Entrada destacada

El efecto de los 'hongos mágicos' en enfermos de cáncer deja boquiabiertos a los científicos

Un estudio realizado en dos centros científicos de EE.UU. a enfermos de cáncer con ansiedad y depresión constata los efectos positivo...

sábado, 7 de enero de 2017

Conozca un truco efectivo para bajar de peso

Para hacer su conclusión los investigadores han analizado los datos de 24.000 personas que trataban de bajar de peso durante 12 meses.

Imagen IlustrativaBrendan McDermidReuters

Los científicos de la Universidad de Nottingham (Reino Unido) han revelado una manera eficaz de perder peso.

De acuerdo con el estudio, publicado en la revista 'The Journal of Human Nutrition', uno de los secretos para una pérdida de peso efectiva son los planes excesivos.



Tras analizar los datos de 24.000 personas que trataban de bajar de peso durante 12 meses, los científicos han encontrado que aquellos que planearon perder el 27% del peso corporal, bajaron un promedio de 19%. Mientras que los que querían bajar 16-21% de peso, perdieron sólo un 14%.

Así, el estudio ha demostrado que la gente que pone los objetivos más ambiciosos, como regla general, no llegan a ellos, pero, sin embargo, pierden más peso que otros. Esto hace que sea posible, según los expertos, para utilizar esta técnica como un medio para combatir la obesidad.

Publicado: 3 ene 2017 09:01 GMT | Última actualización: 3 ene 2017 13:36 GMT
https://actualidad.rt.com/viral/227556-revelar-truco-efectivo-bajar-peso

6 químicos dañinos que encuentras en tu loción corporal

Para asegurarnos de que los productos de higiene que utilizamos no contienen químicos dañinos es conveniente comprarlos en tiendas especializadas o bien elaborarlos nosotros mismos en casa

Cuando compras tu loción corporal y demás artículos de belleza, ¿prestas atención a sus componentes?

La realidad es que la mayoría de nosotros buscamos solo un producto que huela bien, luzca lindo a primera vista y prometa resolver el problema que tengamos, sin entrar a considerar los químicos dañinos que puede contener.

Eso no estaría mal si no fuese porque muchos de los químicos que podemos encontrar en estos productos son perjudiciales y poco naturales.



Creemos que es importante que tengas una idea general de estos químicos dañinos para que puedas tomar una decisión más meditada.

No te garantizamos que tus compras sean más fáciles, porque la mayoría de las grandes marcas usan estos productos pero, al menos, estarás más informada sobre qué estás comprando y usando.

Hidroxianisol butilado o BHA

El BHA es uno de los químicos dañinos que podemos encontrar tanto en nuestras lociones corporales como en alimentos.

Su función es estabilizar y preservar, por lo que su uso se ha extendido a una amplia gama de productos. Desde labiales hasta tratamientos médicos.

¿El problema? El hidroxianisol butilado afecta a tu sistema endocrino, por lo que algunos especialistas lo ven como un posible causante de cáncer.

Aún hay estudios en proceso para identificar si esta sospecha es real o no, pero nosotros te recomendamos limitar su uso.

Hidantoína DMDM

El segundo de los químicos dañinos que encuentras en tu loción corporal es un formaldehído que actúa como conservador. Es decir, ayuda a que los productos que lo contienen duren más tiempo.

Entre estos se incluyen champús, lociones corporales, máscaras para pestañas, etc.

El problema con la hidantoína DMDM es que puede causar irritación en los ojos y la piel.

Fragancias o perfumes

Sabemos que una de las razones por las que eliges tu loción corporal es por el aroma. De hecho, es uno de los aspectos que más ayudan con los procesos de mercadotecnia de las empresas.

Solemos creer que si una loción huele a limón, rosas o fresas realmente contiene esos ingredientes o algún derivado.

Sin embargo, muchas veces se tratan de simples mezclas químicas que dan origen a esos aromas. Entre los químicos más comunes están los ftalatos, que suelen utilizarse en cosméticos, insecticidas y tratamientos de maderas.

Nuestra razón para considerar a los perfumes o fragancias como dañinos es que son grandes contaminantes del aire y causantes de alergias respiratorias y asma.

Parabenos

Los parabenos están presentes en toda clase de lociones corporales y artículos de belleza. Esto pasa porque evitan el crecimiento y la proliferación de hongos y bacterias.

Por desgracia, este efecto preventivo también se asocia con problemas hormonales y cáncer de seno.

Evita estos productos y opta por marcas orgánicas que utilicen antifúngicos naturales como la vitamina E y el ácido cítrico.

Palmitato de retinilo

Ya hemos hablado de la vitamina A y sus beneficios. De hecho, muchas veces eliges la loción corporal y otros artículos de belleza buscando esta vitamina y el palmitato de retinilo es un derivado de la misma.

Algunos estudios lo han relacionado con la aparición de tumores. En especial cuando la exposición a la luz solar es demasiada.

Por ello te recomendamos que, la próxima vez que compres una crema, loción corporal o protector solar con vitamina A, revises que este químico no esté presente.


Si el producto que compras contiene este químico, úsalo solo por la noche.

Trietanolamina

La trietanolamina es un ingrediente muy usado en máscaras para pestañas, lociones corporales y otros productos que necesitan un balance en su pH.

A pesar de este beneficio, la industria de la cosmética lo considera ligeramente dañino pues es un irritante del sistema respiratorio y de la piel.

En estudios realizados con animales se ha encontrado una relación con la aparición de cáncer, aunque se considera biodegradable y no tóxico.

¿Cómo elegir una loción corporal?

En esta lista te hemos mencionado seis químicos dañinos que probablemente están presentes en tu loción corporal. La duda que seguro te ataca ahora mismo es: “¿Cómo elijo mi loción corporal y demás artículos de belleza?”.

La respuesta es tan sencilla como complicada al mismo tiempo. Buscar productos que estén libres de todos estos químicos es una tarea titánica, pero no imposible.

En caso de que prefieras batallar menos en la búsqueda, puedes crear tus propios productos caseros y naturales.

Con esta segunda opción estarás segura de no usar químicos dañinos y resulta muy sencilla. Ni siquiera tendrás que preocuparte por que sea un proceso laborioso. La mayoría de las veces solo necesitas algunos ingredientes, mezclar bien y guardar.

Aquí te dejamos una que es deliciosa en en textura y aroma:

Loción corporal de vainilla

Ingredientes

¼ de taza de aceite de jojoba (50 g)
2 cucharaditas de aceite de coco (10 g)
2 cucharadas de cera de abejas (30 g)
2 cucharaditas de manteca de karité (10 g)
1 cucharadita de extracto de vainilla (5 ml)

Preparación

Coloca el aceite de jojoba, la cera de abejas, el aceite de coco y la manteca de karité en un recipiente de cristal y derrite al baño María.

Espera a que todos los ingredientes estén perfectamente mezclados y disueltos. Puedes mover con una palita de madera para asegurarte de que no queden grumos.

Retira del fuego, agrega el extracto de vainilla e integra bien todos los ingredientes.
Guarda la mezcla en un recipiente de cristal o plástico.

Esta loción tiene una contextura cremosa que fácilmente puede parecer una crema en climas fríos.

Basta con tomar un poco y calentarla con las manos para que inmediatamente se vuelva líquida.

https://mejorconsalud.com/quimicos-daninos-encuentras-locion-corporal/

VIDEO: Momento exacto en que un bebé salva a su hermano gemelo tras caerle encima una cómoda

El pequeño demostró una fuerza extraordinaria, al evitar que su hermano quedara aplastado por la cómoda.

Youtube / Kayli Shoff

Brock y Bowdy Shoff, dos hermanos gemelos de Estados Unidos estaban jugando en su dormitorio con una cómoda cuando de repente el mueble se les cayó encima. Bowdy, visiblemente asustado, empezó a ver de qué manera podía ayudar a su hermano, quien no paraba de llorar bajo el mueble. Posteriormente, intentó levantar la cómoda con sus manos, pero le resultaba demasiado pesada.Solo al aplicar su fuerza para mover la cómoda logró liberar a su hermano. 


Según ha escrito su padre, Ricky, en Facebook, estaba "un poco indeciso a la hora de publicar" las imágenes, pero luego la familia entendió que este video podría ser ideal para mostrar al mundo los peligros de este tipo de muebles cuando no están debidamente sujetos a la pared. La madre, Kayli, se encontraba en la planta superior en estos momentos, y no había nadie cerca para auxiliar a los pequeños.

"Estamos muy agradecidos por el vínculo que comparten estos hermanos gemelos. Sabemos que Bowdy no era el único que movía la cómoda de Brock. Y nos sentimos bendecidos de que esté bien", continúa su mensaje el padre, que luego termina con un aviso: "Por favor, asegúrense de que todas sus cómodas estén atornilladas y fijadas de forma segura a la pared".


Publicado: 3 ene 207 16:12 GMT | Última actualización: 3 ene 2017 16:13 GMT
https://actualidad.rt.com/actualidad/227586-bebe-eeuu-salvar-hermano

Las mentiras del etiquetado en los alimentos de supermercado

El científico y divulgador José Manuel López Nicolás denuncia los excesos de las industrias alimentaria y cosmética a la hora de comercializar sus productos. Una estrategia que ha convertido las etiquetas en una colección de disparates o de afirmaciones tramposas que denuncia en su libro "Vamos a comprar mentiras".

Si alguien despertara del coma después de 20 años y lo llevaran de visita al supermercado es posible que sufriera un gran impacto psicológico. Para empezar, le costaría encontrar un bote de leche, un paquete de mantequilla o una bolsa de ensalada que contuviera únicamente lo que va buscando. Casi todos los alimentos incluyen un extra de Calcio, Vitaminas A, E y D o todo tipo de moléculas que prometen fortalecer sus huesos, sus conexiones neuronales o su salud dental. Vivimos en la época de los alimentos funcionales y los suplementos alimenticios y la falta de una regulación y supervisión de las administraciones ha convertido las estanterías del supermercado en la ley de la selva. En su libro "Vamos a comprar mentiras" (Cálamo, 2016), el investigador José Manuel López Nicolás denuncia este tipo de triquiñuelas que confunden al consumidor y erosionan la buena reputación de la ciencia.



En el libro solo citas un ejemplo de buen hacer en la industria alimentaria, ¿la proporción es esta? ¿La inmensa mayoría de reclamos publicitarios de alimentos y cosméticos son mentira?

La inmensa mayoría de los alimentos funcionales y complementos alimenticios utilizan estrategias que aunque sean legales no sirven para nada, son un desastre: confunden al consumidor y los que no lo confunden no hacen falta. Además, si como empresa crees que tu alimento hace todas esas cosas que dice, mándalo a que sea evaluado por la la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

Cuéntame que es esto de la estrategia del asterisco, que por lo que veo es lo más frecuente.

Consiste en coger un alimento funcional y añadirle ingredientes que no han sido evaluados y poner alegaciones saludables (health claims) alrededor de ese producto. Antes eso no estaba permitido, pero con la nueva ley basta con añadir el 15% de la cantidad diaria de un micronutriente que sí tenga una alegación positiva y ya puedes decir de todo. Y el truco es que ese micronutriente lo pones en una parte pequeña del envase.

O sea, te buscas la lista de lo que sí permite decir la EFSA, encuentras algo que te sirva y metes tus alegaciones por la puerta de atrás.

Siempre pongo un ejemplo: el famoso DeMemory, que lleva jalea real, fatidilserina y otros ingredientes no evaluados. Sin embargo tiene fósforo, que sí tiene alegaciones, y eso le permite anunciar que es bueno para la memoria. Pero es que en una sardina tienes el mismo fósforo que en tres cajas de DeMemory.

¿Y no es más fácil atribuir las propiedades a la molécula que admite la EFSA y no dar tantas vueltas?
Sí, pero el que fósforo o la vitamina B6 no llama la atención del consumidor. Todo el mundo sabe, o debería saber, que están por todos lados, en muchos alimentos. El caso más brutal es el de la vitamina C, que tiene 12 o 15 alegaciones aprobadas. Resulta que puedes encontrar en el mercado 15 productos totalmente distintos y todos tienen en común la vitamina C y cada uno de ellos utiliza una alegación distinta. Bueno para el sistema nervioso, para los dientes, para la alimentación saludable... Al final en un chorro de limón tienes todo eso que te cuesta 300 euros en la tienda.

Sin conservantes, sin aditivos, sin porquerías... ¿La estrategia de las empresas de seguir el juego a las fobias del consumidor no es pegarse un tiro en el pie?

Creo que tanto la industria alimentaria como cosmética tienen suficientes propiedades en sus productos sin necesidad de utilizar estas estrategias. No hace falta echar mierda a otros productos o incluso los propios. Si sacas una gama que dice que tus potitos son "Eco 100% sin pesticidas", ¿qué estás diciendo? ¿Que el resto de los potitos de tu gama llevan pesticidas y eso puede ser peligroso?

¿Para qué va a invertir una empresa en investigación si cualquiera puede incluir una alegación de salud falseada?

Se crea una realidad al margen de los hechos, es como si la posverdad hubiera llegado antes al mercado que a la política.

Esto es mucho más grave de lo que parece. Para mí sería un desastre que al final la gente pensara que solo son triquiñuelas o argucias para vender un producto y ganar unos céntimos. No. Esto está teniendo repercusiones en la investigación, el desarrollo y la innovación. Yo pertenezco a un grupo y las empresas alimentarias están dejando de investigar, porque no les interesa. ¿Para qué van a invertir un millón de euros en un producto cuando la competencia invierte 1 euro y con eso tiene una gama entera de productos?

¿Todo este desbarajuste se arreglaría regulando el sector alimentario como el de los medicamentos?
Es la única forma. Para mí la educación no es suficiente, es necesaria, como la divulgación, pero hace falta paralelamente una legislación mucho más estricta y un control en el cumplimiento. Ahora son las grandes multinacionales las que están presionando para que se cambie el reglamento, porque cualquier empresa pequeña puede anunciar cualquier alegación de su producto sin invertir en investigación. Esta situación se está volviendo contra la industria y quieren cortar el rollo que ellas mismas empezaron porque se quedan sin valor añadido. Ahora mismo tú podrías sacar una hamburguesa con el peor aceite del mundo, pero le pones un poco de vitamina B6 y ya puedes decir que es la primera hamburguesa mundial que ayuda al normal funcionamiento del sistema inmunitario. La solución es que se instaure el perfil nutricional, que evalúa al producto en su conjunto.

¿Cada producto tendría que pasar su propia prueba? Eso es muy caro, ¿no?

Exacto, y no interesa. Mejor le meto la estrategia del asterisco. Si te evalúan el producto ya no vas a poder poner nada. En el libro cito un producto poco conocido, contra el colesterol, que es el único que se ha atrevido a que le evalúen el producto entero.



Y aunque se aprobara ese modelo, la alimentación funcional seguiría siendo un gran engaño porque sigue habiendo más propiedades en un melocotón que en cien productos.

Correcto, aunque saliera un nuevo reglamento, estos productos seguirían siendo innecesarios.

La industria argumenta: “como la gente no sabe comer, le damos estos suplementos que no hacen falta”

Pero esto es un bofetón a la investigación en alimentos, se diría que trabaja para confundir.

Es un bofetón a los alimentos funcionales. La posición de la industria es admitir que es cierto que en la nutrición normal tienes todos los ingredientes, pero es que la población no toma esa alimentación normal.
O sea, les engañamos porque no saben comer.

Como no saben comer, nosotros le damos esto. Para que en su alimentación al menos coman estos ingredientes. Pero lo que yo digo: si a un niño desde pequeño le enseñamos a no tomar una alimentación correcta, sino a suplirla con parches, ¿en qué momento de su vida va a cambiar y va a empezar a comer correctamente? 

Te quejas de que haya distintos organismos a nivel internacional con criterios diferentes. ¿Cómo daña esto a la confianza del consumidor?

Ahí saltamos al campo de la seguridad. Una cosa es que sea un desbarajuste los productos nutricionales y en seguridad estamos en el momento de la historia en que más seguros podemos estar de los alimentos. Lo que no puede ser es que haya productos que estén prohibidos en EEUU y aquí no o al revés. Salvo que haya intereses comerciales muy fuertes.

¿Habría que crear un megaorganismo transnacional para regular estas cosas?

Sí, hay que armonizar la legislación internacional en cuanto seguridad y funcionalidad de los ingredientes. Es absurdo que haya legislaciones absolutamente distintas.

Del libro se deduce que hay empresas, como Actafarma, que se la cuelan sistemáticamente al consumidor, ¿no se puede hacer nada contra estas triquiñuelas?

Que hay "engaño" no puedes decirlo, porque están cumpliendo la ley. El problema es la ley. Pero han encontrado un filón para sacar producto tras producto con esa estrategia. Me duele como científico que haya investigadores que se sumen a ese carro. Me da igual que sea Actafarma o Danone, Puleva...

¿Cómo se entiende que el CSIC sea cómplice de algunos de estos engaños al consumidor?

No lo sé. Están haciendo un flaco favor a la ciencia todos aquellos científicos que se suman a ese carro. El CSIC aparece avalando los macroantioxidantes de una bebida de belleza (Beauty drink), pero te vas a la web de la EFSA y los macroantioxidantes no han sido evaluados por ningún sitio. En realidad incluyen vitaminas A, C, biotina y niacina y tiran otra vez de la estrategia del asterisco. 

¿De verdad se deben prestar los científicos a esto? 
Yo no digo que los macroantioxidantes no sean positivos, pero si lo crees de verdad, ¿por qué no lo mandas a evaluar tu producto a la EFSA?

Están haciendo un flaco favor a la ciencia todos aquellos científicos que se suman a ese carro.

Supongo que lo que hacen es coger el camino más fácil.

¿Debe un científico coger el camino más fácil? Cuando les preguntas dicen que ellos en las estrategia del marketing no entran. Hombre, si aparece el CSIC por todas partes, ¿me estás diciendo que no tiene nada que ver?
Lo de la cosmética es igual o peor que la alimentación, hay hasta una crema con rayos infrarrojos, ¿no?
Con rayos bioinfrarrojos. Yo soy profesor de técnicas instrumentales y eso no lo he visto en la vida. En cosméticos el tema es mucho más sangrante porque la publicidad que se hace utilizando palabras científicas supera con mucho el tema de la alimentación... La diferencia con la alimentación es que hace dos o tres años apareció un reglamento contundente y muy serio, pero ¿qué ocurre? Que no ha surgido el policía, no han creado ninguna agencia que controle que ese reglamento se lleva cabo.

Oye, ¿y por qué no me va a arreglar la piel el ADN de manzana? Eres un aguafiestas

Bueno, no es porque lo diga yo, la que controla este tema es la Agencia Española del Medicamento, no hay una agencia de cosméticos. Y tuvo que salir a decir que el uso de células madre en este tipo de productos era fraudulento.

Pues en una peluquería de mi barrio te implantan células madre por 8 euros.
Lógico. El nuevo reglamento de cosméticos no permite nada de eso, pero como no se persigue, todo el mundo lo hace.

Empecé el libro con el ceño fruncido y he terminado riendo a carcajadas. Cuéntame qué es la horchataterapia, por dios.

Yo soy partidario de las terapias de belleza, lo que no soy partidario es de disfrazarlo de palabras científicas. Si a uno le da por bañarse en chocolate y le gusta, como si le da por chupar candados. Ahora, no me digas que los componentes del chocolate lo que hacen es inactivar los radicales libres... El caso más sangrante es la "horchataterapia ecológica". Se resume básicamente en que un tipo tiene una horchatería y un tipo tienen un spa, hablan y se ponen de acuerdo. Visto como está el mercado vamos a sacar un nuevo servicio, pensarían. Hasta ahí, perfecto. Pero luego están las propiedades beneficiosas que anuncian, con "aceites biosensitivos para incrementar tu capacidad sexual". La idea es meter en un solo producto la palabra bio, una palabra técnica y un tipo con una bata. Y si además le pones un sello de una universidad o una asociación médica ya tienes el pack completo. Creo que la clave está en que según las encuestas de la percepción social de la ciencia, la ciudadanía tiene cada vez más confianza en los científicos. Alguien se ha dado cuenta y quiere sacar tajada.

Basta meter la palabra bio, una palabra técnica y un tipo con una bata. Alguien se ha dado cuenta de que la ciencia vende

Pero que la sociedad que confía en la ciencia caiga en todos los engaños pseudocientíficos es una contradicción absoluta.

Claro, por eso el gran miedo es que esas encuestas se vuelvan contra nosotros y los ciudadanos empiecen a hablar de las patrañas científicas. Alguien puede pensar "me he comprado esta crema que me iba a regenerar el ADN y al final era una tontería". Al final el propio consumidor se pone en contra de la ciencia, en lugar de en contra de las empresas que lo hacen mal.

¿Has tenido algún problema legal con el libro?

Con empresas ni uno. Está revisado por abogados antes de salir. Sí que ha habido medios de comunicación que me han dicho empresas que no puedo citar y eventos donde no he estado porque había patrocinadores que cito en el libro. También ha habido empresas que han llamado a mi puerta y me han ofrecido dinero por hablar periódicamente bien de ellas.

O sea, te han intentado comprar.

Y he dicho que no, por supuesto. Pero la situación es complicada. Si llaman a tu puerta y dices que sí, te has vendido. Si dices que no, como he dicho siempre, te has ganado un enemigo.

Para terminar, ¿algún consejo para el consumidor que vaya con menos tiempo que tú al supermercado?
Que huyan de los productos que se basan en el miedo. Si no eres celíaco, no compres sin gluten, no compres cosas sin aditivos o sin conservantes, huye de aquellos productos que abusen de palabras científicas en su publicidad, porque vas a gastar más y vas a tener un menor efecto. Sencillamente: no te compliques la vida.

Fuente: http://www.vozpopuli.com/
http://agnesmacrobiotica.blogspot.com.es/2017/01/las-mentiras-del-etiquetado-en-los.html

Propiedades medicinales de la Mejorana

Resultado de imagen de MejoranaLa mejorana es un arbusto aromático que tiene cualidades medicinales interesantes. Esta hierba se la usa para condimentar diferentes platos por lo que es muy valorado en la gastronomía.

La mejora además tiene propiedades medicinales muy buenas por eso es usada desde hace mucho tiempo para tratar alteraciones en la salud.

Propiedades medicinales de la mejorana:

-Ayuda en el tratamiento de afecciones respiratorias como gripe o infecciones respiratorias
-Ayuda a tratar el dolor de cabeza o cefaleas
-Colabora en el tratamiento de la amenorrea
-Ayuda a trastornos gastrointestinales
-Favorece el tratamiento de diarreas y flatulencias
-Ayuda a calmar dolores reumáticos
-Alivia afecciones nerviosas
-Ayuda a tratar luxaciones y dislocaciones


-Ayuda a resolver la anorexia
-Colabora en acelerar la curación de heridas y ulceras
-Calma el dolor y el cansancio de los músculos
-Colabora en el tratamiento del estrés, reduce la irritabilidad, ansiedad
-Ayuda a calmar los dolores y malestares causado por el ciclo menstrual en las mujeres
-Previene la inflamación abdominal
-Ayuda a tratar el insomnio
-Ayuda a bajar la fiebre
-Favorece la eliminación de mucosidades
-Colabora en el tratamiento de erupciones cutáneas

Resultado de imagen de Mejorana
Para aprovechar los beneficios de la mejorana se puede usar el aceite esencial para utilizarlo externamente y las infusiones vía interna. También se pueden hacer inhalaciones para aliviar ciertas patologías.

La mejora es de la familia del orégano ambos tienen cualidades medicinales pero no hay que confundirlos ya que son diferentes.

Es recomendable tener en casa una planta de mejora y usarla con fines culinarios pero también medicinales si lo necesitamos.

Si tenemos dudas sobre cómo utilizar la mejorana con fines curativos debemos consultar al médico.

http://www.hierbamedicinal.es/propiedades-medicinales-de-la-mejorana

Vinculan vivir cerca de una autopista con el riesgo de demencia

Esta dolencia es más común en personas que viven a menos de 50 metros de una carretera principal que en quienes viven más lejos, según un estudio

Un nudo de carreteras en China
Reuters

La demencia es más común en personas que viven a menos de 50 metros de una carretera principal que en quienes viven más lejos, según concluye un estudio que analizó a 6,6 millones de personas. Sin embargo, la investigación no encontró ninguna relación entre la exposición al tráfico y la enfermedad de Parkinson o la esclerosis múltiple, informa Europa Press.

El estudio observacional, cuyos resultados se publican en ‘The Lancet’, estima que hasta uno de cada diez (7-11 por ciento) casos de demencia podría atribuirse a vivir cerca de una carretera principal y que el vínculo es más fuerte para aquellas personas que viven cerca del tráfico pesado.


Investigaciones anteriores han sugerido que la contaminación del aire y el ruido del tráfico pueden contribuir a la neurodegeneración, con un estudio que reveló que vivir cerca de una carretera se asocia con reducción de la sustancia blanca y menor cognición. Sin embargo, este trabajo se centró en investigar el vínculo entre vivir cerca del tráfico pesado y el inicio de las principales enfermedades neurodegenerativas.

Los investigadores rastrearon a todos los adultos entre 20 y 85 años que vivían en Ontario, Canadá --aproximadamente 6,6 millones de personas-- durante más de una década entre 2001 y 2012. Utilizaron los códigos postales para determinar la cercanía de las personas a una carretera y analizaron los registros médicos para ver si pasaron a desarrollar demencia, enfermedad de Parkinson o esclerosis múltiple.

Casi todas las personas (95 por ciento) del estudio vivían a menos de un kilómetro de una carretera principal y la mitad a menos de 200 metros de una vía importante. Durante el periodo de estudio, más de 243.000 personas desarrollaron demencia, 31.500 desarrollaron enfermedad de Parkinson y 9.250 personas esclerosis múltiple.

Aunque no había asociación entre vivir cerca de una carretera y la enfermedad de Parkinson o la esclerosis múltiple, la demencia era más común que las personas con hogares más cercanos a las carreteras ocupadas. El riesgo de desarrollar demencia se redujo a medida que las personas viven lejos de una carretera principal: con un riesgo un 7 por ciento mayor de desarrollar demencia entre los que viven a menos de 50 metros, un 4 por ciento más de riesgo a 50-100 metros, un riesgo un 2 por ciento mayor a 101 -200 metros y sin aumento de riesgo en quienes viven a más de 200 metros de distancia.

Los investigadores también encontraron que la exposición a largo plazo a dos contaminantes comunes (dióxido de nitrógeno y partículas finas) se vinculó con demencia, pero no se tuvo en cuenta el efecto completo, lo que significa que otros factores también son susceptibles de estar involucrados. Entre ellos, se podrían incluir otros contaminantes del aire o el ruido del tráfico.

«A pesar del creciente impacto de estas enfermedades, se sabe poco acerca de sus causas y su prevención --afirma el autor principal, Hong Chen, de Salud Pública de Ontario, Canadá--. Nuestro estudio sugiere que las carreteras ocupadas podrían ser una fuente de factores de estrés ambiental que podría dar lugar a la aparición de la demencia».

«El creciente aumento de la población y la urbanización ha llevado a mucha gente cerca del tráfico pesado y con la exposición generalizada al tráfico y las tasas de demencia, incluso un efecto modesto de la exposición al tráfico al vivir en una carretera cercana podría suponer una gran carga para la salud pública. Se necesitan más investigaciones para comprender este vínculo, particularmente los efectos de los diferentes aspectos del tráfico, como los contaminantes atmosféricos y el ruido», añade.

El estudio estimó la exposición a la contaminación atmosférica basada en el código postal, por lo que no tuvo en cuenta la exposición de cada individuo. Debido a que el análisis es observacional, no se puede establecer la causalidad, pero el estudio fue diseñado para controlar el nivel socioeconómico, los niveles de educación, el índice de masa corporal (IMC) y el tabaquismo, lo que significa que es poco probable que haya una explicación sobre la asociación por estos factores. EP



viernes, 6 de enero de 2017

Científicos queridos y detestados por la industria agroquímica

"En las investigaciones financiadas por la Industria, "no hay ningún científico que salga indemne"

© Desconocido
Sus hallazgos sobre las abejas no fueron los que Syngenta esperaba. 

La gran Empresa productora de plaguicidas encargó a James Cresswell, un experto en flores y abejas de la Universidad de Exeter, Inglaterra, que estudiara por qué muchas de las colonias de abejas del mundo estaban desapareciendo. Empresas como Syngentahan culpado del declive de las abejas a un pequeño ácaro, la varroa, en lugar de a sus propios pesticidas. 


El Dr. Cresswell también fue un científico que mostraba escepticismo en torno a las preocupaciones planteadas por los plaguicidas, e incluso por el alcance de las muertes de las abejas. Pero su investigación inicial de 2012 vino a cambiar su percepción de este problema y la incidencia de la varroa. Así que la Empresa, con sede en Suiza, comenzó a presionarlo para que considerara nuevos datos y diese un enfoque diferente a su investigación. 

Haciendo un repaso de sus relaciones con la Empresa, el Dr. Cresswell dijo en una reciente entrevista que "Está claro que Syngenta tenía una Agenda". En un correo electrónico resumió esa Agenda: "Es la varroa, estúpido". 

Para el Dr. Cresswell, un hombre de 54 años de edad que usa unos Birkenstock, la incursión en la investigación financiada por la Industria le ha supuesto una crisis personal. Algunos de sus colegas le han condenado al ostracismo. Incluso su esposa y sus hijos dudaron de él. 

"No podían creer que hubiese aceptado el dinero. Se imaginaron que iba a estar sometido a una gran presión y que eso me haría ceder", dijo de su familia. 

El uso en propio beneficio de la investigación científica está bien documentado en los campos de las bebidas azucaradas y de los productos farmacéuticos. Pero es raro el caso de un científico que hable de las relaciones con las Corporaciones y las expectativas que acompañan a esas relaciones. 

Una revisión de la estrategia de Syngenta muestra que la experiencia del Dr. Cresswell encaja con las prácticas utilizadas por otras Corporaciones, tales como Monsanto y la Industria Agroquímica. Los científicos financiados por la Industria suelen obtener unos resultados favorables a las Empresas, mientras que los Departamentos Universitarios de investigación apoyan a las Corporaciones. Las Universidades y las Agencias de Regulación sacrifican su autonomía mediante la firma de acuerdos de confidencialidad. Y los investigadores muy a menudo actúan como consultares pagados por la Industria. 

En Gran Bretaña, Syngenta ha construido un red con investigadores y responsables de las Agencias de Regulación, incluso reclutando al científico más destacado del Gobierno en la cuestión de las abejas. En los Estados Unidos, Syngenta ha pagado a científicos tales como James W. Simpkins, de la Universidad de West Virginia, cuyo trabajo ha ayudado en la evaluación de riesgos de sus productos. No sólo las investigaciones del Dr. Simpkins han sido financiadas por Syngenta, sino que también actúa como consultor para la Empresa, a razón de 250 dólares la hora. Y se asoció con un Ejecutivo de Syngenta para crear una empresa de consultoría, según los correos a los que ha podido acceder The New York Times. 

El Dr. Simpkins no ha querido hacer comentarios. Un portavoz de la Universidad de West Virginia dijo que su trabajo de consultoría "lo puede realizar gracias a sus 42 años de experiencia en la neuroendocrinología reproductiva". 

Pero los científicos que se cruzan con la Industria pueden mostrar su desacuerdo con ella. Es el caso de la científica Angelika Hilbeck, investigadora del Instituto Federal Suizo de Tecnología, en Zurich. La Industria viene criticando desde hace tiempo sus investigaciones, y ella se mantiene firme en sus posiciones. 

Volviendo a la década de 1990, su investigación descubrió que el maíz modificado genéticamente, diseñado para matar a los insectos que se alimentan de la planta, podría dañar también a los insectos beneficiosos. Por aquel entonces, Syngenta todavía no se había fundado, pero dijo que uno de las empresas predecesoras, Ciba-Geigy, intentó silenciar su investigación haciendo referencia a un acuerdo de confidencialidad que había firmado con su empleador, un centro de investigación del Gobierno suizo llamado Agroscope. 

Los acuerdos de confidencialidad se han vuelto algo rutinario. El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) ha firmado más de 43 acuerdos de confidencialidad con Syngenta, Bayer y Monsanto desde principios de 2010, lo que se ha sabido gracias a una solicitud de la Ley de Libertad de Información. Agroscope firmó otros cinco acuerdos con Empresas agroquímicas suizas. 

Muchos de los acuerdos ponen de relieve cómo las Agencias de Regulación actúan más como colaboradoras que como vigilantes, realizando investigaciones conjuntas y estableciendo acuerdos de patentes que mantienen en secreto. 

Un acuerdo entre la USDA y Syngenta, que tenía un plazo de confidencialidad de cinco años, abarcaba desde "actividades de investigación y desarrollo" hasta "procesos de fabricación.. e información financiera y de marketing relacionados con la protección de los cultivos y las tecnologías de las semillas". A un científico del Gobierno incluso se le impidió divulgar información que había escuchado en un Simposio financiado por Monsanto. 

© Andrew Testa
James Cresswell, profesor de la Universidad de Exeter, Inglaterra, ha regresado a áreas menos controvertidas de investigación con las abejas. Aquí se observa la reacción de una abeja en un túnel aerodinámico en una investigación diseñada para estimar la densidad normal de la abeja. Imagen: Andrew Testa.El Departamento de Agricultura, en un comunicado, dijo que sin tales acuerdos y asociaciones "la gente no se beneficiaría de muchas soluciones tecnológicas", agregando que los resultados de las investigaciones fueron dados a conocer "objetivamente sin la inapropiada influencia de socios internos o externos". 

Luke Gibbs, portavoz de Syngenta, que ahora está en proceso de adquisición por parte de la empresa china National Chemical Corporation, dijo en un comunicado: "Estamos orgullosos de las colaboraciones y asociaciones que hemos construido". 

"Todos los investigadores con los que nos asociamos tienen libertad para expresar sus opiniones públicamente con respecto a nuestros productos y enfoques. Syngenta no presiona a los investigadores para que obtengan unas determinadas conclusiones y permite la libertad e independencia de los trabajos encargados de investigación ". 

Pero si echamos un vistazo a las experiencias de tres científicos, el Dr. Creeswell, el Dr. Simpkins y la Dra. Hilbeck, se revelan las formas en que las Empresas Agroquímicas moldean el pensamiento científico. 


Un socio reacio 

Para James Cresswell, aceptar dinero de Syngenta no fue una decisión fácil. 

El Dr. Cresswell ha sido investigador en la Universidad de Exeter, situada en el suroeste de Inglaterra, donde ha trabajado durante un cuarto de siglo, explorando sobre todo la reproducción de las plantas, en trabajos como "Los conos ovulados de las coníferas acumulan polen principalmente por simple retención". No estaba acostumbrado a los titulares de la Industria. 

Pero hace aproximadamente 5 años se interesó por el debate en torno a los plaguicidas neonicotinoides, una clase de pesticidas derivados de la nicotina y sus efectos sobre la salud de las abejas. Muchos estudios han establecido una relación entre estos productos químicos y el colapso de las colonias de abejas. Otros estudios, muchos de ellos respaldados por la Industria, han señalado al ácaro varroa como el responsable, y algunos han visto a ambos factores en juego. 

La investigación inicial de Dr. Creeswell le llevó a pensar que las preocupaciones sobre los pesticidas eran exageradas. En 2012, Syngenta se ofreció para financiar más investigaciones. 

Aunque muchos investigadores no han atendido la solicitud de The Times para hablar de sus relaciones con Syngenta, el Dr. Creeswell no cuestionó nuestra solicitud enviada a su Universidad. Y habló con sinceridad. 

© Andrew Testa
James Creeswell en su laboratorio de la Universidad de Exeter, Inglaterra, junto al túnel aerodinámico utilizado en la investigación de las abejas."Lo última cosa que quisiera hacer es meterme en la cama con Syngenta. No soy un fanático de la Agricultura Intensiva", dijo el Dr. Cresswell. 

Pero rechazar la financiación de una investigación es difícil. El Gobierno británico clasifica a las Universidades según la utilidad de sus trabajos para la Industria y la sociedad, de modo que las subvenciones que reciben del Gobierno están relacionadas con sus evaluaciones. 

"Mi Universidad me presionó sobremanera para que aceptara esa financiación. Es como ser el mejor vendedor ambulante y tener el mejor mercado de ventas posible y decirle al jefe, "No, no voy a realizar esas ventas". Realmente no puedes hacer eso". 

La cuestión se planteó pronto en la casa del Dr. Cresswell. 

"Mi madre y yo le dijimos: "¡Cómo que vas a aceptar ese dinero!" No es que hubiera una discusión, pero el ambiente se caldeó bastante, Sólo le dijimos: "No lo hagas", dice su hija Fay, ahora estudiante universitaria de 21 años de edad recordando la conversación que tuvo lugar. 

Duncan Sandes, un portavoz de la Universidad de Exeter, se negó a hablar de las subvenciones específicas destinadas a investigación, aunque dijo que hasta el 15% de la investigación universitaria de Gran Bretaña estaba financiada por la Industria: "Los patrocinadores de la Industria son conscientes de que se realizará una evaluación independiente, honesta y desapasionada", dijo Sandes. 

Pero el grado de independencia está en duda. 

El Dr. Cresswell y Syngenta redactaron una lista con las ocho posibles causas de las muertes de las abejas para su investigación. Discutieron los pormenores de la financiación. Revisaron el personal ayudante de la investigación. El Dr. Cresswell pidió permiso a Syngenta para investigar siguiendo otras hipótesis, preguntando en un determinado momento: "Por favor, ¿pueden confirmarme si ustedes están contentos con la dirección que está tomando actualmente nuestro trabajo?". 

Pero también algunas veces dio marcha atrás. Un correo electrónico de Syngenta dirigido a la Universidad decía que el Dr. Cresswell "tendrá completo control editorial ", pero en otro correo el Dr. Cresswell expresó su preocupación por una cláusula de confidencialidad "que concedía a Syngenta el derecho a silenciar los resultados. No estoy contento al trabajar bajo una cláusula que impide la libertad de movimientos". Dice que finalmente esta cláusula quedó reducida a un período de sólo unos meses. 

Los neonicotinoides están actualmente sometidos a una moratoria en la Unión Europea. Un reciente estudio del Centro de Ecología e Hidrología de Gran Bretaña atribuye a los plaguicidas la desaparición de al menos el 20% de muchos tipos de abejas silvestres. 

Syngenta y otras empresas sostienen que la responsabilidad de la desaparición de las abejas es una enfermedad denominada varroasis, que se propaga por el ácaro varroa. El Bayer Bee Care Center en Alemania incluye esculturas amenazadores de estos pequeños ácaros. 

Pero la investigación inicial del Dr. Cresswell para Syngenta no apoyaba las tesis de la varroasis. "Estamos descubriendo que es bastante improbable que la varroasis sea la responsable de la disminución de la población de abejas", escribió a Syngenta en el año 2012. 

Un Ejecutivo escribió de nuevo sugiriendo al Dr. Cresswell que mirase los datos más detenidamente en lugar de observar las tendencias más amplias de las poblaciones de abejas. ¡Quizás nos pueda llevar a respuestas diferentes!". 

En las semanas posteriores, la Empresa pidió de manera reiterada al Dr. Cresswell que volviera a enfocar su evaluación de la varroa. En otro correo electrónico, el Ejecutivo le dijo al Dr. Cresswell: "También resultaría interesante considerar a la varroa como un posible factor de incremento" en aquellos países donde podría haber jugado un importante papel en la pérdida de abejas. 

En el mismo correo electrónico, siguiendo con el mismo asunto sobre el "Informe sobre la varroasis", se pedía al Dr. Cresswell que examinara los cambios producidos en Europa en lugar de hacerlo en todo el mundo. El Dr. Cresswell estuvo de acuerdo y dijo: "Tengo algunas otras perspectivas para evaluar más adelante sobre el tema de la varroasis". 

Al cambiar los parámetros, el ácaro varroa se convirtió en un factor significativo: "Estamos considerando seriamente que la varroasis podría tener un fuerte impacto a gran escala en la pérdida de las colonias", escribió el Dr. Cresswell en enero de 2013. Un correo electrónico posterior incidía en la misma idea que apoyaba la tesis de la varroa. 

El Sr. Gibbs de Syngenta dijo: "Hemos discutido y definido la dirección de la investigación con el objetivo de focalizar el objeto pertinente de investigación. No hemos minado la independencia del Dr. Cresswell al dictarle un enfoque de evaluación de los ocho factores acordados con él, ni restringido cualquiera de las conclusiones que posteriormente obtuvo". 

Dicho esto, Syngenta se convirtió en cliente y el Dr. Cresswell en el prestador del servicio. 

Recordando lo ocurrido, el Dr. Cresswell dijo que si bien pensaba que las preocupaciones por la incidencia de los pesticidas eran exageradas, diferentes aspectos de su investigación estuvieron inevitablemente influenciados por la naturaleza de la relación. 


"Sería algo así como decir que Syngenta tenía una influencia sobre mí. No puedo negar que no la tuvieran. No es que hubiese una connivencia entre ambas partes, pero influyeron en los resultados del estudio". 

Para el Dr. Cresswell, la relación con Syngenta se convirtió en una carga. Los ecologistas lo veían como un adversario y su conexión con la Industria se convirtió en objeto de artículos periodísticos. Cuando fue llamado para dar su testimonio en el Parlamento, Dave Goulson, profesor de Biología de la Universidad de Sussex, se sentó a su lado. El Dr. Goulson comparó las prácticas de la Industria Agroquímica con la Industria del Tabaco, que negó durante mucho tiempo los perjuicios del tabaco. 

Algunas personas prosperan en medio de las controversias; el Dr. Cresswell no. 

"Me dolió más de lo que llegué a admitir en aquel momento. Todo ocurrió muy rápido", dijo. 

Se produjo una ruptura y dijo que empezó a sentir que "era prácticamente incompetente", que su trabajo era un desastre. Terminó dejando el trabajo durante varios meses. Aunque presentó públicamente sus investigaciones, nunca se publicaron. 

En una entrevista, el Dr. Goulson dijo: "Conozco a James desde hace mucho tiempo y siempre pensé que era una persona en quien se podía confiar. No hay forma de salir bien parado. Si su investigación está financiada por la Industria, la gente empieza a sospechar de su investigación. Si no está financiada, se le acusa de ser un ecologista abrazando un árbol. No hay científico que salga de este embrollo indemne". 

Actualmente el Dr. Cresswell ha regresado a áreas de investigación de las abejas menos controvertidas. Dice respetar a los científicos que conoció en Syngenta, pero considera que la colaboración con la Industria es un negocio fáustico. 

Ha calificado a Syngenta como una especie de diablo: 

"De lo que no me di cuenta es que la confraternización con ellos influiría en la forma con que el mundo me vería como científico. Ese fue el lado negativo de mi decisión". 

Una relación enrevesada 

Si algunos científicos tratan de justificar el dinero recibido de la Industria para la financiación de sus investigaciones, otros aceptan unas relaciones comerciales complejas. 

James W. Simpkins, profesor de la Universidad de West Virgina y Director de su Centro de Investigación Básica y Translational Stroke Research, es uno de los muchos investigadores externos a los que Syngenta se ha dirigido para realizar investigaciones. 

Se ha centrado en un producto fabricado por Syngenta, la atrazina, el segundo herbicida más popular en los Estados Unidos, muy utilizado en el césped y los cultivos, y ha realizado investigaciones conjuntamente con científicos de Syngenta. 

La atrazina, prohibido en la Unión Europea, también es objeto de polémica en los Estados Unidos. Syngenta que embarcó en unacampaña para desacreditar a Tyrone B. Hayes, un profesor de la Universidad de California, Berkeley, al que financió, hasta que descubrió que la atrazina cambiaba el sexo de las ranas. 

El Dr. Simpkins ha tenido una relación diferente con la Empresa. En el año 2003, representó a Syngenta ante las Agencias de Regulación, diciendo que "no podemos identificar ningún mecanismo biológicamente plausible por el cual la atrazina provoque un aumento en los cánceres de próstata". 

El Dr. Simpkins también fue el autor principal de un estudio del año 2011 que no encontró evidencias de que la atrazina causase cáncer de mama. Y el año pasado, formó parte de un pequeño equipo de científicos respaldados por Syngenta que luchó contra un movimiento de California que exigía que la atrazina fuese vendida con una etiqueta de advertencia. Recientemente, ha publicado una serie de artículos sobre la atrazina para Syngenta, que recibió elogios por parte de un investigador de la Empresa, Charles Breckenridge, quien escribió en un correo electrónico que los "los artículos cuentan una historia sencilla pero convincente". 

Los estrechos lazos financieros entre el Dr. Simpkins y Syngenta se establecieron a través de casi 2000 páginas de correos electrónicos, que han sido obtenidos por The Times siguiendo una solicitud de la Ley de Libertad de Información (FOIA). No sólo el Dr. Simpkins recibe subvenciones para sus investigaciones, sino que la Empresa también le paga 250 dólares a la hora como consultor en paneles de expertos, estudios y manuscritos, según muestran los registros. Syngenta incluso pidió al Dr. Simpkins que contribuyera en la revisión anual del trabajo del Dr. Breckenridge. 

Pedir a un investigador de fuera que contribuya a las revisiones corporativas no es algo inusual. Sin embargo, el Dr. Simpkins también se describe en los correos electrónicos como socio de la empresa creada por el Dr. Breckenridge denominada Quality Scientific Solutions, una empresa de consultoría sobre pesticidas y otros asuntos. 

En el sitio web de la Universidad de West Virginia (WVU) se dice que "las investigaciones llevadas a cabo en la WVU están basados en datos, son objetivas e independientes y no influenciadas por ninguna agenda política o prioridad comercial o por la fuente de financiación". John A. Bolt dijo que todas las investigaciones del Dr. Simpkins relacionadas con Syngenta fueron realizadas antes de que llegara a la Universidad de West Virginia en el año 2012. 

Pero una revisión del trabajo publicado por el Dr. Simpkins muestra que fue coautor de estudios favorables a la atrazina con científicos de Syngenta en 2014 y 2015, que recogió en su afiliación universitaria. El Dr. Bolt dijo que el Dr. Simpkins sólo "sirvió como experto asesor" en los citados estudios. 

En el año 2014, Syngenta hizo una donación de 30.000 dólares a la fundación de la Universidad. El Sr. Bolt dijo que tal donación se realizó "como apoyo general a las actividades de investigación del Dr. James W. Simpkins. Ninguna parte de ese dinero fue utilizada para apoyar las investigaciones relacionadas con Syngenta". 

Las colaboraciones del Dr. Simpkins con el Dr. Breckenridge parecen ir en aumento. En un correo electrónico enviado al Dr. Simpkins, el Dr. Breckenridge le envió un estudio sobre la Dieta Mediterránea y sugirió la utilización de una empresa multinivel que les ayudase en la venta de un producto propio. 

"Si encontrásemos un Aceite de Serpiente mejor tendríamos acceso a una enorme fuerza de marketing", le escribió al Dr. Simpkins. 

Un crítico y un objetivo 

Algunos científicos no trabajan para la Industria. Ese puede ser un difícil camino. 

Angelika Hilbeck trabajó para Agroscope, un centro suizo de investigación agrícola en la década de 1990, y se ocupó de estudiar el maíz modificado genéticamente. Este maíz fue diseñado para matar las larvas de los insectos que se alimentaban de él, pero la Dra. Hilbeck encontró que era tóxico para una insecto denominado crisopa, un insecto útil contra las plagas. 

© desconocido
Crisopa, un insecto beneficioso.Ciba-Geigy, una empresa predecesora de Syngenta, tenía un acuerdo de confidencialidad con Agroscope, e insistió en mantener la investigación en secreto. Los acuerdos de confidencialidad no son inusuales para Agroscope. En uno de esos acuerdos obtenidos por The Times, la Agencia acordó devolver o destruir los documentos que recibiese como parte de un proyecto de investigación. 

La Dra. Hilbeck se negó a dar marcha atrás y publicó finalmente su trabajo. No se le renovó su contrato en Agrocope. Un portavoz de Agroscope dijo que tal episodio ocurrió hace demasiado tiempo como para comentarlo ahora. 

La Dra. Hilbeck continuó trabajando como investigadora universitaria y fue sustituida en Agroscope por Jörg Romeis, un científico que había trabajado en Bayer y que desde entonces ha sido coautor de investigaciones con los empleados de Syngenta, DuPont y otras Empresas. Ha pasado buena parte de su vida intentando desacreditar el trabajo de la Dra. Hilbeck. También ha realizado trabajos sobre la crisopa, encontrando que los cultivos modificados genéticamente no producen daños a este insecto. 

© desconocido
Dra. Angelika Hilbreck: "Nuestros estudios demuestran que la expresión transgen no es previsible"Después de que la Dra. Hilbeck fuera coautora de un documento que describía un modelo para evaluar los riesgos no intencionales de tales cultivos, el Dr. Romeis fue autor principal de un estudio alternativo con un científico de Syngenta, que aparece como coautor. 

En el año 2009, la Dra. Hilbeck fue coautora de un artículo en el que se analizaban los riesgos que suponían para las larvas de las mariquitas los cultivos modificados genéticamente. En publicaciones posteriores, se hacía referencia al trabajo de la Dra. Hilbeck como malas prácticas científicas y como mito. 

"Se convirtieron en mis acosadores: todo lo que hacía lo echaban por tierra". 

En una entrevista, el Dr. Romeis, que ahora es jefe de un grupo de investigación sobre seguridad biológica en Agroscope, dijo: "Su trabajo no afecta de ninguna manera a nuestra misión", agregando que la idea de investigar los efectos de los cultivos modificados genéticamente no es algo de su exclusiva incumbencia. 

Mediar en una disputa científica es arriesgado. Pero el Dr. Romeis y sus colaboradores parecían preocuparse por el trabajo de la Dra. Hilbeck, a juzgar por el contenido de los correos electrónicos intercambiados entre Agroscope y la USDA, obtenidos por The Times después de una solicitud mediante la Ley de Libertad de Información. 

En el año 2014, cuando el Dr. Romeis estaba redactando un artículo sobre el trabajo de la Dra. Hilbeck, un científico de la USDA, Steven E. Naranjo, bromeaba en un mensaje dirigido al Dr. Romeis: "Joerg, es muy generosa con usted al ver que Hilbeck publica de vez en cuando :)". 

La Dra. Hilbeck está acostumbrada a hacer la vista gorda: "No deberíamos encontrarnos todo tipo de obstáculos y enfrentarnos a este acoso integral haciendo lo que se supone que debemos hacer. Este campo está totalmente descompuesto".

Danny Hakim
vie, 06 ene 2017 00:07 UTC
Traducción al español por Noticias de abajo 
https://es.sott.net/article/50482-Cientificos-queridos-y-detestados-por-la-industria-agroquimica


Así cambian la vida 2 años sin alcohol ni cafeína

Un neoyorquino ha compartido su experiencia excepcional de abstención de bebidas que podrían perjudicar la salud.

Imagen IlustrativaPexels.com / Unsplash

Muchas personas a principio de año se prometen cambiar algo en su vida para mejor, y Tobias van Schneider, un residente de Nueva York (EE.UU.), no fue la excepción. Hace justo 2 años, en enero del 2015, este estadounidense decidió abstenerse completamente de consumir alcohol y cafeína, y tres días antes de la llegada del año 2017 compartió su experiencia en su blog, informa 'The Independent'.


Tobias ha notado cambios drásticos en su vida, y no solamente en su cuerpo y en su salud, sino también en su interacción social y el bolsillo. 

Abstenerse de consumir alcohol, un ahorro

Tobias ha calculado que gastaba aproximadamente 33 de dólares en bebidas alcohólicas diariamente: unos 1.000 dólares mensuales. El autor del experimento señala, que gastar una importante cantidad de dinero en ir a bares y en una o dos botellas de vino semanales es algo común en Nueva York. 
La administración del tiempo se hace más fácil 

Schneider ha notado, que empezó a salir menos por las noches y emplear menos tiempo en conversaciones sin sentido. "Es increíble ver cómo la cultura de beber lentamente desaparece de mi vida", confiesa el neoyorquino.

Se duerme mejor

El hombre apunta que con su vida 'alcohol-free' no solamente ha empezado a dormir mejor por las noches, sino también a levantarse más fácil por las mañanas, sin la resaca que deja la larga noche en un bar.
La vida sin cafeína es más sana

A pesar de ser un amante del café, Van Schneider afirma que sin esta bebida energética se siente mucho mejor. "La eliminación del café de mi menú me ha ayudado a estar más relajado, el café siempre me estresaba". Además, el estadounidense ha destacado que la ausencia de café ha mejorado su digestión.

Publicado: 6 ene 2017 13:43 GMT
https://actualidad.rt.com/viral/227808-cambian-vida-anos-alcohol-cafeina

jueves, 5 de enero de 2017

Los niños que toman leche entera son más delgados y tienen mayores niveles de vitamina D

Las leches semidesnatadas o desnatadas podrían no saciar a los niños como la leche entera, por lo que recurrirían a otros alimentos y aumentarían su consumo de calorías

Compartido 2.7k vecesLa leche entera parece reducir el riesgo de obesidad infantil -

A día de hoy contamos con distintos tipos de leche de vaca que si bien contienen la misma proporción de proteínas, azúcares –fundamentalmente, lactosa– y calcio, difieren, y mucho, en su contenido en grasa. Se trata de las consabidas leches entera, semidesnatada y desnatada, cuya elección dependerá de los gustos del usuario y de su interés por mantener la línea. O así debería ser, al menos, en el caso de los adultos.



Y es que los niños se encuentran en aún en una fase de crecimiento, por lo que la grasa, caso de la que se encuentra en la leche entera, es muy importante para un correcto desarrollo. Pero, ¿la leche entera no aumenta el riesgo de que los niños padezcan sobrepeso? Pues no. De hecho, un estudio dirigido por investigadores del Hospital St. Michael de Toronto (Canadá) muestra que los niños que beben leche entera son más delgados que aquellos que toman leche desnatada o semidesnatada. Y asimismo, que tienen unos mayores niveles de vitamina D, que igualmente juega un papel esencial en el desarrollo.

Como explica Jonathon Maguire, director de esta investigación publicada en la revista «The American Journal of Clinical Nutrition», «los niños que toman leche desnatada o semidesnatada no tienen menos grasa corporal y, además, no se benefician de los mayores niveles de vitamina D presentes en la leche entera. Se trata, por tanto, de un doble efecto negativo asociado con las leches bajas en grasa».

Más grasa, más delgados

Para llevar a cabo el estudio, los autores contaron con la participación de 2.745 niños con edades comprendidas entre los 2 y los 6 años a los que tomaron muestras de sangre para analizar sus niveles de vitamina D. Y asimismo, de sus padres, encargados de medir la altura y el peso de sus hijos para calcular su índice de masa corporal (IMC).

El 49% de los menores del estudio bebía leche entera, en la que las grasas suponen el 3,25% del total del producto. Y asimismo, el 35% tomaba leche semidesnatada con un contenido graso del 2%, el 12% bebía leche semidesnatada con un 1% de grasa, y el 4% bebía leche desnatada –con un 0% de grasa.
Los niños que toman leche desnatada o semidesnatada no tienen menos grasa corporal y no se benefician de los mayores niveles de vitamina D de la leche enteraJonathon Maguire

Los resultados mostraron que los niños que tomaban leche entera tenían, de promedio, un IMC 0,72 unidades inferior que aquellos que bebían leche semidesnatada. Un hallazgo que si bien parece nimio «es comparable a la diferencia –indica Jonathon Maguire– entre tener un peso saludable y padecer sobrepeso».

Pero dado que la leche entera tiene mayor cantidad de grasa, ¿cómo se explica que los niños que la beben estén más delgados? Pues la verdad es que como este no fue el objeto del estudio, no se sabe. Pero como apunta su director, «es posible que los niños que tomaban leche entera se sintieran más saciados que aquellos que bebían las mismas cantidades de leche desnatada o semidesnatada. Y si no se sienten ‘llenos’ tras beber la leche, la probabilidad de que tomen otros alimentos menos saludables o con más calorías es mucho mayor».

Por tanto, parece que los menores que toman leche entera consumen menos calorías que aquellos que beben leche con menos o nulo contenido graso.

Doble beneficio

Pero aún hay más: los niños que bebían un único vaso diario de leche entera mostraban unos niveles de vitamina D similares a los de los menores que tomaban cerca de tres vasos diarios de leche semidesnatada con un contenido graso del 1%.

Como apunta Jonathon Maguire, «esto podría deberse a que la vitamina D es liposoluble, lo que quiere decir que se disuelve mejor en la grasa que en el agua. Así, la leche con mayor contenido graso tiene más vitamina D».

Sin embargo, y según sugieren los resultados, también es posible que exista una relación inversa entre la grasa corporal y la acumulación de vitamina D. En consecuencia, los niveles de vitamina D se reducen conforme aumenta la grasa corporal del niño.

Y a este respecto, ¿qué recomiendan los especialistas? Pues según la Academia Americana de Pediatría (AAP), los niños deben tomar dos vasos diarios de leche semidesnatada para reducir su riesgo de obesidad infantil. Una recomendación, en definitiva, que contrasta con las evidencias alcanzadas en el estudio.

Como concluye Jonathon Maguire, «nuestros hallazgos muestran que las guías nutricionales actuales deben ser profusamente analizadas en relación al consumo de grasa de la leche para asegurar que inducen el efecto deseado. La prevalencia de obesidad infantil se ha triplicado en las últimas tres décadas, periodo en el que el consumo de leche entera se ha reducido a la mitad. Debemos encontrar la respuesta adecuada a la pregunta ¿qué tipo de leche deben tomar nuestros niños?».

M. LÓPEZ - @abc_salud Madrid
18/11/2016 
http://www.abc.es/salud/enfermedades/abci-ninos-toman-leche-entera-mas-delgados-y-tienen-mayores-niveles-vitamina-201611181418_noticia.html

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...