martes, 20 de diciembre de 2016

6 Inesperados efectos del cambio climático en la salud mental y física


A menudo se consideran solo los efectos del cambio climático en el ambiente físico: los bloques polares se derriten, aumenta el nivel del mar, tormentas, huracanes, subida de la temperatura… Sin embargo, cada vez hay más evidencia que demuestra el impacto en la salud humana.

El impacto preciso es complicado de saber, porque hay muchos factores en juego, pero hay algo seguro: el cambio climático provocará perjuicios y a medida que la temperatura del planeta aumente ese efecto solo crecerá.

La severidad de esos riesgos para la salud dependen de la habilidad de los ministerios de salud para prepararse, además de otros factores como el comportamiento individual, edad, género y estatus económico.

El impacto variará dependiendo de dónde vive la persona, lo sensitiva que sea a las amenazas a la salud, cuánto se exponen a los cambios climáticos y lo bien o mal que se adapta su comunidad al cambio.

Las personas que viven en países en vías de desarrollo pueden ser más vulnerables, pero el cambio climático se verá a nivel mundial, al igual que sus consecuencias sobre la salud. Ciertas poblaciones, como los niños, mujeres embarazadas, personas mayores y personas con bajos ingresos se encontrarán en mayor riesgo.


Algunos hechos claves
El cambio climático afecta a determinantes sociales y ambientales de la salud: aire, agua, comida y refugio seguro.
Entre 2030 y 2050 se espera que el cambio climático cause aproximadamente 250.000 muertes adicionales al año por malnutrición, malaria, diarrea y estrés por calor.
Los costes directos del cambio climático para la salud se estiman entre 2 a 4 billones de dólares al año en 2030.
Áreas con infraestructuras débiles -la mayoría en países en vías de desarrollo- serán las menos capaces de enfrentarse al cambio.
Menores emisiones de gases del efecto invernadero a través del transporte, comida y energía pueden resultar en una mejora de la salud.
¿Cuáles son los efectos específicos en la salud?

Aunque el calentamiento global puede traer beneficios específicos en algunos lugares, como menores muertes por frío o mayor producción de comida en algunas áreas, los efectos generales los superan.

1- Efectos en la salud mental

Los fenómenos meteorológicos extremos como huracanes, incendios o inundaciones crean estrés y la exposición continuada al mismo puede resultar en un empeoramiento en la salud mental.

Además el clima extremo pueden guiar a daños en la propiedad privada, cambios de residencia y muerte o lesiones de personas queridas, lo cual puede aumentar la incidencia de trastornos mentales.

El calor prolongado puede crear estrés crónico y exacerbar problemas de salud, particularmente en las personas que ya sufren trastornos mentales y enfermedades relacionadas con el estrés.

2- Mayores tasas de cáncer

Se conoce que una mayor exposición a tóxicos químicos puede causar cáncer. Estos tóxicos se pueden liberar más al ambiente tras fuertes lluvias o inundaciones.

Por otra parte, el agotamiento del ozono estratosférico conduce a una mayor exposición a los rayos UVA, aumentando el riesgo de cáncer de piel y cataratas. De forma alternativa, un aumento en la exposición a rayos UVA puede aumentar los niveles de vitamina D, la cual esta asociada a un menor riesgo de varios tipos de cáncer.

Finalmente, el empeoramiento de la calidad del aire y el aumento en la concentración de ciertos contaminantes puede aumentar el riesgo de cáncer de pulmón.

3- Incremento de diarrea, malnutrición y lesiones físicas

El número de desastres naturales reportado mundialmente se ha triplicado desde 1960. Cada año estos desastres resultan en más de 60.000 muertes, especialmente en países en vías de desarrollo.

El nivel del mar crece y el clima extremo puede destruir hogares, hospitales y otros servicios esenciales. Más de la mitad de la población vive a 60 km del mar y se pueden ver obligados a moverse, lo cual aumenta la probabilidad de desarrollar trastornos mentales y enfermedades contagiosas.

El patrón de lluvias es cada vez más variable y posiblemente afecte a la calidad de agua. La falta de agua potable puede comprometer la higiene e incrementar el riesgo de diarrea, la cual mata a unos 760.000 niños menores de 5 años anualmente. En casos extremos la escasez de agua puede llevar a la sequía y a la hambruna.

Las inundaciones también están aumentando en frecuencia e intensidad. Estas contaminan los almacenes de agua potable y aumentan el riesgo de contraer enfermedades transmitidas por el agua. También son un criadero para insectos que transportan enfermedades y pueden causar ahogamientos, destrucción de casas y lesiones físicas.

4- Más infecciones

Las condiciones climáticas extremas afectan a las enfermedades transmitidas por el agua y a las transmitidas por insectos u otros animales de sangre fría.

El cambio de clima también aumentará probablemente las temporadas en la que es más probable transmitir enfermedades, además extenderá las zonas de transmisión. Por ejemplo, se espera que el cambio climático aumente la transmisión de la esquistosomiasis transmitida por gusanos parásitos.

Otro ejemplo es la malaria -transmitida por el mosquito Anopheles-, la cual esta fuertemente influenciada por el clima y mata a unas 600.000 personas al año, especialmente niños menores de 5 años.

5- Más muertes por enfermedades cardiovasculares y respiratorias

Las temperaturas extremas contribuyen directamente a las muertes por enfermedades respiratorias y cardiovasculares, particularmente en las personas mayores. Se estima que en el verano de 2003, en Europa hubo un exceso de 70.000 muertes.

Las altas temperaturas también aumentan los niveles de ozono y otros contaminantes que empeoran las enfermedades cardiovasculares y respiratorias.

El nivel de polen y de otros alérgenos también son más altos cuando hay más calor. Estos pueden promover el asma, el cual afecta a unos 300 millones de personas.

6- Enfermedades transmitidas por alimentos y malnutrición

El clima extremo y los cambios de temperatura y de precipitaciones pueden destruir cultivos e interrumpir el transporte de alimentos.

El cambio en las prácticas en la agricultura puede reducir la disponibilidad de contenido nutricional y disponibilidad de los alimentos. Por ejemplo, un aumento de los pesticidas puede disminuir el contenido nutricional de la comida.

El aumento de la sequía en algunas zonas puede animar a usar pesticidas que influyan en el desarrollo de enfermedades. Además, la propagación de plagas y malas hierbas puede guiar a un aumento del uso de pesticidas, herbicidas y fungicidas.

Por otra parte, los fenómenos meteorológicos extremos, como las inundaciones, la sequía y los incendios pueden contaminar los cultivos y la pesca con metales, productos químicos y sustancias tóxicas liberadas al medio ambiente.

20 diciembre 2016, El Lector Alternativo 

Autor: Alberto Rubín Martín de lifeder.com
http://www.elblogalternativo.com/2016/12/20/6-inesperados-efectos-del-cambio-climatico-en-la-salud-mental-y-fisica/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+ElBlogAlternativo+%28El+Blog+Alternativo%29

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...