viernes, 22 de diciembre de 2017

Granuloma inguinal: una ETS poco frecuente

Los síntomas del granuloma inguinal se pueden confundir fácilmente con los de otras enfermedades más serias como el cáncer genital.

El granuloma inguinal es una enfermedad bacteriana producida por la infección del bacilo Calymmatobacterium granulomatis. También se conoce como donovarosis o granuloma venéreo.

Este último término hace referencia a su transmisión sexual (ETS), principalmente por vía vaginal y anal, aunque también pueden darse casos de transmisión oral.

Se identificó en Calcuta en el año 1882. Sin embargo, no fue reconocida como una patología propia hasta el año 1905.




Epidemiología

La donovarosis es una patología propia de zonas tropicales y subtropicales. Se asocia a estratos sociales bajos, propios de regiones con un desarrollo socio-económico menor y escasa higiene. Por ese motivo, es una enfermedad poco frecuente en los países más desarrollados y, normalmente aparece en personas que han visitado estas zonas (se incluye en el grupo de “enfermedades del viajero”).

El granuloma inguinal se da más en hombres que en mujeres, especialmente en varones con un rango de edad comprendido entre 20-40 años.

Signos y síntomas

El cuadro clínico producido por el granuloma inguinal es muy variable. Los síntomas pueden aparecer a la semana siguiente del contacto con la bacteria, o estar latentes hasta 12 semanas después. Las manifestaciones más frecuentes de la enfermedad son:

Úlceras anales: aproximadamente la mitad de los pacientes presentan úlceras en la zona anal. Este es el motivo de consulta más frecuente a la hora de diagnosticar la patología.

Inflamación genital y perianal: se manifiesta como lesiones pequeñas, de color rojizo y abultadas.
Nódulos genitales indoloros, con facilidad de sangrado ante el mínimo roce.

Despigmentación de la piel en torno al área lesionada.

El diagnóstico diferencial se establece frente a otras patologías que dan cuadros clínicos similares:
Al principio de la enfermedad se puede confundir con el chancroide(chancro blando), una ITS que cursa con úlceras genitales.

En las etapas más avanzadas, el granuloma inguinal se puede parecer al cáncer genital.
También presenta similitudes con el linfogranuloma venéreo y la amebiasis cutánea anogenital.
Pruebas diagnósticas

Los exámenes que se suelen realizar son técnicas de estudio microbiológico. Lo ideal es que se extraiga una muestra del tejido lesionado y se cultive en el laboratorio. La presencia del microorganismo sirve para diagnosticar de forma inmediata.

El principal inconveniente es que la bacteria requiere un período de incubación largo para reproducirse. Por este motivo, la biopsia es la prueba más empleada. Se extrae una pequeña muestra de tejido del paciente y se analiza en el microscopio, de este modo el patólogo identifica la lesión y se establece un diagnóstico seguro.

Tratamiento

El tratamiento para este enfermedad es la administración de antibióticos, ya que esta es la única forma posible de erradicar la infección. Es necesario pautar un tratamiento prolongado (como mínimo debe durar tres semanas y en el caso de que persistan las lesiones puede alargarse) aunque los síntomas desaparezcan al inicio del mismo.

En general, los síntomas se reducen o desaparecen por completo durante la primera semana de tratamiento. Hay que tener en cuenta que esto es una falsa curación puesto que la infección sigue presente aunque note mejoría clínica. Por este motivo es importante completar el tratamiento en vez de abandonarlo al desaparecer la sintomatología, de este modo se evitan las recidivas con gérmenes resistentes (más agresivos y difíciles de tratar).




Complicaciones

Las complicaciones se deben a la falta o incumplimiento del tratamiento antibiótico. Las más frecuentes son las siguientes:

Cicatrices debidas a la destrucción del tejido genital.
Dolor genital.
Despigmentación en la zona afectada (pérdida de color de la piel).
Inflamación genital permanente debido a los intentos de cicatrización.

Prevención

La medida de prevención más eficaz para evitar contraer la enfermedad sería la abstinencia sexual hasta que la pareja sexual se haya curado por completo. En su defecto, se recomienda utilizar métodos de barrera (como el preservativo) durante las relaciones sexuales, de este modo se consigue minimizar el riesgo de transmisión. Además, dado su facilidad para el contagio, se recomienda extremar la higiene íntima.

Se recomienda acudir a la consulta del médico ante la menor sospecha de haber contraído una ETS, siempre que se sepa que se han mantenido relaciones sexuales con una persona diagnosticada de granuloma inguinal y cuando aparezcan lesiones en el área genital.

https://mejorconsalud.com/granuloma-inguinal-que-es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...