viernes, 3 de febrero de 2017

Los 7 pecados que se cometen en el cuidado de la piel

Aunque no conviene hacerla muy a menudo para no debilitar la piel, la exfoliación es fundamental para eliminar células muertas y para que esta recupere su esplendor

La piel es nuestro órgano más extenso y, más que desempeñar un papel en la belleza, tiene la responsabilidad de proteger el organismo de todos los agentes externos: la contaminación, los microorganismos o los rayos del sol, entre otros.

Desde la antigüedad su cuidado ha sido esencial en la vida de toda persona ya que, al estar tan expuesta a varios factores del ambiente, tiende a debilitarse y desarrollar varias condiciones antiestéticas.

Sin embargo, en la búsqueda por lograr una piel perfecta y hermosa, muchas veces se pasan por alto ciertas cosas que también son importantes para su cuidado adecuado.



Por ello, es muy importante conocer cuáles son todas sus necesidades y qué podemos hacer para atender cada una ellas.

¿Estás segura de que cuidas tu piel de forma adecuada? A continuación compartimos los 7 “pecados” que comenten las mujeres en sus rutinas de belleza para la piel.

Tomar duchas de agua caliente

En muchos casos puede ser necesario ducharse con agua caliente, bien sea porque hace mucho frío o porque nos está aquejando una enfermedad.

La cosa es que no se puede convertir en un hábito diario ya que, aunque son muy relajantes, le caen muy mal a la piel, porque disminuyen sus aceites naturales y provocan resequedad y comezón.

De hecho, en algunos casos el hábito es peor, porque la persona combina la ducha de agua caliente con jabones químicos agresivos, que al final provocan descamación.

No desmaquillarse

Por ninguna razón se debe dejar el maquillaje de un día para otro al irse a dormir. Durante el descanso los químicos le pueden hacer mucho daño a la piel al impedir que las células se oxigenen para repararse.

Todos los días antes de ir a la cama es muy importante remover todo rastro de maquillaje y, si es posible, refrescar la piel con un tónico.

Broncearse en exceso

La piel bronceada puede que luzca espectacular y en lo estético sea bien visto; sin embargo, cuando la persona se expone por mucho rato al sol o a las cámaras de bronceo, le está haciendo un gran atentado a su piel porque está dañando e impidiendo la regeneración de células importantes.

Las consecuencias del bronceado excesivo se ven reflejadas con los años a través de alteraciones cutáneas, envejecimiento prematuro y en peores casos, con el cáncer de piel.
Secarse con fuerza

Algunas personas tienen el mal hábito de secarse con fuerza después de salir de la ducha o al humedecer por alguna razón su piel.

Esta acción no se recomienda porque puede influir en el deterioro de los aceites naturales, y provocar irritación y resequedades.

La mejor forma de hacerlo es con una toalla suave mediante delicados golpecitos sin estirar la piel.

No exfoliar la piel

La exfoliación es un tratamiento que no se debe hacer con frecuencia, pero tampoco se debe ignorar.

Muchas personas se justifican con la falta de tiempo o el cansancio después del trabajo para no exfoliar su piel y brindarle los cuidados que requiere para regenerarse.

Lo cierto es que este tratamiento es esencial, ya que es la forma más efectiva de remover las células muertas que van quedando acumuladas como producto de la exposición al sol y a la contaminación.

Apretar los granitos de acné

Esos molestos granitos de acné son antiestéticos y muchas veces aparecen en diferentes áreas del rostro y del cuerpo al mismo tiempo.

Para muchos es toda una tentación apretarlos, pues a simple vista parece ser la solución más rápida para removerlos de la piel. Pero en realidad, lo que ocurre al hacer esto, es que la piel se irrita, se infecta y pueden quedar feas cicatricesdifíciles de eliminar.

Tocarse demasiado el rostro

Puede ser una acción involuntaria, pero al hacerlo se está llevando al rostro polvo, gérmenes y otros agentes que se acumulan en las manos y que pueden obstruir los poros provocando acné o puntos negros.

En este sentido, es muy importante mantener las manos limpias, con el fin de evitar que los microorganismos y la mugre lleguen al rostro por contacto.

Así mismo, es esencial limpiar con frecuencia el celular, porque estos rozan parte del rostro al contestar las llamadas y, aunque no se puede notar a simple vista, están contaminados por bacterias.

https://mejorconsalud.com/los-7-pecados-que-se-cometen-en-el-cuidado-de-la-piel/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...