jueves, 8 de junio de 2017

Combate las Varices con un tratamiento casero de vinagre y tomate verde

Aplicados de forma tópica, la combinación de nutrientes del tomate verde y el vinagre puede ser de gran ayuda a la hora de combatir las molestias generadas por las varices

Las varices son venas que se dilatan debido a las dificultades que tiene la circulación para retornar con normalidad hacia el corazón.

Se trata de uno de los problemas estéticos más comunes en la mujer que, por lo general, se desarrollan en la edad adulta debido a cuestiones genéticas y hormonales.

En un cuerpo saludable las válvulas impulsan el flujo sanguíneo de forma constante para que pase desde la parte inferior el cuerpo hacia el músculo cardíaco.



No obstante, debido al desgaste y debilitamiento que tienden a sufrir, se generan problemas inflamatorios que acaban en la formación de las venas varicosas.

Aunque al principio pasan desapercibidas y no representan un problema de salud, con el paso del tiempo pueden conducir a una incómoda sensación de pesadez y dolor en las piernas.

Debido a esto es primordial prestarles atención, mejorando los hábitos de vida y teniendo en cuenta algunos remedios que aceleran su recuperación.

En esta oportunidad queremos compartir un tratamiento alternativo de vinagre y tomate verde, conocido por sus efectos calmantes y antiinflamatorios que resultan claves en el alivio de este problema.

¡Toma nota!
Tratamiento casero de vinagre y tomate verde para aliviar las varices

La combinación de tomate verde con vinagre de manzana nos brinda una terapia natural para reducir el tamaño de las varices que se forman en las piernas.

Es un tratamiento de uso externo que, tras varias aplicaciones, ayuda a desinflamar las venas afectadas, y mejora la circulación de la sangre.

Su contenido de nutrientes esenciales, como las vitaminas y minerales, apoya las funciones del sistema linfático tras ser asimilados a través de la piel.

Gracias a esto, los líquidos y toxinas retenidos en los tejidos se eliminan con normalidad y dejan de ser un obstáculo para el control de este problema.

Beneficios del vinagre de manzana

El vinagre de manzana es un tónico natural con propiedades vasodilatadoras y antiinflamatorias que, aplicado de forma regular, reduce el aspecto de las varices y arañas vasculares.

Contiene ácidos naturales, además de vitaminas y minerales, que activan la circulación de la sangre mientras disminuyen el riesgo de envejecimiento prematuro.

Su aplicación externa ejerce un efecto analgésico y relajante, el cual puede resultar útil cuando las varices causan dolor y sensación de rigidez.

Por si fuera poco, sus nutrientes benefician la salud de la piel, por lo que ayudan a mantener su firmeza en esta zona del cuerpo.

Beneficios del tomate verde

El uso externo de tomate verde se ha hecho popular como un remedio alternativo y económico para las antiestéticas varices que se forman en las piernas.

Esta hortaliza cuenta con grandes cantidades de licopeno, un antioxidante que ayuda a combatir el estrés oxidativo y la inflamación.

Sus ácidos naturales actúan con similitud a algunos de los compuestos de la aspirina. Así, favorecen la circulación de la sangre y reducen el riesgo de coagulación.

En algunos casos ayuda a restablecer la función de las válvulas de las venas, promoviendo el flujo de la sangre hacia el corazón.

Sumado a esto, es un ingrediente refrescante, rico en agua, cuya aplicación calma el cansancio y la tensión.

¿Cómo preparar este tratamiento de vinagre y tomate verde?

Para preparar este tratamiento contra las varices debes asegurarte de adquirir vinagre de manzana 100% orgánico, ya que las presentaciones refinadas no cuentan con su misma riqueza nutricional.

Debes tener en cuenta que, debido a sus ácidos, lo ideal es combinarlo en partes iguales con agua para que no resulte agresivo para la piel.

Sin embargo, si no tienes piel sensible, puedes probarlo por sí solo.

Ingredientes

5 tomates verdes
1 taza de vinagre de manzana orgánico (250 ml)
Utensilios
Frasco de vidrio con tapa
Venda adhesiva o gasa
Preparación
Corta los tomates verdes en varias rodajas e introdúcelas en el frasco de vidrio.
Cúbrelas con el vinagre de manzana y sella el preparado durante 48 horas.
Pon el producto en un lugar freso y oscuro para que se concentre bien.

Modo de aplicación

Toma varias rodajas del tomate y, a continuación, ponlas sobre las venas varices.

Cubre por completo las zonas afectadas y tapa con una venda adhesiva o gasa, para que el tomate se mantenga fijo.

Déjalo actuar durante 40 minutos y enjuaga con agua fría.

Repite su uso todos los días, mínimo 2 semanas.

¿Sigues sufriendo por las varices? Anímate a preparar este remedio natural y úsalo de forma continúa para conseguir buenos resultados.

Ten en cuenta que, aunque no es milagroso o similar, puede ser muy útil para reducir significativamente esta condición.

https://mejorconsalud.com/?p=148664&preview=true&preview_id=148664


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...