente.
A su vez, cuidan del hígado, son diuréticas, nutritivas, saciantes y regulan el nivel de azúcar en sangre.

Cuidarás de tu cerebro

Este dato, sin duda, es muy interesante: las alcachofas son ricas en vitamina K, un componente muy importante para la salud cerebrovascular y cognitiva.

Gracias a la vitamina K podemos protegernos frente al daño neuronal y la degeneración, y minimizar el posible desarrollo de enfermedades como demencia, el párkinson o el alzhéimer.

Para concluir, tal y como puedes ver, todos estos beneficios son tan maravillosos como interesantes.

No obstante, recuerda: la dieta de la alcachofa debe acompañarse siempre de una alimentación equilibrada donde excluyamos las grasas saturadas, las harinas refinadas…

https://mejorconsalud.com/ocurre-cuerpo-dieta-de-la-alcachofa/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...