domingo, 3 de junio de 2018

Remedios caseros para la Torticolis

Sin que nos demos cuenta, son más de 18 músculos los que intervienen en la cabeza trabajando de forma coordinada para soportar el peso de la misma.

En el día a día adoptamos posturas inadecuadas y tenemos hábitos poco saludables que pueden traer como consecuencia torticolis.

¿Quieres saber qué es la torticolis y cómo se trata? Entonces sigue leyendo.

¿Qué es la torticolis?

La torticolis genera la contracción de los músculos de la cabeza. En la contracción, contrario a lo que muchos piensan, los músculos se hinchan, crecen en tamaño y es por eso que ejercen presión sobre otros músculos.



El músculo más afectado por la torticolis es el esternocleidomastoideo, que tiene la particularidad de recorrer desde el frontal, hasta el reverso de nuestra cabeza. Es un músculo importante, que se ocupa de flexionar y girar la lateralmente la cabeza, función que se ve afectada por la torticolis.

La torticolis causa dolor en la zona del cuello, la espalda y en ocasiones imposibilita el movimiento de la cabeza.

Tipos de torticolis

Existe una clasificación para esta dolencia, según el origen del dolor:

Torticolis: Se denomina simplemente torticolis, cuando el origen del dolor son malas posturas o un mal movimiento.
Torticolis idiopática: Si no se conoce el origen de la dolencia.
Torticolis congénita: Cuando su origen es hereditario o se da por una mala posición del feto en el útero.
Torticolis espasmódica psicógena: Se origina por estrés principalmente, donde se dan crisis espasmódicas.

Remedios naturales para tratar la torticolis

Estos remedios naturales pueden ayudarte a tratar la torticolis y pueden ser efectivos cuando los dolores no son intensos. En dicho caso, la intervención de un profesional es obligatoria, ya que es la persona adecuada para indicar un tratamiento y los remedios a utilizar.

Alternar frío y calor en la zona afectada

El frío sirve para desinflamar la zona y es el primer paso para poder tratar la zona con masajes u otros métodos para aliviar el dolor. Aplicar una bolsa con hielo en la zona del cuello durante no más de 10 minutos será suficiente para que poco a poco la zona se desinflame. Esto se puede repetir, pero nunca dejar más de 10 – 15 minutos el frío.

Luego de aplicado el frío, puedes aplicar calor para relajar la zona. Una buena idea es tomarse un baño caliente mientras realizas masajes suaves en el cuello y espalda. Esto ayudará a relajar los músculos.

Masajes

Los masajes son otra opción interesante. Si se realizan de forma correcta pueden mejorar la condición, es por ello que es aconsejable que acudas a un masajista profesional para que te pueda realizar los masajes adecuadamente, aunque siempre puedes pedir a alguien que te haga masajes, siempre de forma suave, para no empeorar el dolor.

Otra opción es acompañar los masajes con aceite de lavanda ya que el mismo tiene propiedades que ayudan a eliminar la tensión nerviosa.

Toma infusiones con hierbas relajantes

Hay hierbas que tienen propiedades que pueden ayudar a relajar los músculos, gracias a que actúan como calmantes naturales.

La manzanilla y el orégano son dos de estas hierbas, que puedes utilizar para realizar una infusión de tipo té.

Para preparar el té, basta con calentar un poco de agua, verterlo en una taza, agregar las hojas de manzanilla cecas u orégano y dejar unos minutos hasta que el agua tome color, luego pones un colador en otra taza y pasas la mezcla ahí.

Listo, ya tienes tú de manzanilla o de orégano, ya que el proceso es el mismo.

Causas de la torticolis



Hay dos causas principales, una genética, cuando se manifiesta por un padecimiento hereditario y por otro lado las diferentes causas que provocan la torticolis y que tienen que ver con situaciones del día a día como sobreesfuerzos, malas posturas, que generan tensión en los músculos.

Entre las causas más comunes podemos encontrar, una mala postura o un mal movimiento, sea en el trabajo o en casa, como una mala postura al dormir. En este sentido son muchos los casos de personas que presentan dolor en el cuello al despertarse. Y, por otro lado, causas que tienen relación con el estrés o tensión en el trabajo.
Síntomas de la torticolis

Los síntomas más comunes de la torticolis, son dolor en la zona de cuello, espalda, en algunos casos dolor de cabeza y se puede apreciar un endurecimiento de los músculos del cuello, lo que imposibilita el movimiento correcto del mismo. En algunos casos el cuello queda inclinado hacia un lado y se aprecian espasmos repentinos en la cabeza, lo que genera ligeros movimientos.
Cómo evitar y prevenir la torticolis

En la mayoría de los casos la torticolis está originada por malos movimientos o posturas, con lo cual cuidar este aspecto es fundamental para evitar la aparición de esta dolencia.

Postura incorrecta al dormir: Muchas personas ignoran lo importante que es dormir en una postura adecuada y con una almohada que se adapte a la forma de nuestro cuerpo. Esto evita el sufrir afecciones como la torticolis y también hace que el sueño sea reparador, evitando situaciones donde te levantas con cansancio.

Evitar malas posturas en general: El día a día nos obliga a ir muy rápido, pero es necesario revisar que los objetos que utilizamos a diario son ergonómicos, sobre todo aquellos que utilizamos durante mucho tiempo, tal como las butacas del coche, sillas de oficina, etc.

Forzar una posición durante un tiempo prolongado: pasar mucho tiempo utilizando un ordenador si se realiza sin una postura adecuada puede provocar torticolis. Al igual que el uso del teléfono móvil. Son situaciones donde se genera una postura inclinada del cuello, que puede hacer que los músculos se contraigan y generar dolor.

Evitar cargas pesadas en la espalda: Cargar mucho peso, sea de la forma que sea puede provocar la contracción de los músculos, así que es algo que se debe hacer con sumo cuidado.

Cómo curar la torticolis

Para tratar la torticolis es necesario acudir a un profesional para que analice tu caso y haga un diagnóstico adecuado, ya que en muchos casos pueden intervenir otros problemas y además pueden ser distintos tipos de torticolis como vimos más arriba, con lo cual el tratamiento puede ser diferente en cada caso, en muchos casos puede requerir cirugía y en otros no.




A tener en cuenta que, en ocasiones, los dolores de cuello pueden pasar con el transcurso de las horas, sobre todo cuando tiene relación con malas posturas al dormir, aunque siempre es aconsejable acudir al médico para despejar cualquier duda y más aún cuando los dolores son muy intensos o la movilidad del cuello es reducida.

Tratamiento para la torticolis

El tratamiento de la torticolis va a depender de si la torticolis es hereditaria o es causada por un factor externo que afecta a los músculos intervinientes en el movimiento de la cabeza.

Si se trata de una torticolis hereditaria, los médicos pueden tomar la decisión de corregir el problema, poco después del nacimiento. Esto se puede lograr realizando estiramientos de los músculos afectados, donde un tercero tenga que ayudar al bebé sosteniéndolo en una posición.

Por otra parte, si los tratamientos no dan efecto, es necesario una cirugía, cuando el niño alcance la edad de 3 a 5 años.

Cuando la torticolis sea el resultado de un factor externo, como el estrés, el médico puede indicar un tratamiento que incluya: aplicación de calor; ejercicios de estiramiento; toma de medicamentos, inyecciones, entre otras posibilidades. En caso de que la torticolis se deba a vértebras dislocadas, es necesario realizar una cirugía.

Como siempre, el médico es la persona indicada para analizar al paciente y preparar un tratamiento según los requerimientos del paciente, por eso es tan importante acudir al médico como primera medida.

https://remedioscaseros.wiki/torticolis/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...