martes, 21 de julio de 2015

Solanáceas y enfermedades autoinmunes


¿Qué tienen en común, las patatas, el pimientón y la berenjena, además de ser deliciosos? Pues que pertenecen a la familia de las solanáceas, junto con otras plantas como los tomates y los pimientos. Aunque la mayoría de las personas no tienen problemas con las solanáceas, pueden ocasionar problemas a personas que tienen enfermedades autoinmunes o que sufren intolerancias a estas plantas. 


© Desconocido¿Qué son las solanáceas (Nightshades)? 

La lista de las plantas solanáceas comestibles es bastante corta: patatas blancas (no los boniatos), berenjenas, tomates, pimientos... además de especias como el pimentón o la cayena (la pimienta negra es otra planta). 

Sin embargo, la lista de solanáceas venenosas es bastante más larga: plantas como la belladona son extremadamente tóxicas para los humanos, pudiendo provocar incluso la muerte. 

A pesar de la existencia de estas plantas venenosas dentro de la misma familia, lo cierto es que la mayoría de las solanáceas son inofensivas para la mayoría de las personas, siempre y cuando alguna enfermedad autoinmune que haya hecho estragos en el intestino y el sistema inmune de la persona. 

Solanáceas y vitamina D 

El consumo de solanáceas se relaciona con la artritis reumatoide y/o dolor en las articulaciones. 

Pero lo cierto es que no hay pruebas irrefutables al respecto, ya que en nutrición no es fácil obtener resultados a corto plazo. 

El doctor Norman F. Childers realizó diversas encuestas y encontró que en la mayoría de los casos, eliminar las solanáceas fue de gran ayuda. Pero este estudio estaba muy limitado, ya que no había grupo de control y se limitaba a preguntar a la gente: "¿qué comiste?". No sé a ti, pero a mí no me parece extremadamente fiable. 

A falta de evidencia fiable, ¿por qué se culpa entonces a las solánaceas de dolor, inflamación y problemas de autoinmunidad? 

Una de las teorías tiene que ver con la síntesis de vitamina D. 

Hay evidencias de que en animales, las solanáceas puede provocar todo tipo de dolores articulares y óseos, mayormente relacionados con la forma en la que el cuerpo de los animales procesa la vitamina D. 

La vitamina D es crucial para la formación correcta de estructuras óseas, pero las solanáceas generan naturalmente moléculas (metabolitos) de una forma muy activa de Vitamina D (vitamina D3), que puede impedir el metabolismo del calcio en el cuerpo, haciendo que se formen depósitos de calcio en tejido blando (ligamentos, tendones, etc.) en lugar de en los huesos, como explican en este artículo.

Sin embargo, en los seres humanos, la vitamina D no se sintetiza de la misma manera que en otros mamíferos, por lo estos estudios tampoco parecen concluyentes. 

Alcaloides y lectinas 

Otros estudios atribuyen el peligro de las solanáceas a su contenido a su contenido en alcaloides, químicos parecidos a las drogas:
Solaninas, en patatas.
Nicotina, aunque las solanáceas no parecen ser tan adictivas como el tabaco.
Capsaicina, el picante en los chiles.

Comentario: Cabe considerar que, si bien el tabaco es una solanácea, la mayoría no lo come. Vea este vídeo para más información acerca del tabaco: 

Y lectinas, que son glicoproteínas que recubren la piel de la planta. 

Mientras la planta siga viva, estos compuestos actuarán como una especie de pesticida que protege la planta de plagas y depredadores: su consumo puede provocar espasmos musculares, dolores, inflamación, sensibilidad, agarrotamiento, etc... 

Es decir, las solanáceas están diseñadas para ser tóxicas en general:
las venenosas tienen tanta concentración de estos químicos que pueden ser mortales en los humanos.
En las comestibles, estos alcaloides se encuentran en pequeñas cantidades y básicamente en hojas y tallos, que no solemos usar en la cocina.Teniendo en cuenta esto y que un ser humano es de mayor tamaño que un pulgón, nuestro intestino, si está sano, debería poder lidiar con estas sustancias tóxicas sin problema. 

Eso sí, no olvidemos que el trabajo de los alcaloides y lectinas cuando la planta está viva es "matar cosas" y en tu intestino, las victimas pueden ser las células de la pared intestinal. 

En personas cuya salud intestinal ya se encuentran comprometida por una enfermedad auto inmune (enfermedad de chron, celiaquía, colitis ulcerosa, esclerosis,etc.), podría aumentar la permeabilidad del intestino (leaky gut), es decir, traspasarían la barrera intestinal hacía el organismo partículas y tóxicos que normalmente no deberían pasar. 

Como consecuencia, se producirá una reacción inmunitaria por parte de nuestras defensas, lo último que desearía una persona que ya lídia con una enfermedad autoinmune. 

En este estudio se muestra como los investigadores alimentaron con pieles de patata a roedores con la enfermedad del colon irritable, y observaron un incremento significativo de la inflamación del intestino. 

Toxicidad vs. beneficios 

Quiero enfatizar que todos estos riesgos son relevantes únicamente en el caso de tener intolerancia/sensibilidad a las solanáceas o personas cuya salud intestinal se ha visto perjudicada por alguna enfermedad, por lo que no te apresures a eliminarlas de tu dieta "por si acaso". 

De hecho, los mismos compuestos químicos que en algunas personas pueden provocar una reacción inmune puede traer beneficios a otras. 

La capsaicina, en personas sanas funciona como un antiinflamatorio natural, uno de los grandes beneficios de consumir guindillas, por ejemplo. 

Incluso los alcaloides en las solanáceas venenosas se usan en la droga antiespasmódica atropina: un poderoso veneno que se convierte en un poderoso remedio si se prepara correctamente, claro. 

Además, la solanáceas contienen antioxidantes que ayudan a combatir radicales libres y estrés oxidativo. 

En resumen, en personas sanas, el daño provocado por los alcaloides será neutro y en el mejor de los casos ser incluso beneficioso. 

Comentario: Es importante destacar que no solamente las personas con enfermedades autoinmunes diagnosticadas podrían ser sensibles a estas plantas, ya que, un gran porcentaje de la población vive a base de una dieta que daña el intestino y la flora intestinal, por lo que, en la mayoría de los casos, podríamos decir que no estamos preparados para lidiar con estas sustancias tóxicas. Para más información, recomendamos: 

Conclusión 

¿Deberías evitar las solanáceas? Si tienes una enfermedad autoinmune (sobre todo si es de tipo reumático o cualquier otra que te suponga dolor de articulaciones) probar eliminar durante 30 días las solanáceas no te hará daño y merece la pena intentarlo. Daño no te va a hacer y posiblemente te sorprenda la mejora. 

Si tienes una ligera sensibilidad a las solanáceas, bastaría con reducir un poco su consumo y al menos reducir los químicos perjudiciales, preparando las plantas de forma adecuada:

Pela las patatas (casi todos los alcaloides están en la piel).
Evita comer tomates verdes o patatas planta a las que le hayan salido tallos. Cuanto menos madura la planta, mayor concentración de alcaloides.

Cocina las solanáceas siempre, incluso los tomates si puedes), reducirás su contenido en alcaloides.Como comentaba antes, si no tienen una enfermedad autoinmune o dolor crónico probablemente no notarás una gran mejoría. No hay problema en experimentar con uno mismo, pero no hay razón para seguir una dieta paleo estricta de más.

Comentario: Como se dijo en el comentario anterior, lo más probable es que estas substancias sean tóxicas para la mayoría, aunque hayan muchas personas que sí pueden lidiar con ellas. Lo mejor sería probar la eliminación durante un mes o dos, a pesar de no tener una enfermedad autoinmune y luego ver como uno reacciona, incorporándolas una a una y observando los efectos.

Muchos de los alimentos vegetales que comemos contienen lectinas. Estas lectinas son tenaces y altamente resistente a la destrucción. Por ejemplo, con el calor de hornear o cocinar ellos no son fácilmente destruidos. Son duros combatientes contra los enemigos foráneos de la planta y los invasores. El problema es cuando salen son una sustancia del alimento ingerida por usted. Los Diario de neuropéptidos informa que las lectinas se encuentran en el trigo, guisantes, maíz, patatas y lentejas. (Hay muchas lectinas, que caen dentro de estos grupos de alimentos). 

Lectinas hacen daño cuando se unen las moléculas de azúcar que existen en el intestino o en la sangre. Cuando estén Unidas a la molécula de azúcar, lo hacen inactivo e inútil y causan inflamación crónica. Peor aún, ya que están diseñados para las plantas, fácilmente se convierten en invasores extranjeros en su cuerpo. La asociación de lectinas con la molécula de azúcar compromete el sistema inmunológico humano porque las lectinas se comportan como una sustancia ajena. 

NOTA de la autora: Este artículo es una traducción libre de este de paleoleap, ya que algunos lectores me pidieron información en español 

Vanessa Díez
mar, 21 jul 2015 10:47 UTC
http://es.sott.net/article/39836-Solanaceas-y-enfermedades-autoinmunes

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...