sábado, 22 de julio de 2017

6 pautas para combatir los Hongos Vaginales de forma natural

Para evitar la proliferación de los hongos vaginales es fundamental utilizar ropa interior de algodón, ya que es un material más transpirable, y evitar pasar mucho tiempo con el traje de baño mojado

La aparición de hongos en la zona íntima femenina es un problema común que, por sus síntomas, puede provocar incomodidad e inseguridad.

Su infección tanto en la zona externa como interna altera el pH de la flora vaginaly, debido a su crecimiento excesivo, provoca flujos olorosos, dolor y comezón.

Su causa más común es el desarrollo de la Candida albicans, un microorganismo que tiende a proliferarse en ambientes húmedos y cálidos como el que caracteriza a esta parte del cuerpo.



Si bien puede ser leve y de carácter esporádico, su atención y tratamiento es fundamental para evitar complicaciones o enfermedades de mayor cuidado.

Por fortuna, además de los productos convencionales, hay algunos hábitos y remedios naturales que pueden ayudar a combatirlos de forma eficaz.

En esta oportunidad queremos compartir 6 sencillas pautas que pueden ayudar en su tratamiento.

¡Descúbrelas!

1. Revisa tus hábitos de higiene

Tener unos buenos hábitos de higiene diaria es una de las claves principales para mantener la vagina saludable y libre de infecciones por hongos.

Es fundamental utilizar un jabón neutro, libre de fragancias o componentes que alteren el pH natural de la zona.

Por otro lado, debes asegurarte de que la ropa interior esté limpia y seca, sobre todo cuando se presentan flujos vaginales espesos y con olor.
Lávate 2 veces al día y cambia la ropa interior en caso de padecer estos síntomas.
Cuando vayas al baño, límpiate de adelante hacia atrás para que los hongos y bacterias no lleguen hasta la zona “V”.

2. Mantén la zona seca

La vagina está protegida por un lubricante natural que contiene bacterias saludables cuya acción impide el crecimiento de los hongos.

Cuando el pH de estos fluidos se altera, los microorganismos crecen con facilidad y, en poco tiempo, logran crear infecciones.

Dado que la zona se conserva ligeramente húmeda, es primordial tratar de mantener las partes externas secas con el fin de inhibir la proliferación de las levaduras.

Procura secarte bien después de tomar una ducha o tras ir al baño.
Evita que tu ropa interior esté húmeda por agua o fluidos.

3. Evita tener relaciones sexuales

Las infecciones por hongos en la vagina no son un riesgo para la salud sexual de la pareja; sin embargo, no es conveniente mantener relaciones mientras se estén tratando, dado que esto puede dificultar los efectos del tratamiento.

El contacto con la pareja prolonga la durabilidad de la infección y, en algunos casos, produce dolor e incomodidad.

4. Haz un baño con vinagre de manzana

La naturaleza ácida del vinagre de manzana puede ayudar a restablecer el pH natural de la vagina para facilitar la destrucción de los hongos.

Sus compuestos activos, como el ácido acético, tienen efectos antimicóticos y antibacterianos que ayudan a proteger la zona.

A su vez, es un gran remedio para calmar la picazón y reducir el exceso de flujos.
Agrega media taza (125 ml) de vinagre de manzana en el agua tibia de tu tina y hazte un baño de 15 o 20 minutos.

5. Usa ropa interior de algodón

La tela de la ropa interior tiene mucho que ver con este tipo de infecciones, dado que algunos tejidos absorben demasiada humedad e impiden la ventilación de la zona.

Las prendas elaboradas con algodón son ideales para evitar estas molestias, ya que permiten una transpiración adecuada y no facilitan el crecimiento de las levaduras y bacterias.
Asegúrate de utilizar bragas de algodón.
Evita el uso de trajes de baño húmedos por mucho tiempo.
Procura usar ropa holgada.

6. Evita el uso de talcos y fragancias

La industria se ha encargado de producir perfumes, polvos de talco, desodorantes y otra variedad de productos que pretenden cambiar el olor de la vagina.

Lo cierto es que estos alteran significativamente la flora microbiana de la zona y, lejos de ser saludables, pueden propiciar la aparición de infecciones.

Sus compuestos químicos destruyen las bacterias saludables que combaten los hongos y, con los días, facilita el crecimiento de las levaduras.
Es importante entender que, siempre y cuando se tengan buenos hábitos de higiene, la vagina no tiene por qué oler mal.
Si bien es cierto que tiene un olor particular, este no tiene por qué ser motivo de molestia.

¿Estás sufriendo una infección vaginal por hongos? Sigue estas recomendaciones y controla cuanto antes sus molestos síntomas.

En caso de no notar una mejoría, consulta al médico.
https://mejorconsalud.com/6-pautas-combatir-los-hongos-vaginales-forma-natural/


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...