sábado, 28 de enero de 2017

Gaslighting: el Abuso Emocional más sutil

¿Alguna vez te han dicho estas frases en respuesta a una queja?: "tú estás loco/a", "eso nunca pasó", "eres muy sensible", etc. Si es así, puede ser que estén usando la técnica de "Gaslighting" para confundirte. 

¿En qué consiste el Gaslighting? 

"Gaslighting" es un patrón de abuso emocional en la que la víctima es manipulada para que llegue a dudar de su propia percepción, juicio o memoria. Esto hace que la persona se sienta ansiosa, confundida o incluso depresiva. 

Este término, que realmente no tiene traducción al español, viene de la película clásica de Hollywood llamada "Gaslight", en la que un hombre manipula a su mujer para que crea que está loca y así robar su fortuna escondida. Él esconde objetos (cuadros, joyas) haciéndole creer a su esposa que ella ha sido la responsable, aunque no se acuerde. También atenúa la luz de gas (no había electricidad) y le hace creer que el fuego sigue brillando en la misma intensidad que antes. 



Por supuesto, eso hace que la protagonista sienta que se está volviendo loca, no quiera salir de la casa, se encuentre ansiosa y llore continuamente. El esposo le advierte que dejará la relación, y la amenaza con mandarla a un doctor para que la medique o recluya. Por supuesto, el abusador sabe muy bien lo que está haciendo y casi consigue su cometido si no fuera por un investigador que descifra la situación y desenmascara al ladrón. 

Las características de este tipo de engaño 

Aunque ésta película nos presenta un caso extremo, esta técnica de manipulación es utilizada consciente o inconscientemente en las relaciones. 

Veamos algunos escenarios. Por ejemplo, tú puedes decir: 

"Cuando dijiste eso me dañaste" y el abusador dice "yo nunca dije eso, te lo estás imaginando" y ahí planta la semilla de la duda. 

También podría darse de esta forma: 

"Cuando hiciste eso me sentí muy mal", a lo que el abusador responde "tú eres muy sensible, era un chiste solamente". Trata de persuadirnos para que creamos que ha sido cuestión de un error de percepción propio. 

Del mismo modo, puede ser que pelees y te defiendas pero sigas obteniendo las mismas palabras: "Eres exagerado/a", "estás haciendo una tormenta en un vaso de agua" o "estás delirando" etc. por lo que en vez de seguir confrontando o alejarte, permites que surja la duda en tu interior en un intento de favorecer la relación y buscar la aprobación de tu pareja o familiar. 

Este tipo de manipulación es muy sutil pero peligrosa, ya que lleva a continuar relaciones tóxicas, a creer que realmente hay algo malo en nosotros, a ser inseguros y a depender de la opinión de otros. También nos puede alejar de nuestros seres queridos por temor a que nos confronten sobre tu relación. 

Cómo darse cuenta del Gaslighting 

Estas son 10 señales para saber si estamos siendo "Gaslighteados" (información recogida de psicóloga Robin Stern, autora del libro The gaslighting effect).
Te cuestionas tus ideas o acciones constantemente.
Te preguntas si eres demasiado sensible muchas veces al día.
Siempre te estás disculpando: a tu padres, a la pareja, al jefe.
Te preguntas por qué no eres feliz, si aparentemente están pasando tantas cosas buenas en tu vida.
Constantemente ofreces excusas a tus familiares o amigos por el comportamiento de tu pareja.
Te ves a ti mismo reteniendo u ocultando información para no tener que explicar o dar excusas a parejas o amigos.
Empiezas a mentir para evitar que te cambien de realidad.
Te cuesta tomar decisiones, incluso aquellas simples.
Sientes que no puedes hacer nada bien.
Te preguntas si estás siendo lo suficientemente buena hija/amiga/empleada/novio/a constantemente.¿Qué puedes hacer? 

Para actuar ante casos de Gaslighting, puedes seguir estas pautas: 

1. Confía en tu intuición 

Si sientes que algo no está bien, ponle atención a eso y examina qué partes no cuadran. 

2. No busques la aprobación 

Resiste la tentación de convencer al otro para obtener aprobación, en vez de eso puedes decir "Estamos en desacuerdo" o "Pensé en lo que me dijiste pero no lo siento verdad para mi" o "Escucho lo que dices, pero mi realidad es muy distinta a la tuya". 

3. Recuerda tu soberanía sobre los propios pensamientos 

Recuerda que las emociones no son ni buenas ni malas, y nadie te puede decir si lo que sientes es cierto o no. Si tú dices "eso me hizo sentir criticado" o "me sentí triste por lo que hiciste" no lo estás sometiendo a debate. No te disculpes por sentir, lo que sí debes evitar es agredir, manipular o actuar de forma dañina. 

4. Sé consciente de tus valores 

¿Por qué valores quieres ser que te recuerden? Crea una lista de valores personales. Por ejemplo, "pasar tiempo de calidad con mis seres queridos", "cumplir las promesas", "ser generoso/compasivo", "decir la verdad ", "viajar", "tener la mente abierta", "mantener la espiritualidad". Eso te ayudará a mantenerte centrado y saber también qué valoras de los demás. 

5. Mantén tus límites personales 

Si alguien los traspasa, hazlo saber y plantea una consecuencia. Por ejemplo, si te gritan o abusan verbalmente de ti, puedes decir "no me siento cómodo con lo que dijiste, me parece una falta de respeto y no lo pienso dejar pasar". Mantente firme. 

Si se repite, hazlo saber de nuevo y dependiendo de la relación, busca un diálogo sincero en donde ambos se comprometan a no volverlo a hacer o aléjate. 

Si la persona no se hace responsable de sus faltas y continúa "gaslighteándote" pregúntate si deseas continuar la relación o la frecuencia de las visitas en caso de familiares o amigos.

Natalia Gurdian 
vie, 27 ene 2017 12:11 UTC
https://es.sott.net/article/50880-Gaslighting-el-abuso-emocional-mas-sutil

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...