martes, 9 de mayo de 2017

Conociendo qué es un trastorno alimenticio (parte 3): herramientas complementarias de sanación

En esta serie de artículos hablaré un poco más acerca de qué es un TCA y las diferentes herramientas que existen para sanar lejos de los psicofármacos. Puede leer aquí las primera y segunda partes. 

Al privar a nuestro organismo de tantos nutrientes y de ponerlo en un constante estado de estrés, se desencadenan muchos problemas a nivel fisiológico y mental. Es muy común que las personas que sufren de un TCA tengan depresión o ataques de ansiedad. Estos padecimientos se pueden desencadenar en conjunto o puede ser que uno lleve al otro, pero en ocasiones es mucho más común que vayan de la mano. Se estima que al rededor del 75% de las personas con un TCA sufren de ansiedad o depresión. 

Entonces, no solamente tenemos que mirar hacia el trastorno alimenticio, sino también poner atención a los síntomas de depresión o ansiedad que la persona presente. Es por ello que en muchas ocasiones los psiquiatras prescriban psicofármacos, pero de nuevo, hago mucho hincapié en esto ya que en ocasiones se utilizan este tipo de medicamentos simplemente para acallar los síntomas, como apretarles un botón de apagado por un momento, pero cuando las cosas se siguen acumulando y no se les presta atención, el impacto en la persona puede ser peor aún. 



Si le interesa saber más acerca de lo perjudicial que llegan a ser los psicofármacos, realmente le invito a leer los siguientes artículos:


¿Pero qué es la depresión? 

Por mucho tiempo se ha dicho que la depresión es un desequilibrio químico en nuestro cerebro, principalmente de serotonina (el neurotransmisor de la felicidad), sin embargo, no podemos decir que este sea el único factor. Recientes investigaciones han relacionado a la depresión con la inflamación, y por supuesto la alimentación. 

De acuerdo con el Dr. Mercola:

En este modelo, la depresión es el resultado de los intentos de su cuerpo para protegerse de una respuesta inflamatoria, e involucra a las hormonas y neurotransmisores. Los síntomas depresivos que están más fuertemente asociados con la inflamación crónica incluyen un estado de ánimo indiferente, pensamiento lento, evasión, alteración en la percepción y cambios metabólicos.No es una coincidencia entonces que muchas personas con un TCA sufran de depresión o en ocasiones también de ansiedad, la cual también está relacionada con un desequilibrio de nutrientes y minerales en nuestro cuerpo, especialmente de magnesio. Ciertamente la alimentación es una parte crucial para nuestro bienestar y cuando alguien se está recuperando de un desorden alimenticio es realmente necesario que entiendan que la función de la comida es nutrirnos, no debemos porque sufrirla. 

Como bien lo decía Hipócrates:
"Que la comida sea tu alimento y el alimento tu medicina."¿Qué herramientas se pueden utilizar entonces para la depresión, la ansiedad o los pensamientos obsesivo-compulsivos que genera un TCA? 

Existen muchas alternativas naturales que se pueden emplear para relajarnos, tales como; la meditación, el yoga, recursos artísticos como la arteterapia o simplemente ponernos a colorear mandalas, la acupuntura, leer, llevar un diario de nuestros pensamientos o pasar un tiempo en la naturaleza

Beneficios de la acupuntura 

La acupuntura fue desarrollada en China y ha sido utilizada durante miles de años. Su función principal es trabajar sobre los diferentes meridianos de nuestro cuerpo. De acuerdo con la medicina tradicional china existen al rededor de 72 mil canales energéticos en nuestro cuerpo, los cuales a su vez se dividen en 14 grupos diferentes de meridianos. 

Se utilizan agujas de un grosor mínimo y cada una de ellas es colocada en diferentes partes para crear un efecto en distintos órganos de nuestro cuerpo. En ocasiones estas agujas también reciben micro descargas eléctricas, pero esto depende de cada acupunturista. 

No solamente se trabaja con dolencias físicas, sino que también tiene un impacto a nivel psicológico, ya que el fin de la acupuntura es regular el flujo del "chi" - la energía - en todo nuestro cuerpo. Al tratar estos canales de energía, nuestro estrés, inflamación e incluso bloqueos emocionales pueden reducir drásticamente. 

Puede ver también el siguiente artículo para comprender un poco más acerca de todos los beneficios de esta práctica ancestral:


Todos pensaríamos que colorear simplemente es para los niños pequeños, una actividad que realizan en el colegio. Lo que nunca nos imaginamos es que este tipo de actividades también nos pueden servir a los jóvenes y adultos, y que es algo que nos ayudará a controlar nuestra ansiedad o estrés.

Una de las cosas que muchos con un trastorno alimentario sufren es sin duda la ansiedad. Los pensamientos vienen y van, y parece que nunca terminan. Pero lo que debemos recordar es que existen un sinfín de herramientas que nos pueden ayudar a encadenar esos pensamientos dañinos, verlos de forma objetiva y darnos cuenta de que esos pensamientos no tienen el control sobre nosotros, sino nosotros de ellos. 

La historia de los mandalas es mucho más interesante que simplemente ponernos a llenar un papel de colores. La palabra está en sánscrito y significa círculo, lo que a su vez se relaciona con los patrones que encontramos en todo lo que está a nuestro al rededor. 

Se dice también que los mandalas han sido utilizados durante muchísimos años en el hinduismo, con los monjes tibetanos, los nativos americanos, los huicholes en México, y hasta el psicólogo Carl Jung los utilizaba con sus pacientes para ayudar al desarrollo personal.
El psicólogo Carl Jung consideraba que una de las claves en el proceso de individuación --el "Santo Grial" de su psicología-- era hacer conscientes aspectos de la mente inconsciente que determinan nuestra conducta de manera permanente por definición, sin que podamos percibirlo. Para ello Jung desarrolló diversas técnicas, incluyendo el uso de mandalas; un método probado por la religión y ahora por la ciencia es la meditación.



¿Cuál es el propósito de los mandalas?


Lo que todas estas tradiciones antigüas tienen en común, es que los mandalas se utilizan de cierta forma como una herramienta de meditación, nos ayuda a calmar la mente e incluso regular nuestra presión sanguínea. Tal vez es por eso que últimamente vemos como está creciendo el interés de las personas adultas en relación a estos libros para colorear. Parece que realmente nuestra sociedad necesita mirar un poco más a este tipo de recursos para poder relajarnos del estrés diario. 

Esto sin duda puede utilizarse no solamente para personas que tienen ansiedad o estrés por algún TCA, sino cualquiera que sufre de ciclos de pensamientos negativos. Es una gran herramienta para olvidarnos un poco de nosotros mismos y poner nuestra creatividad en algo productivo que al final podría convertirse en un simple recordatorio de cómo todas esas emociones negativas se convirtieron en una pieza artística. 

Así que tal vez la próxima vez que un pensamiento invasivo llegue a su mente, podría buscar un par de colores, un buen libro para colorear y música de acompañamiento. También puede buscar un centro donde le puedan proporcionar arteterapia. 

Musicoterapia 

La música es una de esas cosas a las cuales no les ponemos mucha atención, pero que en verdad tiene beneficios enormes. Desde que tenemos uso de razón escuchamos sonidos, incluso dentro del vientre de nuestra madre, hasta todo lo que escuchamos en nuestro día a día. Pero la sociedad está tan inmersa en sí misma que lo que menos pensaría es en ponerse a escuchar una pieza musical o realmente poner atención a todos los sonidos que nos rodean en el día a día. 

En todas las culturas que podamos imaginar, la música ha sido un símbolo de muchas cosas: protestas políticas, desamor, amor, tristeza, felicidad, y la representación de un sinfín de emociones. Pero una de las cosas importantes que tiene la música, es que logra conectarnos con nuestras emociones ,que en algunas ocasiones no reconocemos. 

Se ha comprobado que la música es una gran herramienta para enfermedades neurodegenerativas. Oliver Sacks fue un neurocientífico bastante reconocido por esto. Se dedicó a estudiar, junto con otras personas, el impacto que podría tener la música en personas con Alzheimer, depresión, trastorno bipolar, etc,. Aunque sus pacientes ya tenían una edad mayor, esto no quiere decir que personas de todas las edades con alguna enfermedad neurodegenerativa no puedan beneficiarse de esto. 

De acuerdo con Eating Disorder Hope, se tienen que tener en cuenta una serie de criterios para poder implementar un tratamiento de musicoterapia adecuado. Por ejemplo, algunos terapeutas se centrarán en la escritura de canciones por parte del paciente para analizar la percepción que tiene de su cuerpo, su autoestima, para crear una herramienta de empoderamiento o una ayuda para combatir la depresión. 

Otro de los métodos que se menciona es la relajación asistida a través de la música. Lo cual puede hacerse desde casa y sin tener que acudir con un terapeuta en sí. Los pasos para hacer esto son los siguientes:

Elegir la música - se recomienda que sea música instrumental, de preferencia sin muchas altas y bajas de volumen.
Escoger melodías que sean de su preferencia y que realmente lo relajen.
Adoptar una posición cómoda.
De forma gradual ir respirando profundamente.
Tensar una parte del cuerpo por 4 segundos, relajar esa parte y así sucesivamente.

También puede escribir música de forma autobiográfica, yendo por cada época en su vida y las emociones que vivió. Puede que al final no se convierta en una pieza musical pero el simple hecho de escribir todo esto, como si fuera un diario, será de gran ayuda para comprender un poco más acerca de sus emociones. 

Vea la recuperación como un proceso de aprendizaje 

Cada uno de los momentos que vivimos en nuestra vida, los buenos y los malos, siempre nos enseñarán un poco más acerca de todo lo que podemos hacer y no hacer, de lo que somos y lo que no somos. Sin duda recuperarse de cualquier tipo de adicción no es un camino fácil, pero con paciencia, compasión por un mismo y una buena red de apoyo, pese a los altos y bajos, y las caídas infinitas que podamos tener, al final del camino podremos decir que valió la pena. Lo importante es siempre levantarnos y seguir adelante. 

Los trastornos alimentarios son un tema recurrente. En nuestra sociedad vemos como los casos siguen creciendo, el bullying es cada vez más notorio, desde las escuelas, trabajos y ahora hasta en las redes sociales. ¿Pero que pasaría si en vez de ser ajenos a las personas que sufren de alguna adicción, intentamos ponernos en sus zapatos y tratamos de comprenderlos y ayudarlos?Ésta es una de las cuestiones que más nos hace falta en nuestros días, tener empatía y compasión con los demás y nosotros mismos. 

Kristin Neff es una psicóloga conocida especialmente por hablar sobre temas de autocompasión y autoestima, dos cuestiones que se deben tener siempre en mente para trabajar hacia la recuperación de cualquier adicción:


[video en inglés]
Avatar
Marina Romero (Profile)
Nacida en la Ciudad de México. Interesada especialmente en los temas de salud, política y ciencia del espíritu, disfruta de leer, escribir y de la música.


Marina Romero
jue, 20 abr 2017 17:28 UTC

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...