Stop Covid-19

Stop Covid-19
Mascarillas Certificadas

sábado, 21 de marzo de 2020

Impacto Psicológico de la Cuarentena y cómo reducirlo

Resultado de imagen de Cuarentena covid

El brote de epidemia por coronavirus COVID-19/SARS-CoV-2 ha provocado que muchos países pidan a las personas que han estado en contacto con la infección se aíslen en su hogar, bajo vigilancia domiciliaria. Asimismo, la rápida expansión de la epidemia ha supuesto que ciudades enteras hayan sido puestas bajo cuarentena masiva.

En España, concretamente, dado el incremento significativo de casos, el Gobierno ha decretado recientemente el estado de alarma, consistente en el cierre de establecimientos y el confinamiento de los ciudadanos y las ciudadanas durante un período -prorrogable- de 15 días, con el fin de frenar la evolución de la epidemia.

A este respecto, tal y como señala un estudio llevado a cabo por investigadores de Reino Unido y recién publicado en la revista The Lancet, las decisiones sobre cómo aplicar la cuarentena deben basarse en la mejor evidencia disponible. 

Foto: Andrea Piacquadio Fuente: pexels Fecha descarga: 17/03/2020

Como bien indican los autores del estudio, la cuarentena suele ser una experiencia desagradable para quienes la padecen: separación de los seres queridos, pérdida de libertad, incertidumbre sobre el estado de la epidemia y aburrimiento, son algunas de las consecuencias que, en ocasiones, pueden conllevar efectos dramáticos. 

Por ello, consideran crucial sopesar cuidadosamente los beneficios potenciales de la cuarentena masiva obligatoria frente a los posibles costes psicológicos, afirmando que el uso exitoso de la cuarentena como medida de salud pública “requiere que reduzcamos, en la medida de lo posible, los efectos negativos asociados con ella”.

Dada la situación en desarrollo con el coronavirus, los encargados de formular políticas necesitan urgentemente una síntesis de la evidencia para establecer recomendaciones dirigidas a toda la sociedad. Con esta finalidad, los autores realizaron una revisión de la evidencia sobre el impacto psicológico de la cuarentena, en aras de explorar sus posibles efectos sobre la salud mental y el bienestar psicológico, y los factores que contribuyen o mitigan estos efectos. De 3.166 documentos encontrados, 24 fueron incluidos en su revisión.

A continuación, recogemos los principales resultados del estudio:

El impacto psicológico de la cuarentena

Los datos muestran que la cuarentena es el factor más predictivo de los síntomas del trastorno por estrés agudo. Las personas en cuarentena son significativamente más propensas a informar de agotamiento, desapego, ansiedad al tratar con pacientes contagiados, irritabilidad, insomnio, poca concentración e indecisión, deterioro del desempeño laboral y rechazo al trabajo o consideración de renuncia.

Entre las personas que han sido puestas en cuarentena, hay una alta prevalencia de síntomas de angustia y problemas psicológicos. Los estudios informan sobre síntomas psicológicos generales, trastornos emocionales, depresión, ansiedad, estrés, bajo estado de ánimo, insomnio, síntomas de estrés postraumático, irritabilidad, ira y agotamiento emocional. El bajo estado de ánimo y la irritabilidad destacan por tener una elevada prevalencia.

Aquellos/as que se encuentran en cuarentena por haber estado en contacto cercano con un caso confirmado, expresan sentimientos negativos durante el período de cuarentena: temor, nerviosismo, tristeza y culpabilidad. Son pocos/as los que informan de sentimientos positivos: un bajo porcentaje habla de sentimientos de felicidad y de alivio.

Con respecto a las familias, los padres reportan síntomas suficientes para garantizar el diagnóstico de un problema de salud mental relacionado con el trauma, y los/as niños/as presentan puntuaciones medias de estrés postraumático cuatro veces más elevadas, en comparación con aquellos/as que no han estado en cuarentena.

El efecto de estar en cuarentena es un predictor de síntomas de estrés postraumático y de depresión en empleados y empleadas de hospital, incluso 3 años después.

Tener antecedentes de problemas de salud mental se asocia con ansiedad e irritabilidad, hasta 4-6 meses después de la liberación de la cuarentena.

 Después de este período, muchas personas continúan participando en conductas de evitación: evitar a las personas que tosen o estornudan, rehuir los lugares cerrados e incluso los espacios públicos en las semanas posteriores a la cuarentena, etc.; en el caso de los/as trabajadores/as de la salud, minimizando el contacto directo con pacientes e incluso faltando al trabajo. 

Algunos describen cambios de comportamiento a largo plazo tras el período de cuarentena, como el lavado de manos constante y la evitación de multitudes, retrasándose en algunos casos, durante varios meses, el regreso a la normalidad.

Los/as trabajadores/as de la salud que han sido puestos en cuarentena presentan síntomas más graves de estrés postraumático que el resto de la sociedad general y sienten una mayor estigmatización, exhiben más conductas de evitación después de la cuarentena, informan de una mayor pérdida de ingresos y están más afectados psicológicamente: presentan más sentimientos de enfado, molestia, miedo, frustración, culpa, impotencia, aislamiento, soledad, nerviosismo, tristeza, preocupación, y se sienten menos felices. También en este colectivo la probabilidad de pensar que están contagiados y que pueden propagar el virus a otros/as es mayor.

Estresores durante la cuarentena

Duración de la cuarentena: una mayor duración de la cuarentena se asocia específicamente con una peor salud mental, síntomas de estrés postraumático, conductas de evitación e ira.

Miedo a la infección: las personas en cuarentena revelan que sienten temor sobre su propia salud o ante la posibilidad de contagiar a otras personas, especialmente a miembros de la familia. Asimismo, existe preocupación al experimentar cualquier síntoma físico potencialmente relacionado con la epidemia. Esta preocupación es mayor en mujeres embarazadas y aquellas personas con niños pequeños.

Frustración y aburrimiento: el confinamiento, la pérdida de la rutina habitual y el contacto social y físico reducido con los demás, conllevan con frecuencia aburrimiento, frustración y una sensación de aislamiento del resto del mundo, lo que es angustiante para las personas en cuarentena. Esta frustración se exacerba al no poder llevar a cabo actividades cotidianas habituales, como comprar las necesidades básicas o no poder participar en actividades de redes sociales por teléfono o internet.

Suministros inadecuados: tener suministros básicos inadecuados (p. ej., comida, agua, ropa, etc.) durante la cuarentena es una fuente de frustración y se asocia con ansiedad y enfado hasta 4–6 meses después del período de cuarentena. No poder recibir atención médica regular y las prescripciones médicas también parecen ser un problema para algunas personas en esta situación.

Información inadecuada: muchas personas afirman que la información por parte de las autoridades de salud pública es escasa, contradictoria y supone un factor estresante, al ofrecer insuficientes pautas sobre los pasos a seguir y crear confusión sobre el propósito de la cuarentena.

Esta confusión percibida proviene de las diferencias en el estilo, el enfoque y el contenido de varios mensajes de salud pública, debido a la falta de coordinación entre las múltiples jurisdicciones y niveles de Gobierno involucrados. 

La falta de claridad sobre los diferentes niveles de riesgo, concretamente, lleva a las personas a temer lo peor. Igualmente, se informa de una percepción de falta de transparencia por parte de los funcionarios de salud y del Gobierno sobre la gravedad de la pandemia, quizás relacionado con la ausencia de pautas claras o justificación.

Estresores tras la cuarentena

Economía: la pérdida financiera puede ser un problema durante la cuarentena, ya que las personas no pueden trabajar y tienen que interrumpir su actividad profesional sin una planificación previa; los efectos parecen ser duraderos: las pérdidas económicas como resultado de la cuarentena crean una grave angustia socioeconómica y es un factor de riesgo de problemas psicológicos y de ira y ansiedad, varios meses después de la cuarentena.

Aquellas personas con ingreso familiar anual más bajo tienen mayor probabilidad de verse afectadas por la pérdida temporal de ingresos y muestran niveles más elevados de estrés postraumático y síntomas depresivos. Estas personas, junto con aquellas que pierden ganancias durante la cuarentena (autónomas) pueden requerir niveles adicionales de apoyo. 
.
En este sentido, el estudio propone ayudas económicas siempre que sea posible, así como programas desarrollados para ofrecer apoyo financiero durante todo el período. Cuando sea pertinente, los empleadores pueden considerar enfoques que permitan al personal laboral trabajar desde casa si así lo desean, evitando así pérdidas financieras.

Estigma: el estigma por parte de los otros es un tema señalado en toda la literatura científica. Diversos estudios sugieren que existe un estigma que rodea específicamente a aquellos/as que han sido puestos/as en cuarentena. Las personas suelen informar que, tras la cuarentena, sienten que se las trata de manera diferente: evitándolas, retirando invitaciones sociales, tratándolas con miedo y sospecha, etc.

La educación general sobre la epidemia y la justificación de la información sobre la cuarentena y la salud pública puede ser beneficiosa para reducir la estigmatización, mientras que una información más detallada dirigida a las escuelas y los lugares de trabajo también puede ser útil. Es posible que las noticias divulgadas a través de los medios contribuyan a estigmatizar las actitudes del público en general; los medios de comunicación ejercen una poderosa influencia en las actitudes de la sociedad y está demostrado que la propaganda del miedo también contribuye al estigma.

 En este punto, los autores destacan la necesidad de que los funcionarios de salud pública brinden información rápida y clara a toda la población afectada, para promover una comprensión precisa de la situación.

¿Qué puede hacerse para mitigar las consecuencias de la cuarentena?

Durante los brotes de enfermedades infecciosas importantes, la cuarentena puede ser una medida preventiva necesaria. Sin embargo, según sugiere esta revisión, el período de cuarentena a menudo se asocia con un efecto psicológico negativo, que puede perdurar incluso meses o años después, por lo que es fundamental garantizar que se implementen medidas eficaces de mitigación, como parte del proceso de planificación de una cuarentena. En este sentido, los autores del estudio proponen las siguientes medidas:

Mantener el período tan corto como sea posible

Una mayor duración en el período de cuarentena se asocia con peores resultados psicológicos, dado que los factores estresantes informados por las personas durante este tipo de situaciones pueden tener un mayor efecto cuanto más tiempo se experimenten. Restringir la duración de la cuarentena a lo que es científicamente razonable (teniendo en cuenta los períodos de incubación), y no adoptar un enfoque excesivamente preventivo para esto, minimizaría el impacto negativo en las personas.

 La evidencia subraya la importancia de que las autoridades se adhieran a la duración recomendada de la cuarentena y no la extiendan: para las personas que ya están en cuarentena, una ampliación de esta situación, por pequeña que sea, puede exacerbar cualquier sensación de frustración o desmoralización. Imponer un cordón indefinidamente en ciudades enteras sin un límite de tiempo claro (como se ha visto en Wuhan, China) podría ser más perjudicial que los procedimientos de cuarentena estrictamente aplicados y limitados al período de incubación.

Brindar a las personas toda la información disponible

Las personas en cuarentena a menudo sienten temor a ser contagiadas o a contagiar a otros/as. También suelen realizar evaluaciones catastróficas de cualquier síntoma físico experimentado durante ese período. Este temor es común a todas las personas expuestas a una enfermedad contagiosa preocupante, y podría verse estimulado por la información a menudo inadecuada que se recibe por parte de los funcionarios de salud pública, en la que no se deja en claro ni la naturaleza de los riesgos a los que se enfrentan ni el motivo de la cuarentena. 

Debería ser una prioridad garantizar que quienes están en cuarentena comprendan bien el problema en cuestión y los motivos por los que se establece un período de cuarentena.

Proporcionar suministros adecuados

Los funcionarios también deberían garantizar que los hogares en cuarentena tengan suficientes suministros para sus necesidades básicas y, lo que es más importante, estos tendrían que proporcionarse lo más rápido posible. Idealmente, la coordinación para el suministro de recursos debería realizarse con antelación, con planes de conservación y reasignación, establecidos para asegurarse de que los recursos no se agoten, algo que, desafortunadamente, suele suceder.

Reducir el aburrimiento y mejorar la comunicación

El aburrimiento y el aislamiento causarán angustia; se debe informar a las personas que están en cuarentena sobre lo que pueden hacer para evitar el aburrimiento y ofrecerles consejos prácticos sobre técnicas de control y manejo del estrés. Tener un teléfono móvil que funcione, ahora es una necesidad, no un lujo.

 Estar conectado a las redes sociales es clave, y la imposibilidad de hacerlo se asocia con ansiedad, tanto a corto como a largo plazo. A modo de sugerencia, contar con una línea de asistencia telefónica, atendida por profesionales de la salud mental, específicamente para aquellos/as en cuarentena podría ser eficaz, al ofrecerles una red social.

El poder comunicarse con la familia y los/as amigos/as también es esencial: las redes sociales pueden desempeñar un papel importante en la comunicación con aquellos/as que se encuentran lejos, permitiendo que las personas en cuarentena actualicen a sus seres queridos sobre su situación y les aseguren que están bien. 

Por lo tanto, el estudio recuerda que contar durante la cuarentena con teléfonos móviles, cables y enchufes para cargar dispositivos y redes WiFi con acceso a Internet para permitir la comunicación directa con los seres queridos podría reducir la sensación de aislamiento, estrés y pánico.

También es importante que los funcionarios de salud pública mantengan líneas claras de comunicación con las personas en cuarentena sobre qué hacer en caso de experimentar algún síntoma. Una línea telefónica o un servicio online específicamente establecido para las personas en cuarentena y atendido por trabajadores/as de la salud que ofrezcan instrucciones sobre qué hacer en caso de desarrollar síntomas de la enfermedad, ayudaría a asegurar a la sociedad que recibirá atención si se enferman. 

Este servicio mostrará a quienes están en cuarentena que no han sido olvidados y que sus necesidades de salud son importantes. De acuerdo con los autores del estudio, si bien no se han investigado los beneficios de dicho recurso, es probable que la tranquilidad pueda disminuir los sentimientos como el miedo, la preocupación y la ira.

Los trabajadores de la salud merecen una atención especial

También los propios trabajadores de la salud en cuarentena pueden verse afectados negativamente por las actitudes estigmatizantes de los demás. Es posible que estén preocupados al pensar que, con su ausencia, su ámbito laboral no cuenta con suficiente personal y causar un trabajo extra para sus colegas. Estar separado de un equipo con el que están acostumbrados a trabajar en contacto cercano, podría aumentar la sensación de aislamiento de los/as trabajadores/as de la salud que se encuentran en cuarentena.

 Por ello, es esencial que se sientan respaldados por sus colegas. Los datos muestran que, durante los brotes de enfermedades contagiosas, el apoyo organizacional es un factor protector para la salud mental del personal sanitario en general, por lo que los gerentes deben tomar medidas para garantizar que los miembros de su personal apoyen a sus compañeros/as durante la cuarentena.

El altruismo es mejor que la coerción

A pesar de que no hay ninguna investigación que evalúe si la cuarentena obligatoria versus la voluntaria tiene un efecto diferencial sobre el bienestar, sí se cuenta con datos en otros contextos, que indican que el hecho de sentir que otros/as se beneficiarán de la situación en la que se encuentra uno/a mismo/a, puede hacer que las situaciones estresantes sean más fáciles de soportar, y parece probable que esto también sea aplicable en la cuarentena en el hogar. 

Hay que reforzar la idea de que gracias a la cuarentena se está ayudando a mantener a otras personas seguras, incluidas aquellas particularmente vulnerables (por ej., jóvenes, mayores o con afecciones médicas graves previas), y que las autoridades sanitarias les están realmente agradecidas. 

Así, se puede ayudar a reducir el efecto sobre la salud mental y mejorar la adherencia entre los y las que están en cuarentena. Igualmente, dado que es inaceptable pedirles a las personas que se pongan en cuarentena para el beneficio de la salud de la comunidad cuando al hacerlo podrían poner en riesgo a sus seres queridos, es fundamental ofrecerles información adecuada sobre cómo “mantener a salvo” a las personas con las que conviven.

Los autores concluyen poniendo de relieve que, si bien el impacto psicológico de la cuarentena es amplio, sustancial y puede ser duradero, los efectos psicológicos de no aplicarla y permitir que la epidemia se propague, podrían ser aún peores.

Dado que el estado de cuarentena es esencial, los legisladores políticos deben tomar todas las medidas necesarias para garantizar que esta situación sea lo más tolerable posible. Los resultados de esta revisión sugieren que, si la experiencia de la cuarentena es negativa, puede haber consecuencias a largo plazo que afecten no solo a las personas que se encuentran en esta situación, sino también al sistema de atención médica que administró la cuarentena y a los políticos y funcionarios de salud pública que la decretaron.

Fuente: Brooks, S.K., Webster, R.K., Smith, L.E., Woodland, L., Wessely, S., Greenberg, N., Rubin, G.J. (2020). The psychological impact of quarantine and how to reduce it: rapide review of the evidence. The Lancet, 395, pp. 912-20.




viernes, 20 de marzo de 2020

Esperanza en Italia: un Fármaco de la Artritis podría Frenar el virus del Coronavirus

La Agencia Italiana del Medicamento autoriza a que se estudie la efectividad del tocilzumab para curar los casos neumonía grave por coronavirus.

Un medicamento pensado para tratar la artritis reumatoide podría llevar a una solución eficaz para vencer al coronavirus en casos graves. 

La Agencia Italiana del Medicamento (AIFA en sus siglas en italiano) ha decidido autorizar el estudio Ticivid-19, cuyo objetivo será valorar si el tocilizumab, un inmunodepresor pensado para tratar esta dolencia, es efectivo para frenar la neumonía provocada por el patógeno descubierto en Wuhan.

El investigador Paolo Ascierto, presidente de la Fundación Melanoma y director de la Unidad de Oncología Melanoma, Inmunoterapia Oncológica y Terapias Innovadoras del Instituto del Cáncer Pascale de Nápoles, había probado con sus compañeros del Hospital Cotugno de la ciudad este fármaco para tratar a los casos con neumonía grave. 

El médico ha celebrado la rapidez de AIFA para llevar a cabo lo que esperan que sea un "estudio clínico capaz de contrarrestar las complicaciones pulmonares de Covid-19".

Este medicamento también ha dado resultados positivos en hospitales de distintas ciudades italianas, como Milán. "Sabemos que Roche ha distribuido alrededor de mil tratamientos gratuitos en toda Italia", explica Ascierto en una entrevista a La Stampa

El doctor insiste en la necesidad de "experimentar" ante la falta de un tratamiento específico: "En este momento hay docenas de informes provenientes de terapias intensivas y subintensivas, así como de salas, y los signos son alentadores".

Resultados prometedores

El doctor explica que en el hospital de Nápoles han sido tratadas 11 personas con edades comprendidas entre los 50 y los 60 años, de los cuales siete en cuidados intensivos y cuatro en planta: 

"De los siete en reanimación, cinco mostraron una mejora imporante, mientras que uno es estacionario y otro,que tenía patologías concomitantes, lamentablemente murió". El medicamento en estadios tempranos podría frenar el empeoramiento, lo que ayudaría a aliviar presión sobre las UCI.

China ha probado la eficacia de este tratamiento en 21 pacientes, y todos salvo uno habían mostrado resultados importantes en 24-48 horas al "resolver el síndrome de dificultad respiratoria"."También apoyan lo que decimos nosotros: si se puede tratar temprano, es mejor", explica Ascierto.

Eso sí, el ensayo llevado a cabo en el Gigante Asiático también se provó con pacientes intubados y dio resultados esperanzadores.

El médico teme que la virulencia del virus focalizada en el norte se pueda desplazar al sur, porque el sistema de salud pública de Italia podría entrar en "serias dificultades": "En este momento hay una emergencia pero no crítica". 

El sanitario defiende las medidas de distanciamiento social: "Es la importante lección que debemos aprender de Wuhan". Italia se ha convertido en el principal foco de la pandemia en Europa, con 31.500 casos confirmados con más de 2.500 muertes y una tasa de mortalidad del 8%.


jueves, 19 de marzo de 2020

Los Síntomas del Coronavirus Día a Día . Un nuevo estudio de Wuhan, el epicentro del virus, describe la imagen completa de la progresión de COVID-19


Un nuevo estudio de Wuhan, el epicentro del virus, describe la imagen completa de la progresión de COVID-19, que puede ir desde fiebre y fatiga hasta falta de aire.

El análisis incluye adultos con COVID-19 ingresados ​​en el Hospital Jinyintan y el Hospital Pulmonar Wuhan después del 29 de diciembre de 2019, que habían sido dados de alta o fallecidos antes del 31 de enero de 2020.

Descubrieron que la duración promedio de la fiebre, un signo temprano de COVID-19, fue de aproximadamente 12 días, pero descubrieron que una tos asociada con la enfermedad puede permanecer por más tiempo.

Cuarenta y cinco por ciento de los 191 pacientes que fueron examinados todavía tenían tos al alta después del período de 12 días.

La disnea (falta de aliento) cesaría después de unos 13 días para los que sobreviven y continuará hasta el punto de la muerte para los que no lo hicieron.

Desde el inicio de la enfermedad, el tiempo promedio hasta el alta hospitalaria fue de 22 días y el tiempo promedio hasta la muerte fue de 18,5 días.

Otro equipo de científicos de Wuhan dijo que la enfermedad puede progresar de una tos leve a problemas respiratorios graves en solo ocho días.

Los síntomas comunes de COVID-19, que ha infectado a más de 170,000 personas y matado a 6,500 hasta el martes, incluyen fiebre, fatiga y tos seca.

Este equipo de investigadores estudió a 138 pacientes con la enfermedad en el Hospital Zhongnan de la Universidad de Wuhan.

Descubrieron que el tiempo promedio desde estos primeros síntomas hasta los signos de dificultades respiratorias fue de cinco días.

Esto fue seguido por el ingreso hospitalario a los siete días y la insuficiencia respiratoria, que requirió un ventilador, después de ocho días.

Poco más de una cuarta parte (26 por ciento) de los pacientes requirieron tratamiento en la unidad de cuidados intensivos, mientras que la tasa de mortalidad fue del 4,3 por ciento: se examinaron 6 muertes del total de 138 casos.

En general, la fiebre fue el síntoma más común entre los pacientes infectados con el virus, experimentado por el 99 por ciento de los que participaron en el estudio.

Más de la mitad experimentó fatiga y tos seca, mientras que aproximadamente un tercio sufrió dolor muscular y dificultad para respirar.

El 85 por ciento de los pacientes con COVID-19 solo experimentarán los primeros siete días de síntomas, conocidos como "fase uno".

Sin embargo, el resto pasará por la fase dos, que dura otras dos semanas.

Un paciente típico puede estar infectado durante cinco días o más sin mostrar síntomas.

Debido a que COVID-19 comparte características con el resfriado común, es difícil para las personas con síntomas saber cuál tienen.

Y a medida que el virus aumenta en el Reino Unido, las pruebas de casos sospechosos se centran cada vez más en aquellos con problemas respiratorios y afecciones de salud subyacentes.

El NHS actualmente no está evaluando a las personas que se autoaislan con síntomas leves.

En total, las enfermedades reportadas han variado desde síntomas leves hasta enfermedades graves y muerte por casos confirmados de COVID-19.

El siguiente es un desglose de cómo progresan los síntomas en base a estudios separados en hospitales de Wuhan y otras fuentes.

Día 1: Los pacientes experimentan fiebre y también pueden experimentar fatiga, dolor muscular y tos seca.

Una pequeña minoría puede haber tenido diarrea o náuseas uno o dos días antes.

Día 5: Los pacientes tienen dificultad para respirar, conocida como disnea, si son mayores o tienen una afección médica preexistente.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades dicen que los síntomas que ocurren de dos a 14 días después de la exposición son fiebre, tos y falta de aliento.

En el segundo estudio de Wuhan, de 138 pacientes, aproximadamente el 10 por ciento experimentó diarrea y náuseas un par de días antes del desarrollo de fiebre y disnea.

Día 7: En este punto, los pacientes que muestran signos de disnea tienden a ser ingresados ​​en el hospital.

Los CDC aconsejan que cualquier persona con signos de advertencia de emergencia para COVID-19 (dolor o presión persistente en el pecho, falta de aliento y labios o cara azulados) debe recibir atención médica.

El segundo día también es el punto en el que para la gran mayoría de los pacientes, alrededor del 85 por ciento, los síntomas comienzan a disminuir y la posibilidad de salir del aislamiento es una posibilidad, afirma el segundo estudio.

El gobierno dice que si vive con otras personas y usted o uno de ellos tiene síntomas de coronavirus, entonces todos los miembros del hogar deben quedarse en casa y no salir de la casa durante 14 días.

El período de 14 días comienza desde el día en que la primera persona en la casa se enfermó.

Día 8: Los pacientes con casos graves desarrollan signos de síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA) en este punto, donde los pulmones no pueden proporcionar suficiente oxígeno a los órganos vitales del cuerpo.

El 15 por ciento de los casos llegan a este punto, según el Centro Chino para el Control y Prevención de Enfermedades.

Día 10: los pacientes con problemas respiratorios que empeoran tienden a ingresar en una unidad de cuidados intensivos el día 10.

El segundo estudio de Wuhan también dijo que observó que la estadía promedio en el hospital fue de 10 días.

Día 12: La fiebre tiende a terminar alrededor de este punto, según el primer estudio de Wuhan.

La duración promedio de la fiebre, un signo temprano de COVID-19, fue de aproximadamente 12 días, pero una tos asociada con la enfermedad puede permanecer por más tiempo, dijeron.

En los sobrevivientes de la enfermedad, la disnea cesaría después de aproximadamente 13 días, mientras que el tiempo promedio de muerte fue de 18,5 días.



            
https://www.extranotix.com/2020/03/los-sintomas-del-coronavirus-dia-dia-un.html


martes, 17 de marzo de 2020

Estudio: Las Bayas de Saúco Impiden que el Virus de la Gripe (Coronavirus incluido) se adhiera y entre en las células humanas

Los científicos han identificado un compuesto químico en las bayas de saúco que inmoviliza inmediatamente el virus de la gripe.

Estudios anteriores ya han demostrado que el extracto de bayas de saúco puede aliviar los síntomas de la gripe y reducir la duración de la enfermedad a la mitad, pero un nuevo estudio explica exactamente cómo funciona el antiguo remedio.

Los fitoquímicos únicos que se encuentran en las bayas de saúco bloquean el virus para que no entre, o incluso se adhiera, a nuestras células sanas, cuando se toman preventivamente durante la temporada de gripe.

Incluso si la gripe ya se ha afianzado, el compuesto evita que el virus se replique, eliminando los síntomas en 48 horas.

Los investigadores utilizaron bayas de saúco cultivadas comercialmente que se convirtieron en un suero de jugo y se aplicaron a las células antes, durante y después de haber sido infectadas por el virus de la gripe.

El resultado fue un "potente efecto antiviral directo contra el virus de la gripe", dijo el Dr. Golnoosh Torabian.

"Inhibe las primeras etapas de la infección bloqueando las proteínas virales clave responsables tanto de la adhesión viral como de la entrada en las células huésped".

El extracto también fue eficaz en la lucha contra el virus en etapas posteriores de la infección, al estimular a las células infectadas a liberar citoquinas, mensajeros químicos que el sistema inmunológico utiliza para la comunicación entre los diferentes tipos de células para ayudar a coordinar una respuesta más eficiente.

Traducido por el equipo de Sott.net en español

domingo, 15 de marzo de 2020

Cuidado con el Fármaco para el Asma Singulair (montelukast), alertan de nuevos Efectos Secundarios graves

Montelukast, principio activo de Singulair y sus genéricos, está aprobado por la agencia estadounidense de fármacos, la FDA, para el asma y las alergias. 

También está indicado para controlar los síntomas de la rinitis alérgica o fiebre del heno. 

Es un medicamento muy utilizado pero ahora la autoridad sanitaria está reforzando las advertencias sobre graves irregularidades en el comportamiento y cambios del estado de ánimo.

La FDA ha tomado esta decisión tras recabar nuevos datos sobre beneficios y riesgos del uso de montelukast. La información de prescripción de montelukast ya incluye advertencias sobre los efectos secundarios en la salud mental de sus consumidores, niños incluidos.

¿Qué daños graves se citan ya? Pues reacciones alérgicas -¡provocadas por en fármaco para las alergias!- que incluyen hinchazón de la cara, labios, lengua y/o garganta que puede causar dificultad para respirar o para tragar; cambios relacionados con el comportamiento y el humor: excitación incluyendo comportamiento agresivo u hostilidad, depresión, convulsiones; palpitaciones, entre otros.

Lo peor de todo esto es que como reconoce la FDA:

Muchos profesionales de la salud y pacientes así como cuidadores no son conscientes del riesgo. Decidimos que se necesita una advertencia más fuerte después de realizar una revisión exhaustiva de la información disponible y convocar a un panel de expertos externos».

Los beneficios y riesgos del montelukast son tan desfavorables que la FDA aconseja a quienes lo tomen hablar con su médico ya que hay muchos otros medicamentos para la alergia seguros y efectivos que están disponibles».

Vaya, que cambies de tratamiento si estás con él porque no merece la pena jugarse la vida por padecer asma (hay asmas que te pueden conducir a la muerte, ojo). También hay que tener en cuenta antes de tomarlo el historial de enfermedad mental de esa persona.

A los profesionales de la salud la FDA les pide que informen a todos los pacientes sobre el riesgo de eventos neuropsiquiátricos cuando prescriban montelukast. ¿Es que no se hace esto de manera regular como debería? Pues, insiste la agencia en que o no se les da la debida importancia o que en general no somos conscientes del riesgo y se siguen informando suicidios y otros eventos adversos».

Me pregunto ¿cuántas personas habrán muerto por ello? E incluso ¿cuántas han fallecido pero sus familias no relacionan esa muerte con la ingesta del medicamento?

Si se producen nuevos síntomas neuropsiquiátricos, pensamientos o conductas suicidas en quienes usan Singulair y familia han de comunicarse con urgencia con un profesional de la salud. 

Es lo suyo aunque que muchos profesionales como indica la FDA no sean conscientes del riesgo no ayuda a los pacientes que no serán creídos por sus médicos, como muchas veces nos relatan al Bufete Almodóvar & Jara nuestros clientes. Este es un problema muy muy extendido.

La agencia estadounidense pide a los médicos que monitoreen a TODOS los pacientes tratados con montelukast para detectar síntomas neuropsiquiátricos porque se han producido eventos en pacientes con y sin enfermedad psiquiátrica preexistente».

También alienta a los pacientes y familiares suyos así como a los profesionales de la salud a informar sobre las reacciones adversas relacionadas con el uso de estos productos en el programa de información sobre seguridad (mejor debería ser FALTA de seguridad) MedWatch.

Lo más triste de todo esto es que no es nuevo, de hecho el tratamiento en cuestión ahora lleva más de veinte años en el mercado pero como en tantas ocasiones, conforme pasa el tiempo lo que era un prometedor tratamiento va ofreciendo nuevos daños y van sucediéndose las advertencias… sin que se retire. 

Es la norma, las agencias tienen mucho cuidado a la hora de marginar o retirar un fármaco por sus daños, no vayan a estropear el negocio de sus principales clientes, los fabricantes de medicamentos y productos sanitarios.

Si hay suficientes alternativas y más seguras ¿por qué no se retira del mercado?


Stop Covid-19

Stop Covid-19
Mascarillas Certificadas