martes, 29 de noviembre de 2016

Guía completa para hacer ayuno (I)

El ayuno es una de las intervenciones alimenticias más antiguas del mundo, y la ciencia moderna confirma que puede tener una influencia sumamente beneficiosa en su salud. El Dr. Jason Fung, un nefrólogo (especialista del riñón), quien ejerce su profesión en Canadá, ha escrito un importante libro que hace referencia acerca de este tema.

“The Complete Guide to Fasting: Heal Your Body Through Intermittent, Alternate-Day, and Extended Fasting“(La Guía Completa Para Hacer el Ayuno: Sane Su Cuerpo a Través de un Ayuno Intermitente, en Días Alternados, y Extendidos), en coautoría con Jimmy Moore, que detalla cómo poner en práctica el ayuno y superar algunos de los problemas más comunes que pueden surgir, incluyendo los temores persistentes y mitos asociados con el ayuno extendido de agua.

Durante la primera década en que ejerció su profesión, Fung seguía–como la mayoría de los médicos—las prácticas convencionales. Como especialista en trastornos renales, muchos de sus pacientes tenían diabetes tipo 2, como una causa principal de su insuficiencia renal.

Ayunar Ayuda a Revertir la Diabetes–Y los Trastornos de Salud Relacionados

Entonces, fue claro para él, que el tratamiento convencional de la diabetes tipo 2 era un grave error.

A pesar de que los pacientes hicieron el mejor de los esfuerzos para controlar su diabetes, al tomar su insulina y una alimentación recomendada y así sucesivamente; aun así, era un hecho que tendrían complicaciones tales como una enfermedad renal, requerirían diálisis, necesitarían amputaciones, o quedarían ciegos.

“Como médicos, nos hemos capacitado para administrar los medicamentos, pero es obvio que esto no funciona”, dice. “La respuesta es bastante obvia. Porque si la diabetes tipo 2 es en gran medida la causa de las enfermedades renales; entonces, no será capaz de tomar alguna acción contra la enfermedad renal, hasta que solucione el problema de la diabetes.

Más o menos, ahí fue por donde empecé. Entonces pensé, ‘Todo el mundo dice que la diabetes tipo 2 es un tipo de enfermedad crónica progresiva… Esto solo tiene una solución’. Pero, en realidad, si lo analiza, la diabetes tipo 2 no es eso en lo absoluto…

[S]i desea deshacerse de la diabetes tipo 2; primero, tiene que deshacerse de la obesidad… Así es como ayudará a las personas de la mejor manera. Empecé a analizar acerca de lo que causa el aumento de peso… Desde luego que no son las calorías. Ese es un gran malentendido. Es por eso que no hemos tenido éxito en el tema de la pérdida de peso, porque perseguimos el objetivo equivocado…

En realidad, se trata de un equilibrio hormonal, y más que nada, está relacionado con la insulina. Tenemos que disminuir los niveles de insulina. Los tipos de alimentación que son bajas en carbohidratos, son una forma de disminuir los niveles de insulina…

En algunas personas, esto revertirá su diabetes… Empecé a seguir una alimentación baja en carbohidratos que no funcionaba. El problema fue que, para las personas, era un poco complicada de seguir…

Tenía que hacer que fuera más sencillo… Y pensé, ‘¿Por qué no hacemos un ayuno?’… Este método se ha utilizado durante miles de años… Empecé a buscar información científica… En realidad, proporciona una gran cantidad de beneficios que no habíamos reconocido.

Parte de ello, también se debió a como nos han educado, ‘Tienes que comer continuamente’. Pero, en realidad, eso no es cierto. Si lo analiza, en el pasado… posiblemente pasaban muchos días en los que las personas no comían…

Eso es realmente para lo que está destinada la grasa [del cuerpo]. En realidad, simplemente almacena el combustible; la energía que obtiene de los alimentos. Recurrimos a esto [cuando ayunamos].

Eso es todo lo que ocurre. No hay efectos secundarios graves o consecuencias por realizar un ayuno. Si los hubiera, lo habríamos sabido hace varios miles de años. Pero no hubo. Ese fue mi punto de partida”.

Uso Clínico del Ayuno

Fung empezó a utilizar a implementar el ayuno en su ejercicio como médico, e indicó que, los resultados fueron “increíbles”. Él ha sido capaz de retirarles la medicación a muchos pacientes; ellos han perdido peso, informan que tienen mayores niveles de energía, y su diabetes fue revertida.

“Esta es la razón por la que estudiamos medicina: Para mejorar a las personas. Y por primera vez, esto era lo que ocurría. Antes, durante 10 años, lo único que hice fue observar a las personas empeorar hasta que les indicaba realizar diálisis. Pero realmente, ese no era el camino a seguir”, dice.

La primera vez que trató de implementar clínicamente este programa, no había ninguna guía formal que pudiera seguir, que es lo que le inspiró para escribir “The Complete Guide to Fasting“ (La Guía Completa Para Hacer el Ayuno). A través de su propia experiencia clínica, ha creado una guía que cualquiera puede utilizar para beneficiarse.

“Cuando las personas inician, son muy escépticas. Creen que es [una] pésima [idea]. Pero luego regresan y la adoptan completamente.

Piensan que, ‘Esta es la mejor opción’. “Debido a que pierden peso, observan que las dosis de sus medicamentos disminuyen, sus niveles de azúcar son menores. Para ellos, es obvio que realmente están mucho más saludables”, dice.

“Y todo esto es sin recurrir a los medicamentos. Intentamos quitarles los medicamentos. Estos son una solución totalmente artificial. Verdaderamente, deja que su cuerpo elimine por sí mismo todo el exceso de azúcar y grasas.

Y no hay nada malo en ello. Es gratis y está disponible. Todo lo que tenemos que hacer es decirles a las personas acerca de esto, y que pueden aliviarse a sí mismas, lo cual es increíble”.

Si padece obesidad, la cetosis nutricional es otro excelente protocolo alimenticio. Recientemente, entrevisté a la Dra. Jeanne Drisko, Titular del Centro Medico Integrativo de la Universidad de Kansas, quien ha utilizado un protocolo cetogénico en un entorno clínico desde hace muchos años.

El reto es aplicarlo y cumplirlo. La cetosis nutricional es más complicada que realizar un ayuno. Además, el ayuno puede ser un proceso más rápido. En vez de esperar semanas o meses para que su cuerpo se regule ascendentemente, y de nuevo, sea capaz de metabolizar la grasa eficazmente, en realidad el ayuno se brinca esta etapa.

Como Romper los Mitos Acerca del Ayuno

La obra de Fung es muy útil, porque proporciona unas directrices básicas para hacer el ayuno que son fáciles de seguir, y analiza algunos de los mitos y temores más comunes que evitan que muchas personas apliquen el programa del ayuno.

Un mito común es que el ayuno causa pérdida de masa muscular. El libro describe de forma clara el proceso de catabolismo proteico, al explicar la manera en la que su cuerpo realmente regula descendentemente el catabolismo proteico y regula ascendentemente las hormonas de crecimiento, en respuesta al ayuno.

“Si sigue la bioquímica, su cuerpo almacena la energía en forma de glucógeno en el hígado, que son enlaces o cadenas de azúcar, y luego la almacena [como] grasa corporal. Al realizar el ayuno, empieza a quemar todo el glucógeno que se encuentra en el hígado, que es todo el azúcar. Allí llega a un punto donde el exceso de algunos aminoácidos, presentes en su cuerpo, también necesita ser quemado.

Es donde las personas dicen, ‘En este punto es donde se quema el músculo’. Pero, eso no es lo que sucede en realidad. El cuerpo nunca regula ascendentemente su catabolismo proteico. Nunca quema los músculos; hay una continua rotación normal.

Existe cierta cantidad de proteínas que necesita para hacer una rotación regular. Al iniciar el ayuno, comienza a disminuir y luego aumenta la oxidación de las grasas. En esencia, lo que ha hecho es cambiar de quemar azúcar a quemar grasas. Una vez que comienza a quemar grasas, se produce casi una cantidad ilimitada de calorías. Podría continuar así durante días y días.

Lo que es interesante es que si se toma una libra de grasa, es alrededor de 3 500 calorías. Si consume aproximadamente entre 1 800 y 2 000 calorías diarias, necesita dos días completos de ayuno para quemar una sola libra de grasa, lo cual es muy sorprendente para las personas.

Si trata de perder 100 libras, teóricamente podría realizar 200 días de ayuno, solo para quemar toda esa grasa… Las personas se preocupan acerca de realizar un ayuno durante 24 horas. Pienso como, ‘Podría hacerlo durante 200 días’. Luego, es como, ‘OK. Tal vez esté bien pasar 24 horas sin comer'”.

El Mito del “Modo de Inanición”

Otro típico temor es que el ayuno es igual a la inanición, lo cual no es verdad. En primer lugar, el hambre es una situación forzada sobre la que no tiene ningún tipo de control, mientras que el ayuno es opcional; lo controla por completo.

Asimismo, muchas personas creen que no pueden o no deben ayunar porque esto provocará que su cuerpo entre en “modo de inanicion”–una situación en la que el cuerpo comienza a aferrarse a la grasa en vez de quemarla.

“A lo que se refieren es al punto en donde el metabolismo corporal comienza a disminuir tan significativamente, que en vez de quemar 2 000 calorías diarias, su cuerpo podría quemar 1 000 calorías por día.

Por ejemplo, en ese caso, incluso si solo consume 1 500 calorías diarias, aumentará de peso otra vez. Realmente, eso es lo que ocurre cuando reduce la cantidad de calorías que consume. Sabemos que… Conforme disminuye su consumo de calorías, también reduce su gasto de calorías.

Verdaderamente, si solo lo intenta y disminuye su consumo de calorías, el modo de hambre está garantizado. Pero lo que es interesante es que el ayuno no hace esto. Lo que sucede es que durante el ayuno… Realmente, después de cuatro días de realizar el ayuno, la tasa metabólica basal es 10 % más alta que cuando comenzó.

El cuerpo no se ha detenido del todo. De hecho, lo que ha hecho es que ha intercambiado sus fuentes de combustible. Cambio de quemar alimentos a quemar grasa [corporal]. Una vez que quema grasa [corporal], es como, ‘Hey, hay una gran cantidad de esto. Quememos nuestras 2 000 calorías’…”

También, esta es la razón por la que hacer el ayuno tiende a aumentar los niveles de la energía contraria a sentirse agotado. Si tiene sobrepeso y es letárgico, hacer un ayuno le ayuda a acceder a toda esa energía que se encuentra en su cuerpo, a la cual no tenía acceso previamente.

El ayuno obliga a su cuerpo a empezar a acceder a esas reservas de energía, y una vez que esto sucede, ¡de repente su cuerpo tiene un suministro casi ilimitado de energía!

Hacer ayuno también le ayuda a mejorar otros sistemas bioquímicos corporales. Hay interacción entre los sistemas hormonales, como el objetivo en la rapamicina en mamíferos (mTOR, por sus siglas en inglés), la proteína quinasa activada por AMP (AMPK, por sus siglas en inglés), leptina e IGF-1–los cuales son optimizados correctamente durante el ayuno.

También, mejora la función mitocondrial, que permite a sus mitocondrias que se regeneren. Así que no es simplemente encender un interruptor de enzimas para quemar grasa; se trata de un proceso muy complejo que regula ascendentemente para estar saludable.

http://saludactiva.info/g
Fecha: noviembre 26, 2016
uia-completa-ayuno/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...