martes, 28 de junio de 2011

Combatiendo la Artrosis con Soja y Aguacate

Esta combinación natural no solo protege al cartílago sino que disminuye dolor, la inflamación y la necesidad de analgésicos y de antiinflamatorios, en la mayoría de las personas que lo utilizan.

La Artrosis es la enfermedad reumática más frecuente, especialmente entre las personas de edad avanzada. Es una enfermedad producida por el desgaste del cartílago, un tejido que hace de amortiguador protegiendo los extremos de los huesos y que favorece el movimiento de la articulación. No se sabe aún con certeza cuál es el origen de este padecimiento.

ASU es el término en siglas anglosajonas de “Fracción Insaponificable de la Soja y de Aguacate”.

Esta combinación de las fracciones insaponificables de la soja y del aguacate (ASU) extraídas de los aceites de estas dos plantas en una proporción 2:1, representa una novedad, aunque ya se tiene una gran experiencia en otros países donde se comercializa desde hace años, habiendo supuesto una importante mejora de la calidad de vida de quienes lo han tomado por el efecto protector del cartílago (condroprotector), preservando a éste de su destrucción, mediante una disminución de la liberación de agentes inflamatorios, sin los efectos secundarios de los fármacos analgésicos y antiinflamatorios utilizados en el tratamiento de la artrosis.

El ASU, se emplea en Francia como tratamiento para la artrosis, siendo un fármaco subvencionado por el Ministerio de Sanidad francés con receta médica desde hace aproximadamente más 15 años, por lo que se dispone además de una cierta experiencia en su utilización en la clínica, de ensayos y estudios clínicos. También se comercializa en otros países, como es el caso de Argentina o de Italia y en otros se utiliza como suplemento dietético como en los Estados Unidos, donde no es necesaria ninguna prescripción. En España, se ha iniciado recientemente su comercialización como complemento dietético.

Al tratarse de un producto totalmente vegetal lo pueden utilizar vegetarianos y veganos, así como cualquier otra persona que desee evitar productos de origen animal tanto en la alimentación como en los medicamentos. Su dosificación es cómoda, una vez al día, por lo que se facilita el cumplimiento del tratamiento. Su principal acción la ejerce sobre la pérdida lenta del cartílago en casos severos de artrosis.

Finalmente, debemos considerar que presenta una relación costo/efectividad positiva ya que permite un ahorro en los tratamientos con analgésicos y antiinflamatorios. Los pacientes que utilizan ASU eliminan a menudo parcialmente o completamente sus medicaciones antiinflamatorias costosas y como ya se conoce con numerosos efectos secundarios, así como en terapias físicas o cirugía.

¿Qué son los insaponificales de palta y soja?

Los aceites poseen numerosos constituyentes como es el caso del colesterol por ejemplo en la grasa animal. La fracción insaponificable corresponde a una porción de menos del uno por ciento de los aceites de la palta (aguacate) y de la soja. La fracción insaponificable, se separa de las fibras que la ligan, para que así pueda ser absorbida mejor cuando se ingiere por vía oral.
El concepto “saponificable”, es un término químico usado para describir que una sustancia se puede mezclar con la lejía para formar jabón. Los aceites saponificables, mezclados con la lejía son la base de casi todos los productos del jabón que utilizamos. Por el contrario, las fracciones insaponificables del aceite no pueden formar el jabón y, como otras grasas con estas características tienen propiedades sobre la salud en general cuando son ingeridas.

Mecanismo de acción

Estas moléculas han demostrado que son capaces de mejorar salud en general por su tropismo sobre el tejido conectivo, restaurando el equilibrio metabólico del cartílago mediante la estimulación de la producción del cartílago nuevo a la vez que reduce la pérdida del cartílago existente, actuando sobre los componentes más importantes del cartílago: el colágeno que proporciona la estructura, y las macromoléculas de proteoglicanos que confieren al cartílago sus características de absorción de los choques.

De igual forma que otras moléculas puedan estimular la producción del colágeno, ASU hace que las células del cartílago puedan producir los cuatro tipos de colágeno que posee en condiciones normales el cartílago humano exactamente en las mismas proporciones que se encuentra en ese cartílago normal y sano.
Además, el ASU disminuye dolor, la inflamación y la necesidad de analgésicos y de antiinflamatorios, en la mayoría de las personas que lo utilizan, lo cual constituye una razón importante para su empleo, aunque no la única ni la más importante ya que los datos sobre la seguridad de empleo del ASU son espectaculares, especialmente si las comparamos con los analgésicos y AINES, pues no se ha demostrado ningún efecto secundario durante estos años.

Al igual que otros suplementos o tratamientos farmacológicos para el tratamiento de la artrosis, ASU ha demostrado una mayor efectividad en aquellas personas que tienen una pérdida más severa del cartílago.
La toma de ASU beneficia también al cartílago incluso de aquellas personas que no tienen síntomas o no observan con su toma mejoría de los síntomas. Esto es algo similar a lo que ocurre con los suplementos del calcio para el tratamiento de la osteoporosis que se deben de tomar aunque no se observen mejora en los síntomas de los pacientes. Es decir, se debe permanecer tomando suplementos de ASU incluso si se requieren adicionalmente analgésicos para mitigar el dolor.

Su tropismo por el tejido conectivo, además de restaurar el equilibrio metabólico del cartílago, es útil para tratar las periodontopatías, siendo ésta última una de sus indicaciones clínicas de las fórmulas comerciales de ASU registradas como medicamentos.

¿Cuales son los efectos secundarios de estas moléculas?
No hay efectos secundarios significativos comparados a un placebo en los estudios clínicos controlados de ASU. Tampoco existe ninguna evidencia de que el ASU pueda presentar interacciones.

Estudios realizados

El ASU, dispone de una amplia investigación con numerosos ensayos clínicos tanto en lo que se refiere a investigación básica (laboratorio y animales) como evidencia clínica en humanos. Podemos resumir que en los ensayos clínicos con ASU, se ha evidenciado que:

Aumenta la síntesis de colágeno por parte del condrocito sin que se alteren las proporciones del colágeno.
Estimula la expresión del factor transformador del crecimiento (TGF-b1, TGF-b2), y del inhibidor del plasminógeno activado (Pai-1) que indica el estímulo y la reparación de la matriz del cartílago.
Inhibe y revierte en el condrocito los efectos de la IL-1 que induce la producción de IL-6, IL-8, PGE2 y estromelisina, mediadores químicos que se asocian a la destrucción del cartílago sano.
Inhibe en los condrocitos los efectos de IL-6, IL-8, PGE2, estromelisina y colagenasa.
Inhibe parcialmente el efecto negativo de IL-1b en la síntesis del colágeno.
Según los ensayos clínicos, los pacientes aquejados de artrosis de rodilla y con dolores severos, que precisaran la toma casi diaria de analgésicos y antiinflamatorios, evidenció que aunque los pacientes lo notan antes, es entre el tercer y cuarto mes cuando los síntomas comienzan a mejorar de forma significativa (acción analgésica y antiinflamatoria), reduciendo por tanto las dosis de antiinflamatorios habituales, abandonando muchos de ellos su toma. Terminado el estudio a los 6 meses, no presentaban dolor. Las tasas de dolor severo o muy severo fueron del 0% al término del estudio.

¿Por qué no consumir mejor más aguacates y soja en la alimentación?

Solo una pequeña porción de las paltas y de la soja contiene el aceite, y en éste, solo menos del 1% constituye la fracción insaponificable. Además esta fracción debe ser separada de ciertas fibras para poder permitir la absorción, por lo que el empleo de estos alimentos en nuestra dieta no garantiza que estén presentes en nuestro organismo cantidades suficientes de estas fracciones insaponificables para garantizar un efecto terapéutico.

Además, los aguacates tienen que ser escogidos y ser procesados en el momento adecuado de maduración. Un aguacate inmaduro o excesivamente maduro hace fluctuar mucho ese 1% de fracción insaponificable que encontramos en el momento justo de maduración.

Referencia: Publicación del Dr. D. Joaquín Outón Ruiz (España)

Fuente: Alimentacion  Sana

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
--------------------------------------------------------------------------------