martes, 19 de julio de 2011

Baños de Asiento.Hidroterapia

Los Baños de asiento  pueden ser fríos y calientes. Los baños de asiento son remedios eficacísimos para todos los males del bajo vientre, y obran como laxantes, expelen los gases, favorecen la digestión y regularizan la circulación; son asimismo confortantes, por lo que se recomiendan para combatir la cloroanemia o palidez, los flujos y hemorragias y dolencias análogas, como todas las enfermedades del bajo vientre de cualquier clase que sean.

 Todo el mundo puede tomar este sencillo baño, que dura solamente de 1 a 2 minutos y, si no se comete alguna imprudencia, jamás puede hacer daño.

 
1. Baño de asiento frío.

Se toma de la manera siguiente:

Se llena de agua fría, hasta la cuarta o quinta parte de su altura, el baño destinado al efecto o un barreño de madera, hojalata o zinc, de poco fondo.

El bañista se sienta desnudo en el lebrillo de tal forma que el agua le cubra desde la parte superior del muslo hasta los riñones, quedando fuera el resto del cuerpo. Por eso muchos no se desnudan completamente. Este baño dura de 1/2 minuto a 3.

Para evitar enfriamientos, fortalecerse y hacerse insensible a los traidores cambios de temperatura tómense con alguna frecuencia baños de asiento, bien sea al acostarse o mejor algún tiempo después de acostado, porque se ahorra el trabajo especial de desnudarse y es más fácil la reacción, para lo que conviene no secarse el cuerpo. Sin embargo no deben tomarse estos baños más de 2 o 3 veces por semana, ya que su excesivo uso haría afluir la sangre a esa parte y podría producir hemorragias.

Todo el que sufra de insomnios y no pueda conciliar el tranquilo sueño; el que se despierte a menudo durante la noche, tome un baño de asiento frío; 1 a 2 minutos de sesión bastan para calmar la excitación y proporcionar tranquilo descanso.

Un individuo había perdido el sueño de tal modo que casi nunca podía dormir más de 2 horas, revolcándose en la cama el resto del tiempo, en medio de una gran excitación nerviosa. Estos baños le devolvieron, con la tranquilidad, el apacible sueño.

El que por la mañana se levante con la cabeza pesada y más cansado que estaba al acostarse hará desaparecer tales molestias con los baños de asiento.

Por último, no me cansaré de recomendar su empleo a las personas que, gozando de buena salud, quieran precaver muchas dolencias.

2. Baños de asiento calientes.

Nunca deben prepararse con agua sola. De ordinario echo en el agua caliente una de las sustancias siguientes, que dan nombre al baño:

•a) Cola de caballo.
•b) Paja de avena.
•c) Flores de heno.

La preparación es igual para las tres clases de baño. Se echa la sustancia vegetal en una vasija, se vierte sobre ella agua hirviendo y se deja al fuego la mezcla, para que cueza algún tiempo. Luego se retira la vasija, se deja enfriar el cocimiento hasta la temperatura de 30 a 32 grados, rara vez hasta 37° C, y se echa todo en el lebrillo o barreño. La duración de este baño es de un cuarto de hora, y el mismo cocimiento puede servir para dos o tres sesiones. La segunda sesión tendrá lugar en frío, 3 o 4 horas después de la primera, y la tercera una hora después de la segunda, siendo su duración de 1 a 2 minutos solamente.

Estos baños deben tomarse, a lo sumo, tres veces por semana; por regla general, alternando con baños fríos o bien para el tratamiento de males muy arraigados, como hemorroides inveteradas, fístulas del recto, desarreglos del intestino ciego y análogos.

Las hernias o quebraduras no son obstáculo para tomar estos baños. Veamos ahora los usos especiales de cada clase.

•a) El de cola de caballo sirve principalmente para combatir los ataques espasmódicos y reumáticos de los riñones y de la vejiga, los males de piedra y cálculos y todos los que afectan a la orina.
•b) El baño de avena está indicado para los padecimientos do la gota.
•c) El de flores de heno tiene aplicaciones más generales, puesto que, a falta de las dos sustancias anteriores, las suple en todos los tratamientos que afectan al bajo vientre, si bien con menos eficacia. Pero, en cambio, es un poderoso agente para resolver las inflamaciones en el bajo vientre, y toda clase de tumores o hinchazones exteriores; para combatir el estreñimiento, las hemorroides, los padecimientos espasmódicos y cólicos de aire.

Para tomar un baño de asiento con plantas medicinales, se preparan uno o dos litros de la de cocción o infusión a utilizar (que generalmente es más concentrada que la que se utiliza para tomar), y se vierten en una bañera, añadiendo el agua necesaria hasta que se alcance el nivel del bajo vientre, por debajo del ombligo.

Las piernas y la parte superior del cuerpo no deben estar en contacto con el agua. Lo ideal es realizarlos en una bañera especial para baños de asiento, aunque también pueden tomarse en un bidé, en una palangana ancha, o sentándose en una bañera con las rodillas en alto y flexionadas.

Mientras se toma el baño, hay que friccionar suavemente el bajo vientre (anatómicamente llamado hipogastrio) con una esponja o paño de algodón.

Los baños de asiento producen un estímulo circulatorio en la parte inferior del abdomen, que tiene efectos favorables sobre los órganos que allí se alojan: intestino grueso, vejiga de la orina y órganos genitales internos.

Además, actúan directamente sobre la piel y mucosas externas de los órganos genitales y del ano. Resultan muy eficaces en los siguientes casos:

- Afecciones anorrectales, como las hemorroides o la fisura de ano.

- Cistitis e infecciones urinarias, o afecciones de la próstata, trastornos ginecológicos en general, pero en especial en caso de menstruaciones dolorosas y de infecciones genitales femeninas.
Normalmente los baños de asiento se toman con el agua fría o tibia, a menos que se indique lo contrario. De esta forma se obtiene un mayor efecto tonificante.


Baños de asiento con agua caliente

Sin embargo, existen casos en los que es preferible usar agua caliente:

- Espasmos abdominales, causados, por ejemplo, por cólicos digestivos, cistitis o dismenorrea (regla dolorosa).

- Fisura anal: afección que se caracteriza por el dolor al defecar, que en algunos casos se acompaña de la emisión de unas gotas de sangre. No se debe confundir con las hemorroides. En caso de fisura conviene aplicar baños de asiento calientes, mientras que cuando se trata de hemorroides, se recomienda que el agua esté fría.

La duración de un baño de asiento debe ser corta (inferior a 3 minutos) si se realiza con agua fría, mientras que se puede llegar a los 10 minutos si el agua empleada está tibia o caliente. Normalmente se toman uno o dos diarios, e incluso tres. Conviene renovar el agua cada vez.



1 comentario:

mercc dijo...

saludos. para varices en los testículos, como recomienda el baño de asiento ? según lei se puede tomar 1 hora antes de la comida. gracias

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
--------------------------------------------------------------------------------